20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Entradas etiquetadas como ‘alex kidd’

Me lo he pasado mil veces

Hace unos días, en una conversación de amigos, salió a la palestra un tema de patio de colegio (me encantan los temas de patio de colegio ahora que la edad escolar quedó tan atrás). El asunto en cuestión era qué juego nos habíamos terminado más veces (muy típico también hablando de películas). Me cuesta saberlo exactamente, pero una cosa está clara: todos los juegos que me he pasado más veces son bastante viejos, pertenecen a un tiempo en el que podía pasarme horas jugando sin preocuparme por otra cosa.

Aquí está el que sea (probablemente) mi Top 5:

1. Mega Man X

Siempre he sido un fan declarado de Mega Man. La renovación de la saga en su paso a la Super Nintendo significó para mí un acontecimiento memorable. De hecho se convirtió en uno de los pocos cartuchos que conseguí que mis padres me comprasen, una pequeña joya que aún hoy conservo en mi reducida colección de juegos de SNES. Me lo pasé y me lo volví a pasar una y otra vez hasta conocerlo al dedillo, apreciando cada detalle del escenario, cada melodía, jugando casi de forma mecánica. Creo que Mega Man X es el videojuego que más veces me he pasado en mi vida.

2. Golden Axe

La plata de mi podio particular (muy cercana al oro si es que no me equivoco en los cálculos) es para este clásico arcade de Sega. Tenían la máquina del Golden Axe en el bar de unos amigos de mis padres. Al principio jugaba, como todos los chavales, a base de dejarme 25 pesetas por partida. Después, gracias a esa amistad, pude echarme muchos vicios “by the face”. Al final, claro, terminé por ser capaz de pasarme el juego sin continuar ni una vez. Posteriormente también jugué mucho a la versión de Mega Drive. No hará ni un mes que volví a ponérmelo y descubrí que, sin práctica, esto se olvida mucho más fácilmente que montar en bici.

3. Super Mario 64

Creo que jamás he sentido mayor fascinación por ningún videojuego. Cada vez que veía una nueva captura de pantalla en las revistas me quedaba embobado mirándola, analizando hasta el más mínimo detalle. Me enamoré del juego. La primera vez que vi el Super Mario 64 más allá de las páginas de la Hobby Consolas fue en una tienda especializada de videojuegos de Madrid. Me enamoré del videojuego otra vez, y una tercera cuando por fin fue mío junto con la Nintendo 64. Era tan bonito, era tan diferente, tan revolucionario que llegué a pasarme horas dando vueltas por los alrededores del castillo y también por sus salas, observándolo todo y sin avanzar en la aventura. Pese a su longitud (jamás he osado pasármelo con menos de sus 120 estrellas), son muchas las veces que he completado el que quizá sea uno de los mejores y más influyentes videojuegos de la historia.

4. Illusion of Time

No fue el primer juego de rol que jugué, además es un action RPG bastante lineal y está muy alejado del espíritu hardcore que tanto me gusta en otros exponentes del género. Aun así, Illusion of Time (Illusion of Gaia en otros lares) tiene algo mágico que lo hace especial. Los gráficos son bonitos, la banda sonora cuenta con temas memorables y la historia es tremendamente emotiva. Además, fue el primer juego de rol que trajo Nintendo a España traducido al castellano (no era una gran trducción pero hay que reconocer el esfuerzo) y se comercializó en un vistoso formato de caja grande con libro de pistas incluido. Pocas aventuras me han tocado con tanta intensidad la fibra sensible.

5. Alex Kidd in Miracle World

Para ser exacto, este juego no debería incluirlo en la lista de los que más me he pasado sino en la de los que más he jugado. Este Alex Kidd, al que ya le dediqué un “Viejas joyas” hace mucho tiempo, no era un juego nada sencillo. Además, venía incluido en la memoria de la Master System II, una consola que nunca tuve, por lo que completarlo estaba chungo. Sin embargo, muchos de mis amigos / familiares sí la tenían, así que en casa de unos y de otros siempre acabábamos echando unas partidas al Miracle World. El resultado es que la primera mitad del juego me la conocía de pe a pa, la segunda mitad, muchísimo menos.

¿Cuáles son los juegos que más veces os habéis pasado en vuestra vida?

Viejas joyas: Alex Kidd in Miracle World

Uno de los plataformas más míticos de las 8 bits, creado por Sega en respuesta al tremendo éxito del Super Mario Bros. de NES.

Alex Kidd in Miracle World tenía cualidades sobradas para conseguir el éxito, pero éste le llegó por un motivo bien distinto: el hecho de estar incluido en la memoria de la Master System II. Vamos, que todo el que se compraba la consola jugaba al Alex Kidd sí o sí (y si no lo jugaba es que era muy rarito).

Ahora, echando la vista atrás, el juego me parece aún más peculiar que entonces. Aunque parezca una nimiedad, el hecho de que la primera fase fuese un descenso en vertical en vez del típico desplazamiento horizontal supone toda una curiosidad.

Otro detalle que le daba un aire especial al juego era la mezcla del plataformeo puro con elementos más aventureros como la compra de objetos (el anillo que permitía atacar a distancia era ‘la caña’, te hacía sentir poderoso) o pequeños puzzles que se resolvían casi siempre a base de golpear y destruir bloques.

Las fases en moto y en helicóptero también le daban un toque de variedad al asunto, sin olvidar los ¿bizarros? enfrentamientos a “piedra-papel-tijera” contra algunos jefes finales. Además, con mi pasión por las bandas sonoras, no puedo dejar de recordar las pegadizas melodías de este Alex Kidd, que podían rondarte la cabeza durante horas sin resultar cansinas.

El pequeño héroe orejón protagonizó varios juegos más para las consolas de Sega, pero ninguno de ellos repitió ni el éxito ni la calidad de esta primera aventura.