20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘capcom’

Ya (casi) nada sorprende

Será la edad, será la falta de ideas de los creadores, será el que ya está todo inventado… El caso es que me cuesta muchísimo encontrarme con un videojuego que me sorprenda. Recuerdo lo maravillosa que me parecía mi vieja Atari 2600 con su cartucho de tropecientos juegos, recuerdo el bar en el que descubrí primero Donkey Kong y después Green Beret, los recreativos del Parque de Atracciones de Madrid en los que vi por primera vez un Super Mario Bros., el anuncio del Castle of Illusion, el primer Dragon Ball Z: Super Butouden de la Super Nintendo, el chip FX, el Aladdin de Mega Drive, el descubrimiento del JRPG gracias a Breath of Fire II, el alucinante Super Mario 64…

La lista podría extenderse líneas y líneas, pero la cantidad de sorpresas se reduciría mucho a medida que nos acercásemos a 2010. Por fortuna, aún hay cosillas capaces de llamar mi atención. No os voy a engañar, nada de lo visto últimamente me ha parecido revolucionario, pero sí hay algunos títulos que espero con ganas. Los motivos del anhelo son diversos, aunque ninguno de ellos es la originalidad, todo sea dicho.

Bioshock Infinite

Tras un Bioshock 2 con un desarrollo y estética continuistas, la saga abandona la submarina y decadente ciudad de Rapture para construir una luminosa urbe flotante llamada Columbia. Tanto la intro como los diez minutos de juego que ya se han mostrado (algo retocadillos, intuyo) me han parecido realmente impresionantes. Os dejo ambos vídeos para que los disfrutéis.

 

Marvel vs. Capcom 3

Me encanta Capcom, me encantan los juegos de lucha , me encantan los crossovers y me encanta Marvel. Este juego tiene todo lo necesario para entusiasmarme. No quiero extenderme mucho porque es seguro que le voy a dedicar más de un post a MvC3. Me gusta el estilo gráfico, que se estén introduciendo nuevos personajes y que se hayan rediseñado los antiguos, pero quizá lo que más me ha impresionado es algo puramente estético: las dos fantásticas secuencias cinemáticas que se han mostrado hasta el momento.

World of Warcraft: Cataclysm

Ya tenemos tráiler inicial de la nueva expansión del WoW. No es de los mejores vídeos de Blizzard que he visto, pero remueve algo en mi interior. Tras verlo casi me entran ganas de volver a engancharme a un vicio del que ya hace casi dos años que me alejé. Mentiría si dijese que no me apetece redescubrir los que antaño fueron para mí hermosos y familiares parajes que ahora serán sacudidos por un cataclismo que los cambiará para siempre.

‘Dead Rising Day’: fiesta zombi

Desde el pasado viernes (al menos esa era la fecha oficial de lanzamiento) está disponible Dead Rising 2, la secuela del fantástico juego de muertos vivientes de Capcom (no Resident Evil, el otro), uno de los mejores exponentes de la moda zombi que nos invade desde hace un par de añitos.

Un buen amigo mío lleva meses anhelando la salida del título. Dead Rising debe de ser uno de los juegos a los que más ha jugado en su vida (si no el que más), lo conoce al dedillo y aún hoy sigue echándole horas de vez en cuando intentando desbloquear el cien por cien de los logros (creo que le faltan dos).

Mi amigo se las apañó para conseguir la segunda parte un par de días antes del lanzamiento oficial y unas 48 horas después ya estaba a punto de pasárselo. Lejos de haber “quemado” la aventura, ahora le quedan horas y horas de aumentar su gamerscore (ya bastante elevado).

He estado todo el fin de semana escuchándole hablar de las bondades del juego: “es como el primero, pero más”. Que si puedes combinar objetos para crear armas mejores, que si hay que cuidar a la hija de Chuck inyectándole Zombrex para que no se transforme, que si los supervivientes tienen la IA mejorada pero que eso le quita algo de gracia al reto de mantenerlos a salvo…

Estoy deseando comprobar todo eso por mí mismo, pero aún no tengo el juego. Además, si lo tuviera, no lo jugaría. ¿Por qué? Pues porque no me gusta ponerme con una segunda o tercera parte sin haberme jugado las entregas previas… ¡y no tengo el Dead Rising original! Apenas lo he probado durante media hora y, por algún motivo, jamás lo he encontrado en las tiendas (ni siquiera recuerdo haber visto la caja), ni la edición original ni la de la línea Classics.

Finalmente voy a conseguirlo gracias al amigo del que vengo hablando desde el principio de este post. El muy friki se compró dos y me va a regalar uno (mientras él disfruta del Heavy Rain que le regalé yo, jeje). Por fin podré disfrutar de las bondades de Dead Rising y, poco después, de Dead Rising 2.

¿Qué os parece la saga?, ¿la segunda parte hace justicia al juego original?

Monster Hunter Tri: caza mayor en Wii

Con la boca abierta, así me quedé al ver la intro del Monster Hunter para Wii, un vídeo CGI de una calidad alucinante que me hizo preguntarme por qué la mayoría de third parties son incapaces de sacarle un mayor partido a la máquina de Nintendo. Es posible hacer buenos juegos y es posible que además de buenos sean espectaculares.

Podría decirse que éste era mi bautismo en Monster Hunter (apenas he jugado a las versiones de PSP) y este primer contacto me dejó una impresión inicial muy positiva. A medida que jugaba descubrí muchas virtudes en este estreno de la franquicia en una consola de sobremesa y, aun así, no logró engancharme.

No me entendáis mal, el juego me parece bueno pero creo que su estilo no va conmigo. Supongo que lo que más echo en falta en una aventura como ésta es un trasfondo argumental más profundo. En Monster Hunter la historia no es más que una simple excusa para generar un sistema de misiones.

También prefiero los métodos clásicos de evolución de personajes, bien mediante niveles de experiencia, bien mediante ítems que incrementen nuestras habilidades. Aquí las mejoras se centran en la adquisición y perfeccionamiento de armas y armaduras. Insisto: no digo que esto sean defectos, son características del juego que a mí no me atraen demasiado pero que a millones de jugadores de todo el mundo les apasionan.

La aventura. como reza el título del juego, se centra en la caza de monstruos, criaturas que campan a sus anchas por diferentes ecosistemas y que actúan casi como si fueran animales reales. Hay bichos de todos los tipos y tamaños: carnívoros pequeños pero letales, enormes bestias herbívoras, imponentes seres subacuáticos… Precisamente los entornos y bestias submarinas son una de las grandes novedades respecto a entregas anteriores.

Los “bichos” tienen un diseño excelente y la gran calidad gráfica les da el toque definitivo. Son los auténticos protagonistas de Monster Hunter Tri. La banda sonora, atestada de bellísimos temas orquestales capaces de transmitir un gran sosiego, hace honor al elevado nivel técnico del conjunto.

En cuanto al control, aceptable, a mí me gusta el uso del mando clásico (existe un pack del juego que lo incluye). Quizá lo más molesto sea cierta imprecisión a la hora de cambiar de dirección cuando estamos quietos, ya que el héroe siempre tiene a moverse unos pasos hacia adelante y no siempre se para justo en el sitio que deseamos.

Aparte de la eliminación de monstruos, el desarrollo nos exige un gran trabajo de recolección de materiales. Hay cientos diferentes y pueden venderse, usarse para perfeccionar las piezas del equipo, convertirse en recursos con los que ayudar a nuestra aldea o combinarse para crear otros objetos.

En este sentido, el juego ofrece una gran cantidad de posibilidades que se gestionan casi en su totalidad a través de los menús, bastante prácticos salvo en el caso de las anotaciones sobre monstruos, que nos obligan a coger el Wimote aunque estemos utilizando el mando clásico. Resulta muy incómodo y poco práctico.

Por último hay que destacar el modo online, quizás la opción que podría engancharme al juego (aún la he probado poco). A diferencia de lo que sucede en Japón y gracias a Nintendo, el juego en red de Monster Hunter es totalmente gratuito. Se trata, con diferencia, del online más ambicioso elaborado para Wii y en la práctica se nota. Os lo aseguro. Seguiré probándolo algunos días más ya que, aunque no tengo el Wii Speak, de momento me entretiene mucho más que el offline.

¿Qué os parece Monster Hunter Tri?

¡Marvel vs. Capcom 3 existe!

Mira que Capcom no suele dejar descansar sus franquicias… y justo Marvel vs. Capcom, que es una de las series más anheladas por los jugadores aficionados a la lucha 2D (entre los que yo me encuentro), la han tenido paralizada durante años. Por fortuna, el ansia se va aplcando poco a poco. Primero fue con la llegada a PS3 y Xbox 360 del añorado Marvel vs. Capcom 2, después vino un agradable aperitivo en forma de Tatsunoko vs. Capcom y ahora llega la confirmación definitiva de la existencia de la tercera y esperadísimas entrega.

Aún recuerdo aquel fantástico fake que hizo que a muchos se nos cayera la baba. Se mostraban tres pantallazos: el de la supuesta pantalla de presentación, uno en el que se veía a Thor luchando contra Dante y otro en el que se veía al protagonista de Devil May Cry más claramente. Se decía que entre los nuevos personajes estarían el citado Dante, Némesis (Resident Evil 3), Zero (Megaman) y Rouge (Power Stone) en el bando de Capcom, y Bishop, Júbilo, el Motorista Fantasma y Thor en el bando de Marvel.

Por desgracia, todo era mentira… una mentira muy elaborada que no hizo más que aumentar las ganas de recibir un Marvel vs. Capcom. Me parece curioso que ahora, teniendo Internet, aquellos fakes estén casi desaparecidos. No he encontrado ni rastro de la pantalla en la que se veía a Dante, sólo he encontrado las dos que ilustran este post (y no se puede decir que estén por todas partes).

Pero dejémonos de ilusiones. Ya no hacen falta. En una presentación organizada por Capcom en Hawaii (extraño destino para un evento de este tipo), se han mostrado algunos de los próximos grandes títulos de la compañía. Uno de ellos es, por supuesto, el juego del que vengo hablando desde el principio del texto. Se ha confirmado que Lobezno, Magneto, Spider-Man, Hulk y Tormenta serán algunos de los muchísimos personajes que repitan de entregas anteriores. Y es que, por lo visto, la cantidad de luchadores será impresionante.

También se sabe que el estilo mezclará lo visto en MvC 2 con algunas características de Street Fighter IV. El juego saldrá en formato disco para PlayStation 3 y Xbox 360 probablemente a principios de 2011. Estas informaciones aún no son oficiales, la semana que viene seguramente habrá comunicado de Capcom con las primeras imágenes incluidas y en junio, durante el E3 2010, se aportará nueva información.

En la misma reunión, en Hawaii, se desveló Bionic Commando: Rearmed 2, del que aún no se sabe demasiado, y se mostraron los más avanzados Lost Planet 2 y Dead Rising 2.

Bueno, ¿qué?, ¿tenéis ganas de pillar estos juegos por banda? Yo ardo en deseos de conocer el plantel de luchadores de MvC 3.

Dark Void, acción con jetpack incluido

Voy a hacer una breve valoración inicial del efecto que me ha producido Dark Void:el juego me ha dejado la isma sensación que la película de Sherlock Holmes, esto es, si hay un buen número de elementos que molan, ¿por qué en conjunto me parece que le falta algo? No es un mal juego, tiene momentos interesantes y entretenidos, pero algunos fallos hacen que la aventura flaquee y no llegue a explotar.

En principio, me gusta eso de no encontrarme ante ninguna secuela, precuela, spin off o similar sino ante una nueva franquicia. La historia comienza interesante, en 1938, con un piloto y su antigua novia cumpliendo ua misión que les lleva a sobrevolar el Triángulo de las Bermudas. Obviamente se estrellan y aparecen en un mundo extraño, el Vacío. Aquí la cosa empieza a hacerse cada vez más tópica. El citado lugar es una especie de universo paralelo en el que existe una peligrosa raza alienígena que amenaza la vida en la Tierra.

De aquí en adelante, la trama (complementada con los típicos documentos que vamos encontrando y que es un rollo leer si no nos gusta la historia) va cayendo en picado. Pero eso no sería grave si se compensase con otras virtudes. En la parte técnica no las encontramos, desde luego. Los gráficos, especialmente las animaciones, dan una imagen muy pobre.

El desarrollo tiene algo más de intríngulis. En las fases terrestres, Dark Void se inspira en juegos como Gears of War y Uncharted, con predominancia de los enfrentamientos con armas de fuego en los que la cobertura es vital. Hay momentos algo más originales en los que la acción se desarrolla en un plano vertical, durante un ascenso o un descenso, en el que los enemigos aparecen por arriba y/o abajo. No está mal, pero faltan cosas: hay pocas armas, la IA de los enemigos no es ninguna maravilla y las situaciones tampoco son excesivamente variadas.

El punto fuerte de Dark Void hace acto de presencia cuando abandonamos el suelo para movernos libremente por los cielos, cuando conseguimos nuestro jetpack y nos embarcamos, al más puro estilo Rocketeer, en una aventura de altos vuelos. Cuando probé por primera vez el jetpack (en el prólogo, nada más empezar), no me gustó la experiencia, pero más adelante, en cuanto se le pilla el truco, descubrí posibilidades muy interesantes. Estas etapas, aparte de ser las más entretenidas con diferencia, son las que le dan personalidad al título.

Insisto, no estamos ante una obra maestra, pero tampoco ante una bazofia, como han insinuado (o dicho abiertamente) algunos medios. Se agradecen las fases de vuelo, se agradece la acción vertical y se agradece el esfuerzo de crear una nueva franquicia.

¿Qué os parece Dark Void?

Lanzamientos importantes que cambian de fecha

Esta semana hemos sabido que algunos de los lanzamientos más importantes de Capcom para 2010 han cambiado de fecha. En concreto, los afectados han sido Lost Planet 2, Monster Hunter Tri y Super Street Fighter IV. ¿El motivo? La compañía nipona quiere llevar a cabo una estrategia inteligente, “preservar el valor de los títulos y maximizar sus ventas” evitando dentro de lo posible la competición con los grandes títulos de otras compañías.

Tanto la secuela de Lost Planet como el Monster Hunter de la Wii estaban previstos para el primer trimestre de 2010, mientras que SSF IV (Capcom ya vuelve a las andadas) iba a salir, en principio, durante el segundo trimestre del año. Ahora, todos ellos se van como mínimo al 1 de abril, y de ahí en adelante, bien repartiditos en fechas meditadas. Otro título que se mueve en el calendario es Dead Rising 2. La nueva invasión zombi llegará a consolas y PC en algún momento indeterminado de 2010.

El que parece que no se mueve de fecha es Dark Void, un juego por el que siento una grandísima curiosidad. No me dan buena espina los títulos que se pasan años y años en desarrollo, como es el caso de esta aventura de acción en tercera persona. Sin embargo, al no haber tenido aún la oportunidad de verlo en persona, me apetece comprobar de cerca de dónde proviene la expectación generada.

No creo que nadie pueda sentirse molesto por estos movimientos en las fechas de lanzamiento. Al fin y al cabo, Capcom es una gran empresa que ha sabido ver más allá del endogámico mundo nipón y está intentando expandir su ya amplia y reputada posición dentro del sector. Para ello, la compañía lleva un tiempo diversificando su producción, prestando atención a los gustos occidentales e incluso cediendo importantes franquicias a equipos de desarrollo europeos y norteamericanos, como es el caso de Bionic Commando, Dead Rising o el citado Dark Void.

Capcom tiene muchas expectativas puestas en su futuro cercano, en su crecimiento internacional. En el próximo año fiscal, la compañía creadora de Mega Man espera aumentar las ventas fuera de Japón hasta un 65%, superando ampliamente el 52% actual. Vista la tendencia y con la esperanza de que la crisis se extinga definitivamente a lo largo del año próximo, intuyo que cumplirán las expectativas. Por cierto, en un acertado acto de precaución, Capcom ha reducido las expectativas de ventas de Dark Void (insisto, confío en que sea por previsión y no por falta de fe en el producto).

¿Qué os parece la estrategia de Capcom?, ¿cuál de sus juegos previstos para 2010 esperáis con más ganas?

Viejas joyas: Three Wonders

Hace unos días, en uno de esos arrebatos en los que te apetece jugar a algún clásico y no a la PS3, la Wii o la Xbox 360. Estaba con unos amigos y buscábamos algo para jugar mínimo a dobles. Pusimos el Capcom Classics Collection vol. 2 y estuvimos probando algunos juegos hasta que nos decidimos por Three Wonders, una de mis recreativas favoritas de principios de los 90 y al mismo tiempo una de las menos conocidas y valoradas. Mucha gente ni siquiera sabe que este juego es de Capcom.

La peculiaridad de Three Wonders es que en realidad no se trata de un juego sino de tres completamente diferentes que además pertenecen a distintos géneros: la aventura de plataformas y acción Midnight Wanderers: Quest for the Chariot, el matamarcianos Chariot: Adventure through the Sky y el juego de puzle Don’t Pull.

Three Wonders

El que mejor recordaba es el primero, Midnight Wanderers, al único que jugaba en la máquina y al que más jugaba la mayoría. Era una aventura tipo Ghosts’n Goblins, también complicada (aunque sin llegar a los niveles de dificultad de las aventuras de Arthur) y con gráficos bastante buenos. Otro punto en común con la clásica saga de Capcom es que los personajes perdían sus ropajes con un toque y morían con el siguiente. Lou y Siva, los protagonistas, corren, saltan, cogen power ups y disparan a disestro y siniestro contra los monstruos de este mundo de fantasía.

Los mejores momentos del juego son los enfrentamientos contra los enormes enemigos finales. Como es lógico, los que recuerdo con más cariño son los dos primeros: el gran árbol malvado de la primera subfase, que lanza bolas por la boca y deja caer frutos espinosos de sus ramas, y sobre todo el segundo bichaco, con el que hay que jugar a una especie de “corre que te pillo”. Una vez pasado el juego, los protagonistas cogen un par de ala deltas. Este punto sirve de enlace argumental con el segundo juego.

Chariot mantiene algunos puntos en común con Midnight Wanderers: los protagonistas son los mismos, muchos de los enemigos también y la estética se mantiene en muchos otros elementos del juego. En cambio, la mecánica no tiene nada que ver. En este caso nos encontramos con un matamarcianos clásico de una dificultad también clásica en el género. Una de sus características más interesantes es la posibilidad de ir formando una especie de cola que nos permite protegernos de los disparos enemigos si nos movemos con la habilidad necesaria.

El tercer juego es quizás el más extraño de todos. Don’t Pull es un juego de puzle en el que ni la estética ni los personajes ni la historia ni nada de nada tiene que ver con los otros dos títulos que se incluyen en Three Wonders. Está protagonizado por un conejito y una ardillita, todo tiene colores muy vivos y el halo de ñoñería no se lo quita nadie. Precisamente eso es lo más engañoso, tras una mecánica que recuerda un poco a Bomberman y una estética de bichitos rosas se esconde un juego muchísimo más difícil de lo que parece. Todo un reto, os lo aseguro.


La banda sonora, sobre la que no he dicho nada, es genial en los dos primeros juegos, con melodías muy marchosas al más puro estilo Capcom y un regusto midi maravilloso.

Capcom vuelve a las andadas

Admiro a Capcom, nunca lo he negado. La compañía nipona siempre ha sido una de mis favoritas. Pero también intento que la admiración no me ciegue. Los señores de Capcom a menudo se han comportado como desalmados “sacacuartos” que han sobreexplotado sin piedad algunas de sus creaciones.

Todo empezó con el aclamadísimo Street Fighter II y sus versiones turbo, coma, super, hyper, Champion Edition, HD, Collection, etcétera, etcétera, etcétera… El negocio era evidente, pero se trataba de SF II y todos lo aceptamos, incluso en los casos más sangrantes. Al fin y al cabo nunca se llegó al nivel de estafa alcanzado por Bandai y los Dragon Ball.

Pero ahora la historia se repite. Capcom resucitó y adaptó a los nuevos tiempos la jugabilidad clásica de los juegos de lucha 2D gracias al soberbio Street Fighter IV. Triunfaron, han conseguido críticas excelentes y muy buenas cifras de ventas. Todo apuntaba hacia un seguro Street Fighter V, peeeero…

Pero, ¿para qué ir tan rápido cuando todavía se le puede sacar más jugo al IV? Capcom ha recurrido a la vieja fórmula: ha anunciado Super Street Fighter IV. Nuevos personajes (estaba claro que Dee Jay y T. Hawk no podían permanecer ausentes durante mucho tiempo), algunos añadidos al sistema de combate, mejoras en el modo online, recuperación de las clásicas fases de bonus… pero seguirá siendo Street Fighter IV.

¿Qué se supone que tienen que hacer los que compraron el primer SF IV?, ¿volver a desembolsar sus buenos eurazos para tener la nueva versión más completa? Intuyo que más de uno se siente ya ultrajado.

¿Cómo será Resident Evil 6?

Hace más de un mes ya dije que Resident Evil se plagiaba a sí mismo con su nuevo capítulo. Ahora que he podido jugarlo un poco más, lo ratifico. Me reafirmo en todo lo dicho: Resident Evil 5 es una evolución de Resident Evil 4 con una marcadísima tendencia hacia la acción y un descarado abandono de la esencia del survival horror.

También confirmo su tremenda calidad técnica. Tal como esperaba es divertido y el multjugador cooperativo le da mucho vidilla. Es una aventura sobresaliente, de acuerdo, pero no es la obra maestra que muchos esperaban. Tal vez si el juego se llamase de otro modo, mi juicio sería más benévolo, pero cuando leo “Resident Evil” espero otras cosas.

En Capcom parece que ya han escuchado a los fans que opinan de este modo, que no son pocos (incluso Shinji Mikami, el papá de la franquicia, se siente un poco disgustado con esta entrega), y han comenzado a echar agua antes de que se propague el incendio. Hace ya unas cuantas semanas aseguraron que Resident Evil 6 supondrá un reinicio para la saga.

Los productores comentaron que Resident Evil 5 será muy posiblemente el último de su tipo, que habrá un Resident Evil 6 sí o sí y que se regresará a los orígenes. ¿Vuelta a los zombis, a los planos cinematográficos, a la supervivencia con cuatro balas y tres hierbas, a los puzles y a la calma tensa? ¡Ojalá!

Ayer mismo, Chris Kramer, uno de los máximos responsables de Capcom América, volvía sobre el tema en un podcast de Major Nelson. Kramer insiste en que Resident Evil 5 cierra un ciclo y abre otro nuevo: “esta última entrega abre un nuevo abanico de posibilidades en el futuro de la serie, pues se podrán establecer nuevos guiones, personajes y situaciones”.

“Si eres nuevo en la saga y no has jugado a los juegos de los últimos quince años, lo único que debes saber es que el juego es divertido y está lleno de acción, por lo que no te deberás preocupar por aspectos argumentales, pues comenzaremos de nuevo con ideas frescas”, explica.

También comenta este señor que los cambios servirán para atraer más gente a la franquicia. Eso ya me da más miedo, mucho más que Resident Evil 5, que lo que se dice miedo no da mucho. ¿Estas declaraciones también indican un regreso a los orígenes o más bien una evolución hacia un juego de tiros de la Tercera Guerra Mundial? ¿Llegará a más gente?, ¿cómo?, ¿lo protagonizarán los Miis y los Avatares?, ¿incluirán un periférico guitarra para matar superinfectados al ritmo de Stairway to Heaven?, ¿lo anunciará Amparo Baró disfrazada de zombi?

¡Quiero volver a Racoon City!, ¡quiero que las puertas se abran leeeentamente!, ¡quiero dar un brinco en la silla cuando, sin esperarlo, un perro monstruoso rompa de un salto un oscuro y enorme ventanal!, ¡quiero escuchar los gemidos y el arrastrar de pies de decenas de torpes pero inquietantes zombis! Creo que me voy a poner el Resident Evil 2.

¿Cómo creéis que será y como queréis que sea Resident Evil 6?

¡Street Fighter II ha resucitado!

Ayer me volví a sentir como si retrocediese en el tiempo, como si fuese a ser un chavalillo con ganas de conseguir cinco duros para gastarlos en la máquina del bar. ¡Ya tengo entre mis manos Street Fighter IV! La edición especial, nada más y nada menos.

Street Fighter IV es lo que habría sido Street Fighter II si hubiese salido en 2009. Lo tiene todo, todo lo que ya tenía el rey de la lucha más algunos añadidos que lo convierten en un juego del siglo XXI. Además, Street Fighter IV tiene otra significación especial para mí: fue el tema central de uno de los posts con los que comenzó mi andadura con este blog, el segundo concretamente. Es decir, que escribir este artículo era casi una obligación.

Todo el mundo sabe ya qué es Street Fighter IV, un juego con la jugabilidad de un “1 vs. 1” 2D pero disfrazado con gráficos de nueva generación. Por eso, porque no hay mucho nuevo que decir, no voy a hacer un análisis exhaustivo sino que voy a exponeros mis primeras impresiones sobre el juego.

En primer lugar tengo que decir que estoy muerto de sueño, he dormido poquísimo por culpa de Street Fighter IV precisamente. Ayer, con la presentación de The Lost and Damned y algunos otros asuntos laborales y personales, se me hizo muy tarde. Pero ahí estaba el juego y no podía dejarlo para otro día. Tenía que probarlo.

Sólo con la intro (de la que ya habréis visto muchos fragmentos) se me puso la carne de gallina. ¡Dios, es espectacular! Estética preciosista, caras de sobra conocidas y temazo cantado incluido. ¡La Lucha ha vuelto a lo grande! Luego una voz dice “Street Fighter Four”… y el orgasmo es inevitable.

Llega el menú, de letras minúsculas para mi canijo televisor antediluviano. Pruebo el entrenamiento. ¿Pero qué hago? ¡Si es el Street Fighter de toda la vida!, ¡no hace falta practicar! El control es impecable.

Venga, me paso el juego con uno y me voy a dormir. En nivel normal, que no puede ser muy complicado, sobre todo teniendo en cuenta que hay otros tres niveles de dificultad por encima y que llevo toda mi vida jugando a este juego. ¿A quién me elijo?

Yo suelo apoyar a los personajes marginados como Dhalsim, también me gusta probar a los nuevos y nunca pillarme de primeras al típico prota. Sin embargo, en esta ocasión sentía la necesidad de cogerme a Ryu, como una especie de superstición o de extraño ritual friki, no lo sé. Él caso es que lo hice, escogí a Ryu, que ni siquiera está entre mis favoritos.

Como decía antes, el control es inmejorable. Las magias salen a la perfección, los Super Combos y Ultra Combos se ejecutan sin dificultad alguna. Mis previsiones eran acertadas, no me costó avanzar. Combate tras combate fui descubriendo detalles, unos buenos y otros no tanto.

Los escenarios son chulísimos, con cientos de referencias dirigidas a los nostálgicos. El nuevo aspecto de los personajes, más artístico, les sienta de maravilla. En este punto he de decir que el diseño de los nuevos me gusta más bien poco: a Abel le falta personalidad, El Fuerte me parece flojillo y Rufus me recuerda a algunos personajes feotes de SNK. Sólo salvaría a Crimson Viper (me recuerda un poco a Juni y Juli, de Street Fighter Alpha 3) y al jefe final, del que hablaré en breve.

También me fije en las músicas, que me decepcionaron un poco. Es quizás el aspecto más flojo de SF IV, no porque tenga poca calidad -hay temas muy buenos- sino porque la mayoría no conservan el espíritu de la saga que sí imprega al resto del juego.

Un aspecto que se ha mejorado mucho es el equilibrio entre personajes. Los luchadores grandotes ya no son sacos de boxeo con los que ensañarnos tranquilamente. Si bien es cierto que Zangief hace mucho que dejó de ser el manco que era en sus años mozos, en Street Fighter IV es una auténtica bestia: el manotazo que le permite destruir cualquier magia de proyectil ahora tiene un recorrido enorme, por lo que en un abrir y cerrar de ojos se te puede echar encima; los agarres los hace casi como si tuviera un imán en los brazos y la potencia de sus especiales está fuera de toda duda.

Zangief fue un escollo importante, pero los nuevos golpes EX (una nueva forma de potenciar los especiales que gasta parte de la barra de energía) me ayudaron a hacerle morder el polvo. El gran obstáculo, el tipo responsable de que hoy haya dormido poco fue Seth, el nuevo jefe final. Se trata de una criatura sobrenatural parida en un laboratorio que siempre simula debilidad en el primer round pero que parte caras a partir del segundo. Su estilo de lucha mezcla movimientos de todos los personajes y os aseguro que sabe muy bien en qué momento utilizar cada uno. Me costó, pero le vencí.

En esta primera partida desbloqueé a Sakura y conseguí un par de logros, uno de los cuales me hizo soltar una lagrimita. Se llama “Rata de los recreativos”. Por desgracia fui tan torpe que, cuando iba a apagar la consola, me di cuenta de que había guardado todo en un perfil secundario de esos que hay que crear a veces para los modos multijugador.

No puedo mentir, estoy emocionado con este juego y adoro a Capcom, pero tengo que hacer una última reclamación o no me voy a quedar a gusto: ¿dónde diablos están Dee Jay y T. Hawk? Quizá no estén entre los luchadores más carismáticos, pero es que son los únicos que faltan. Me temo que son carne de descarga previo pago, igual que los flipantes trajes alternativos, que después de ponernos los dientes largos a todos nos dicen que tenemos que pasar por caja si los queremos tener.

Si estos detallitos se hubieran incluido -gratis- en el juego, habría sido perfecto. Una pena, Street Fighter IV se tiene que “conformar” con el casi perfecto. Recomendable al cien por cien.

You Win!strong>