20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘arkham city’

No habrá Tortugas Ninja de los creadores de Batman: Arkham City

La idea era maravillosa: un videojuego de las Tortugas Ninja desarrollado por Rocksteady Studios, los creadores de los maravillosos Batman: Arkham Asylum y Batman: Arkham City. Durante días, el rumor fue publicado en multitud de medios especializados, alimentando la imaginación, el ansia y el deseo de millones de jugones.

La idea era fantástica, unos tíos con talento iban a resucitar a Leonardo, Michelangelo, Raphael, Donatello y a las decenas de carismáticos enemigos y secundarios que hacían sus vidas en torno a las famosas tortugas mutantes. Los héroes recuperarían la gloria de la que disfrutaron en la época de los 8 y los 16 bits, en la era de los salones recreativos, cuando Konami les hizo protagonizar algunos buenos beat’em up.

¿Qué digo? En manos de los creadores de Batman, habría muchas probabilidades de que las Tortugas Ninja viesen nacer el mejor videojuego de su historia y quizá uno de los bombazos del año. El rumor llegó nutridito de información: su título era Teenage Mutant Ninja Turtles: Manhattan Crisis, nos permitiría controlar a los cuatro héroes y también al maestro Splinter en varios flashbacks, tendría un tono más oscuro que la serie de animación, un desarrollo similar al de los últimos juegos de Batman y contaría con una versión específica para Wii U.

Sin embargo, por simpática y emocionante que resultase la hipótesis, no se ha quedado en más que eso. Tal vez por encontrarlo divertido, tal vez por considerarlo poco serio y sin fundamento, tal vez por váyase usted a saber qué, la compañía ha tardado mucho tiempo en desmentir el rumor… pero finalmente lo ha hecho.  Sefton Hill, uno de los fundadores del equipo de desarrollo, ha afirmado, en declaraciones a Kotaku, que no están haciendo dicho videojuego.

Ahora yo me pregunto, ¿de dónde habrá salido el rumor?, ¿y todos los detalles?, ¿todo es un bulo o parte de la información es cierta? Quién sabe, quizá algún iluminado asoció el nombre de Rocksteady Studios con el de uno de los más conocidos villanos de las tortugas, el rinoceronte compañero de Bebop,  lanzó la broma la aire y el resto nos la hemos comido.

Qué maravilloso sería la noticia fuese cierta y que Sefton Hill nos estuviese tomando el pelo, pero me temo que va a ser que no.

Batman lo tiene, Spidey y los X-Men no

A estas alturas no creo que haya nadie mínimamente interesado en el mundo de los videojuegos que no sepa lo brutalmente bueno que es el Batman Arkham City, un serio candidato a mejor juego de 2011 (Game of the Year o GOTY). Dignísimo sucesor del excelente Arkham Asylum, este título vuelve a demostrar que el Hombre Murciélago está tocado por la fortuna (o quizás debería decir “por el talento”).

Batman es, con diferencia, el superhéroe con mayor tasa de éxitos en el mundillo del videojuego. El resto de personajes de DC está a años luz y los de Marvel viven en la constante irregularidad. Dos de las más importantes franquicias de dicha editorial han visto recientemente nuevas adaptaciones a videojuego. No me extrañaría que algunos (muchos) no se hayan enterado, porque lo último de Spider-Man y de los X-Men ha llegado a las tiendas casi de tapadillo.

Los títulos a los que me refiero son X-Men: Destiny y Spider-Man: Edge of Time. El juego de Spidey es un pelín más decente, pero ni uno ni otro están a la altura de lo que se espera de tamañas marcas. La atención que le han concedido los medios de comunicación a estos juegos ha sido escasa cuando no inexistente. El motivo es que -¿cómo decirlo sin resultar muy cruel?- son bastante mediocres.

Ante esta inmensa diferencia de fuerzas, ¿no es un poco injusto comparar el juego de Batman con los otros dos? Sí, lo es, pero voy a hacerlo, al menos de pasada. De Arkham City se puede decir que tiene un diseño espectacular, que las referencias al universo del personaje son abundantes, que el plantel de villanos es envidiable, que técnicamente es una joya, que el desarrollo es variado y ofrece multitud de objetivos secundarios… Es un juegazo.

Por otro lado, de las aventuras de Spidey y de los mutantes no hay mucho bueno que decir: los gráficos son deficientes, los desarrollos se hacen repetitivos, el diseño de niveles es flojo, los enemigos dejan mucho que desear… Todos estos defectos son especialmente acusados en el título de los Hombres X, juego al que habría que sumar además otro puñadito más de fallos.

Esta comparación, que puede parecer innecesaria, tiene su porqué. En mi opinión, casos como este son los que más luz arrojan sobre un elemento que raras veces se menciona en los análisis de videojuegos: el amor. Los videojuegos, como las comidas caseras, se hacen con ciertas dosis de amor y, por mágico que parezca, eso se aprecia en su “sabor final”.

Nadie puede negar que Batman Arkham City está hecho con un cariño inmenso. Es algo que va más allá de la calidad visual, de la precisión de los diseños… Es el mimo con el que están tratados los personajes, el respeto -la reverencia- que se muestra hacia el universo de Batman, la búsqueda del buen gusto hasta en el más nimio de los detalles… El juego es capaz de transmitir la sensación de que los desarrolladores disfrutaron dándole forma.

Como avanzaba en el título del artículo, Batman lo tiene y Spidey y los X-Men no. Dejando a un lado las cuestiones técnicas y todas aquellas más o menos objetivas, podemos afirmar que Edge of Time y Destiny no llegan a tocar la fibra sensible del jugador. Dan la impresión de ser productos descuidados, desarrollados casi como por compromiso y sin ningún interés en dotarles de alma. Han sido creados sin amor.

El amor es esencial. Si un desarrollador hace su trabajo con cariño, los jugadores lo perciben y responden a su vez con un afecto incondicional, con una fe ciega. La pasión desatada por el recién estrenado Modern Warfare 3 no es casualidad. Infinity Ward sabe hacer la guerra con amor. Maravillosa paradoja.

Tal vez estoy chalado y yo soy el único que percibe el amor en los videojuegos. Espero que no. A vosotros os dejo el veredicto.

Regalos para la vista desde Oriente y Occidente

Dos nuevos tráilers he visto esta mañana y los dos me han enamorado. Uno es luminoso y colorido, el otro es oscuro como cueva de murciélago; uno destila amable fantasía anime, el otro, violencia y crudeza en las imágenes; uno procede del país del sol naciente, el otro llega del viejo continente.

Estoy hablando del hermosísimo Ni No Kuni y de Batman Arkham City, la esperada secuela de Arkham Asylum. Ambos me han dejado esa cada vez menos frecuente sensación de ansia, de acuciante necesidad de jugarlos. En su momento escribiré un artículo específico para cada uno de estos títulos, el de Batman dentro de no mucho (sale a la venta el 21 de octubre) y el de Ni No Kuni el año que viene (no saldrá hasta 2012), pero después de ver estas maravillas tenía que escribir un adelanto.

Lo cierto es que, ya de inicio, los dos juegos lo tienen todo para gustarme. En el caso de Ni No Kuni las palabras claves son “anime”, “JRPG”, “Level-5” y, sobre todo, “Studio Ghibli”. Los maestros de la animación tradicional, un grupo de auténticos artistas dedicados al dibujo, son los responsables del soberbio diseño de este título de rol.

Con sólo un pequeño vistazo queda claro que no han escatimado en esfuerzos. Al igual que todas y cada una de las películas del Studio Ghibli (Mi vecino Totoro, El viaje de Chihiro, La tumba de las luciérnagas, La princesa Mononoke…), este juego respirará magia, forjará sueños, tendrá alma.

En el momento en el que se supo de la existencia de este título, ya comencé a hacerme ilusiones. Ahora, con cada nueva imagen y con cada nuevo vídeo, las expectativas están alcanzando unas cotas estratosféricas. Ni No Kuni (que seguramente cambie de nombre en Occidente), combinará el talento visual de Ghibli con la experiencia de Level-5 en el género RPG. Me encanta ver cómo se están incluyendo mecánicas tipo minijuego para hacer el desarrollo más variado.

Las palabras claves de Arkham City las puedo resumir muy fácilmente en una: “Batman”. Me encanta el Hombre Murciélago, adoro sus películas (incluso las de Schumacher tienen su punto como comedia, al igual que la serie protagonizada por Adam West), protagoniza en mi opinión los mejores cómics de DC, es el superhéroe con la mejor colección de villanos y además ha sido el más afortunado también en las adaptaciones a videojuego.

La mejor muestra de la buena fortuna que acompaña al Caballero Oscuro en el mundillo de las consolas es precisamente Batman Arkham Asylum, la magistral producción del estudio británico Rocksteady que precede a este Arkham City. La aventura tiene pinta de mantener la esencia de la primera parte, pero con todas sus virtudes amplificadas: será más grande, tendrá más enemigos (desde Dos Caras, Bane o el Enigma hasta el Pingüino o el omnipresente Joker) y aumentará la variedad de situaciones.

Creo que es hora de volverme a ver Chihiro… y de desempolvar el batarang.