20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Archivo de la categoría ‘Eventos’

Sony en el E3 2012: apuestas seguras y ausencias destacadas

Tras una conferencia de Microsoft fría, otra de Electronic Arts poco sorprendente y a falta de ver qué tiene reservado Nintendo para este E3, solo las buenas sensaciones que dejó Ubisoft en su gala se interponían entre Sony y el triunfo mediático. Yo no esperaba gran cosa, nada de PlayStation 4, nada de bombazos inesperados… y así ha sido, una conferencia correcta, como la del año pasado, en la que Sony ha apostado por valores seguros.

Respecto a las promesas de nuevas experiencias de juego, acerté con lo que predije hace un mes: PS Move, realidad aumentada, interconexión entre PS Vita y PlayStation 3… Aunque tampoco en exceso. Sony ha presentado Wonderbook, libros basados en historias de J.K. Rowlling que combinan el uso de PS Move con la realidad aumentada. Pero no ha habido mucho más en esta línea. Parece que Sony ha decidido dejar en un segundo plano la tecnología 3D y la detección de movimientos para centrarse en productos más clásicos.

De hecho, los grandes momentos de la conferencia de Sony han estado ligados a títulos de corte convencional, lo que es en realidad un arma de doble filo: la tremenda calidad de los mismos contra la ausencia de sorpresa y originalidad. God of War Ascension luce espectacular, como es habitual en todos los God of War, pero ya sabíamos que estaría en la feria y nos imaginábamos un vídeo del estilo del que ha mostrado Sony. PlayStation All Stars Battle Royal, la flagrante copia de Smash Bros, no ha mostrado mucho nuevo, tan solo dos personajes: Nathan Drake y un Big Daddy de Bioshock.

Los platos fuertes —dejando a un lado las batallas navales de Assassin’s Creeed III— han sido, como cabía esperar, Beyond: Two Souls y The Last of Us. El primero de ellos, obra de Quantic Dream y el flipado de David Cage, iluminado creador de Heavy Rain (y que conste que el juego me gusta a pesar de que el tipo me cae mal), era quizá el juego más esperado de la conferencia de Sony. Finalmente solo han mostrado una cinemática, muy espectacular, sí, pero sin ningún detalle que nos indique en qué va a consistir la aventura. Todos pensamos que será bueno, pero más por fe que por pruebas palpables. Otra cosa diferente es The Last of Us, del que sí hemos podido ver escenas reales de juego con entornos maravillosos, comportamiento de los protagonistas de un realismo fascinante y una apuesta por la calma tensa frente a la acción frenética que destilan otros juegazos de acción que están por venir como Tomb Raider y Resident Evil 6.

En cuanto a lo que se ha echado en falta, destaca un nombre, uno cuya ausencia ya esperábamos, The Last Guardian. La última obra del Team ICO, que permanece en paradero desconocido desde que Fumito Ueda abandonara Sony. La compañía asegura que el desarrollo sigue adelante y que tendremos noticias sobre el juego a lo largo de este año, pero me escama mucho el hecho de que no haya estado presente en el E3. Tal y como se esperaba, tampoco se ha visto nada de Final Fantasy Versus XIII.

Pero lo que más he echado de menos ha sido un apoyo más radical a PS Vita. Desde que se le diese el primer gran empujón hace un año, la portátil de Sony no dejó de ganar popularidad. Por desgracia, las buenas vibraciones iniciales no han ido secundadas por buenas ventas. PS Vita necesitaba oxígeno y, en mi opinión, Sony no le ha dado el suficiente en este E3. La máquina recibirá juegos de PS One y, como grandes lanzamientos, Assassin’s Creed III: Liberation. aventura protagonizada por una heroína, y Call of Duty Black Ops: Declassified. ¿Bueno? Sí. ¿Escaso? También.

Como decía al principio del texto, Sony ha completado una conferencia correcta pero poco sorprendente que le deja a Nintendo vía libre para comerse el E3 si sabe convencer a la audiencia con el planteamiento y el catálogo de Wii U.

¿Qué os pareció la conferencia de Sony?

Microsoft en el E3 2012: el orden de los factores sí altera el producto

El broche de oro de la conferencia de 2011, Halo 4, abría el gran momento de Microsoft en el E3 2012. Pese a que no soy muy fan de la saga, reconozco que el juego tiene un aspecto impecable. Buen arranque, sí señor. A continuación, Splinter Cell Blacklist para mi gusto subía aún más el listón. Me maravilla cómo Ubisoft ha logrado que un personaje que en principio no me ha atraía nada me parezca más interesante con cada nueva entrega.

Sin embargo, en seguida comencé a temer que Microsoft repitiese la estructura de los dos últimos años, con un inicio amenizado por los juegos más atractivos y una segunda parte, mucho más tediosa, centrada en Kinect y los diferentes servicios complementarios que puede ofrecer la consola. Los peores presagios se hacían realidad poco a poco: fútbol americano, mejoras en Kinect, un servicio de música, un “juego” de ejercicio físico con patrocinador estrella

Pero la estructura de la conferencia se descontrolaba por momentos. No sé en base a qué propósito, Microsoft comenzaba a elaborar una extraña macedonia que alternaba productos interesantísimos como Resident Evil 6, el nuevo Tomb Raider o South Park: The Stick of Truth con anuncios más fríos, como los anteriormente citados, la previsible llegada de Internet Explorer a Xbox 360 o Dance Central 3, y otros absolutamente desconcertantes, como los tres nuevos juegos revelados (Ascend, LocoCycle y Matter) y una especiede Angry Birds en 3D.

La gran estrella de la conferencia, o lo que yo creo que ellos pensaban que iba a ser la gran estrella de la conferencia, era Xbox SmartGlass, un sistema que permite unir dispositivos tales como televisores, tabletas y smartphones, haciendo que los dispositivos móviles actúen como una segunda pantalla. La idea es obviamente una respuesta a la idea de Nintendo y su Wii U, aunque si me resultó poco atractiva en el caso de la compañía nipona, menos me ha gustado en el caso de Microsoft. Supongo que hasta que no veamos aplicaciones reales de esta tecnología no podremos valorarla justamente.

Dos videojuegos que en principio tienen mucho que dar, los nuevos Gears of War y Forza, apenas se dejaron ver unos segundos. Nada de detalles, nada de gameplay. Algo más mostraba Fable The Journey, una especie de mezcla entre Dragon Ball Kinect y Sorcery que no me inspira ninguna confianza.

Entre una de cal y otra de arena… y otra de alguna sustancia muy, muy rara, el final de la conferencia se acercaba, pero la esperanza no se perdía. Muchos soñaban con Alan Wake 2, otros mucho más ilusos confiábamos en ver “la patita” de la nueva Xbox. Pues ni lo uno ni lo otro, el punto y final llegaba de la mano de Call of Duty: Black Ops 2, un buen juego pero que no sorprende y que además se vendió de forma inadecuada, con una demo excesivamente larga.

Poco he acertado con mis predicciones. No habido nada de Skype ni de SkyDrive ni tampoco el teaser final que esperaba de la nueva consola. Tan solo he atinado con Internet Explorer y con la predecible insistencia en Kinect. Aunque lo que más me apena es que, salvo Halo 4, todos los juegos que me han llamado la atención —Resident Evil 6 (Capcom), Tomb Raider (Crystal Dynamics), Splinter Cell Blacklist (Ubisoft), South Park (THQ), Black Ops 2 (Activision)— ni son de Microsoft ni son exclusivos de Xbox 360.

En realidad, dado el panorama, tiene sentido que la próxima generación se haga un poco de rogar. Encomendémonos a las third parties, que están demostrando una gran maestría, para que nos sigan haciendo disfrutar de lo que queda de esta.

¿Qué os pareció la conferencia de Microsoft?

Castlevania y Metal Gear, hijos prematuros del E3 2012

Como la Navidad, cada año parece que el E3, la feria de videojuegos con mayúsculas, se adelanta un poquito más: rumores desde varios meses antes, filtraciones a las pocas semanas, anuncios oficiales a tan solo unos días del inicio del evento y conferencias previas. Este año la novedad ha sido el adelanto realizado por Nintendo la noche del domingo en una charla en la que dio los primeros detalles sobre Wii U, un par de días antes de su gran conferencia, prevista para el martes a las 18.00 hora española. La compañía nipona dio pie a mucha especulación y debate, pero dejaré mi reflexión para el martes, cuando todas las cartas de Nintendo estén sobre la mesa.

Hoy es el día de Microsoft y Electronic Arts y la noche de Ubisoft y Sony, pero hay una compañía que ya ha soltado toda su artillería. Como en 2011, Konami quiso garantizarse la atención de los medios de comunicación adelantándose a los grandes y anunciando sus novedades ya el pasado viernes. La apuesta de la compañía está clara: Metal Gear y Castlevania, dos franquicias veteranas que han recuperado, de un modo u otro, parte del vigor pasado.

La saga popularizada por Solid Snake abandona el “Solid” para convertirse en Metal Gear Rising: Revengeance, una aventura protagonizada por Raiden que deja de lado las intrigas y el sigilo para centrarse en la acción directa, rápida, violenta y espectacular. Es obvio que el juego abandona sus características clásicas para acercarse más al estilo de títulos como Devil May Cry y sobre todo Bayonetta (al fin y al cabo ha sido desarrollado por el mismo estudio, Platinum Games). A muchos les parecerá —y me consta que les parece— una blasfemia, pero a mí el cambio me gusta. Si Konami no es capaz de desatascar sus sagas, bien está que lo hagan otros.

Eso justo es lo que ha sucedido con Castlevania, una franquicia que no acababa de cuajar en su paso a las 3D hasta que cayó en manos de los españoles Mercury Steam. El equipo no solo ha desatascado la historia de los cazavampiros sino que la ha disparado. La prueba de esto es que el anuncio más destacado de Konami de este año ha sido Castlevania: Lords of Shadow 2 (no ver el vídeo si no se ha jugado a la primera entrega), la aventura que previsiblemente pondrá punto y final al arco argumental de Gabriel Belmont. Este título, desarrollado para consolas de sobremesa, se complementará con Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate para Nintendo 3DS, una historia que narrará los acontecimientos que tienen lugar entre la primera y la segunda entrega de la saga.

En la estrategia de Konami para este año tampoco faltan los valores seguros, por lo que no se echa de menos el Pro Evolution Soccer de rigor ni el correspondiente recopilatorio en HD. En esta ocasión, siguiendo los pasos de Silent Hill y Metal Gear Solid, la saga elegida para resucitar en alta definición es Zone of the Enders. Aunque hace mucho tiempo que se conocía su existencia, la compañía aprovechó su conferencia pre-E3 para mostrar nuevas imágenes del bonito Zone of the Enders HD CollectionPuede que ninguno de los anuncios de Konami fuese revolucionario pero a mí han logrado transmitirme la imagen más solida que ha mostrado la empresa en muchos, muchos años.

Puede que el panorama económico nacional e internacional deje mucho que desear, pero hemos de reconocer que este 2012 está dejando muy buenas sensaciones (Max Payne 3, Mario Tennis Open, Dragon’s Dogma, Sorcery, Diablo III, Street Fighter x Tekken, Prototype 2, The Witcher 2, Pandora’s Tower, Kid Icarus: Uprising…) y el E3 va por el mismo camino, con la conferencia de Konami, las sorpresas de Nintendo y su Wii U, las incógnitas de Sony y la conferencia de Microsoft…. ¡que está a punto de empezar!

Más tarde, más. ¡Disfrutad del E3!

Podéis seguir toda la información sobre el E3 en Vandal Online.

Templos del coleccionismo gamer

Como ya he contado en alguna ocasión, un viejo amigo mío de la infancia y la adolescencia, vivía obsesionado por conseguir —a pesar de los escasos recursos económicos que teníamos con aquella edad— todos los grandes juegos que veían la luz. Él estaba convencido de que se venderían y quedarían descatalogados para la eternidad.

Yo, en cambio, siempre le recomendaba serenidad. Estaba seguro de que, tarde o temprano, esas joyas que, casi siempre por tema de pasta, quedaban fuera de nuestro alcance acabarían cayendo en nuestras manos. No sabía cuánta razón tenía cuando decía aquello.

En aquel entonces yo solo pensaba en la segunda mano, los relanzamientos y los recopilatorios, pero la llegada de los primeros emuladores abrió una nueva puerta con la que no había contado. Durante unos años, el ZSNES y el MAME me parecieron la tierra prometida. Sin embargo, había algo en el hecho de no tener físicamente los juegos que no acababa de satisfacerme del todo.

Con cada nueva generación de consolas, lo retro ganaba valor y no era extraño encontrarse con el lanzamiento de recopilatorios o de revisiones de clásicos. Pero no ha sido hasta el asentamiento de Internet en las consolas cuando las compañías han comenzado a sacarle el máximo partido a la vena nostálgica y coleccionista de los viejos jugadores. PlayStation 3, Xbox 360 y Wii han adoptado el concepto de la emulación y se han convertido en tiendas virtuales de viejas joyas.

Yo le he sacado bastante partido a esta idea. Tengo un buen puñado de juegazos en las tres consolas descargados de sus respectivos servicios online. Por ejemplo, hace solo un par de días me bajé 7 u 8 juegos de la PS Store (Medievil, Silent Hill, Parasite Eve II, Vagrant Story…) por unos 50 euros.

Sí, he superado en parte el recelo que me producía el no tener un videojuego con su caja y sus instrucciones, aunque los artículos físicos siguen teniendo un encanto especial. Por fortuna, en este consumista y maravilloso mundo actual también existe la posibilidad de encontrar juegos originales, ya sea en tiendas especializadas o en eventos anuales tales como RetroMadrid y Expomanga.

Estos dos encuentros han tenido lugar hace poco y son una buena muestra de que nunca hay que dar nada por perdido, aquella maravilla que no pudiste adquirir en su día, tal vez te esté esperando en un puesto de uno de estos eventos. Retromadrid tuvo lugar el primer fin de semana de mayo y, como cada año, se convirtió en la capital española del coleccionismo gamer. Expomanga se celebró, también en Madrid, este pasado fin de semana, y aunque está centrado en el mundo del cómic japonés, siempre cuenta con algunos interesantes rincones para videojugadores. Allí me hice con el primer Forbidden Siren, uno de esos tesoros que no compré en su día, pero había cosas mucho más antiguas y difíciles de encontrar: juegos de Game Gear, de Game Boy, de Master System II, de Saturn, de 3DO…

Amigo coleccionista, no hay motivos para sufrir… TODO aparece tarde o temprano.

PD: ¿Por qué demonios Nintendo aún no ha lanzado Earthbound en la consola virtual de la Wii?

Primer acercamiento al E3 2012: Sony

Como ya he contado estos días, de cara al próximo E3, creo que Nintendo se centrará en potenciar la imagen de Wii U y en seguir reforzando la línea de Nintendo 3DS, intuyo que Microsoft mantendrá una conferencia de estructura muy similar a la de los dos últimos años pero quizá con sorpresón final… y Sony. ¿Y Sony qué?

Sin duda se trata de la compañía que más despistado me tiene este año. Como Nintendo y Microsoft, ellos ya han dejado caer algún comentario sobre el gran evento de junio, pero tan vago que puede dar pie a múltiples interpretaciones: “en el E3 mostraremos veinte nuevas experiencias de juego”. ¿Significa esto simplemente que mostrarán veinte nuevos juegos? No lo tengo muy claro, porque a este comentario acompañó otro: “desvelaremos el futuro de la jugabilidad y la innovación”.

Una vez más, creo que la pista para averiguar cómo será la conferencia de Sony de 2012 está en las conferencias de los últimos años. Preveo una presentación muy larga, más que las de la competencia, en la que el peso estará en un extenso y variado catálogo. De este modo, Sony se convirtiría en el contrapunto a Microsoft, que por lo visto potenciará más los servicios que el software.

Respecto a lo de las nuevas experiencias de juego… prefiero pensar que con eso no se hace referencia a un mando tableta a lo Wii U para PS3. Tengo la impresión de que los tiros van más por el apoyo a tecnologías como la realidad aumentada, PS Move, interconexión entre PlayStation 3 y PS Vita y variaciones o combinaciones de las mismas.

Entre los títulos que cabe esperar están God of War Ascension, The Last of UsPlayStation All-Stars Battle Royale —del que no se puede decir que sea una experiencia nueva precisamentey una buena cantidad de juegos para PS Vita, que necesita un empujón urgente para mejorar las ventas y ayudar a Sony a salir del bache económico en el que se encuentra.

No parece que vaya a estar listo para el evento Final Fantasy Versus XIII y sabe Dios si veremos algo de The Last Guardian o no. A este paso, el tercer juego de Fumito Ueda va camino de convertirse en un chiste como el de Duke Nukem Forever.

Por último, aquello de “el futuro de la jugabilidad y la innovación” puede ser una mera fanfarronada, un simple tópico de marketing o la insinuación de que veremos algo de PlayStation 4 u Orbis. Sony ya ha dicho varias veces que su máquina de nueva generación no estará en el E3 2012 y en este caso me lo creo. Siempre ha sido una compañía muy paciente, que no se precipita a la hora de lanzar un nuevo producto (quizá aprendieron de los errores de la vieja Sega). Por tanto, mi apuesta es que no veremos PS4 este año, pero Sony me tiene tan perdido que no me extrañaría toparme con varios anuncios inesperados.

¿Qué esperáis de Sony en el E3 2012?

Primer acercamiento al E3 2012: Microsoft

Si ayer hacía una primera aproximación a por dónde podrían ir los tiros de Nintendo en su presentación del próximo E3, hoy le toca el turno a Microsoft. Como viene siendo costumbre desde hace años, esta conferencia dará el pistoletazo de salida al esperado macroevento. En este caso tampoco abunda la información, pero la compañía ya ha dejado caer alguna pista.

Según el mediático analista Michael Pachter —del que tampoco es bueno fiarse demasiado—, fuentes de Microsoft aseguran que el foco de la empresa en el E3 de este año serán los servicios para Xbox Live. De este modo, los videojuegos quedarán relegados a un segundo plano. “Me han dicho que no tenemos que esperar muchas cosas de juegos, sino mucha interfaz, mucho multimedia”, asegura Pachter.

Hoy mismo se ha hecho pública una información que apoyaría esta hipótesis: el lanzamiento de un navegador para Xbox 360. Sinceramente, creo que eso es algo que le hace falta a la consola desde hace mucho tiempo. Teniendo en cuenta las numerosas actualizaciones, los cambios de interfaz, los servicios multimedia, la convergencia de dispositivos y el gran peso del componente online en el ecosistema Xbox, resulta bastante sorprendente que aún no tengamos un Internet Explorer o similar en la consola. Incluso la Wii, que es una consola mucho menos centrada en los servicios en línea, tiene navegador desde hace eones.

De cumplirse estos pronósticos, auguro una conferencia con una estructura muy parecida a la del año pasado pero con un desequilibrio a favor de la parte menos jugable. De este modo, los nuevos servicios y aplicaciones se unirán a otros ya asentados como Facebook, Twitter, Zune, YouTube, Bing… ¿Cuáles serán esos nuevos productos? Internet Explorer 9 me parece muy probable y, si me pongo a arriesgar, citaría Skype —que lleva tiempo en el horizonte— y el servicio de almacenamiento en la nube SkyDrive.

En la parte de juegos, que según esta hipótesis (recordad que solo estoy especulando) quedaría algo más floja, encontraríamos unos pocos títulos obligatorios —sin duda veremos algo de Halo 4— y un nuevo cargamento de juegos pensados para Kinect. Los rumores sobre un posible Kinect Play Fit, producto a medio camino entre un videojuego y una app integrada en la interfaz de Xbox 360, me hacen temer un nuevo homenaje de Microsoft a la agotada estrategia de Nintendo.

Si algo de esto se acerca a la realidad, no creo que los jugadores tradicionales salgan muy contentos de la conferencia de Microsoft. No son nuevos servicios ni juegos para Kinect lo que uno espera del E3. Solo un gran final podría cambiar esa impresión negativa: la presentación de Xbox 720, más conocida últimamente por el nombre clave Durango.

Muchos ya han descartado que vayamos a tener algo de información oficial sobre la nueva máquina este año. Yo no lo daría tan por sentado. Creo que sería un golpe de efecto que a Microsoft le vendría muy bien: una imagen, un breve vídeo, un teaser hypeante, una golosina con la que cerrar la conferencia y contentar a los miles de ojos hambrientos de novedades. Tengo ganas de ver hasta qué punto se cumplen o no mis predicciones.

¿Qué esperáis de Microsoft en el E3 2012?

Primer acercamiento al E3 2012: Nintendo

Aún falta casi un mes para que comience el E3 2012, pero el esperado evento ya acapara gran parte de las noticias diarias en los medios especializados en videojuegos. Esta edición, que se celebrará entre el 5 y el 7 de junio, está llamada a ser una de las más memorables de los últimos años, quizá porque existen muchas probabilidades de que se convierta en la inauguración simbólica de una nueva generación de consolas.

Aún es pronto para saber con qué nos vamos a encontrar el mes que viene, pero los rumores y ciertos adelantos y pistas dados por las propias compañías nos permiten aventurar algunas pinceladas sobre lo que las tres grandes compañías del sector —Nintendo, Sony y Microsoft— tienen escondido bajo la manga. En este post me centraré exclusivamente en Nintendo y dejaré a Sony y Microsoft para sendos textos posteriores.

En principio, los planes de Nintendo parecen los más claros. En el E3 de 2011 mostró al mundo la desconcertante Wii U y es de esperar que este año centre todo el grueso de su conferencia en la sucesora natural de Wii. La información  relacionada con la máquina sigue siendo confusa y extraña. Nintendo ya ha dicho que no dará detalles específicos sobre el lanzamiento (ni fechas ni precios) en la presentación, así que todo se centrará en los juegos.

Hace unos días se filtraba una lista de supuestos títulos de lanzamiento de Wii U en la que se pueden leer nombres como Darksiders II, Batman: Arkham City, Ninja Gaiden 3 y Rayman Legends. En caso de ser cierta, o si se aproxima mucho a la realidad, estaríamos ante uno de los mayores temores de los fans: la nueva máquina de Nintendo estará al nivel de la competencia actual, pero no al de una nueva generación de consolas. Además, la compañía ha registrado la patente de un atril para el mando de Wii U, algo que no inspira mucha confianza en la ergonomía del pad y que recuerda a lo sucedido con el segundo stick para Nintendo 3DS.

Por otro lado, hay un par de cuestiones que me intrigan y me hacen mantener la fe en Nintendo. Primero, parece que la compañía ha abierto un poco los ojos y se ha dado cuenta de cuáles fueron los errores de Wii. Las última declaraciones de Iwata al respecto, en las que asegura que su público principal volverán a ser los jugones de toda la vida y que el negocio casual quedará relegado a un segundo plano, son bastante esperanzadoras.

“Wii pudo llegar a un gran número de nuevos consumidores que nunca habían jugado con videojuegos y darles experiencias con Wii Sports y Wii Fit. Sin embargo, no pudimos crear la situación adecuada para que esos nuevos usuarios jugaran frecuentemente o durante periodos largos y consistentes. El resultado fue que no se pudo mantener un buen nivel de beneficios”, dijo Iwata hace unos días, señalando además que Nintendo 3DS ya está demostrando ese giro hacia estrategias más clásicas.

En segundo lugar, me hace ser optimista el hecho de que, tras las malas críticas y la negativa reacción de los inversores al anuncio de Wii U en 2011, Nintendo haya hecho desaparecer la consola del mapa durante todo un año. Sería una muy agradable sorpresa descubrir en junio que Nintendo ha estado doce meses replanteándose la estrategia y elaborando un producto y una imagen de marca que resulte atractiva a la inmensa mayoría de los jugadores (una Wii U negra, tal vez rediseñada, catálogo hardcore…). ¿Demasiado bonito para ser verdad? Puede. Ya veremos…

¿Qué esperáis de Nintendo en el E3 2012?

Para quién se hacen los juegos

Mi memoria me engaña. Juraría que no hace demasiado que se celebró la primera edición de iDÉAME, el encuentro de jóvenes desarrolladores de videojuegos. En realidad, ya han pasado cuatro años. La IV edición de iDÉAME tuvo lugar el pasado fin de semana.

Allí estuve, el sábado, asistiendo a algunas de las ponencias, charlando con viejos amigos y compañeros del sector y también con jóvenes creadores como Rob Álvarez de Lara, de Over The Top Games, reponsables del fantástico Nyx Quest y de Fancy Pants Adventures

En esta ocasión, Roberto no acudía a iDÉAME para presentar un proyecto o dar una charla. Era un asistente más, como yo y como muchos otros que pudimos comprobar que, con mayor o menor acierto, con más o menos recursos, en España hay buenas ideas y mucho potencial para la producción de videojuegos, y no solo para el consumo.

Como cada año, a un lado estaban los aspirantes a desarrolladores profesionales de videojuegos y, al otro, las figuras ya consolidadas del sector. En este punto, tuve la oportunidad de escuchar una vez más a Enric Álvarez, cabeza visible de Mercury Steam, quien dio una interesantísima charla en la que relató cómo un estudio español ha llegado a hacerse cargo de una franquicia tan emblemática como Castlevania.

Enric contó a los asistentes cómo fueron sus inicios en el negocio, qué pasos fue dando, cuáles fueron sus mayores tropiezos y qué aprendió de cada error. No faltaron los consejos dirigidos a los jóvenes desarrolladores. Uno de ellos —sobre el que estuvimos debatiendo varios compañeros de prensa a posteriori— me pareció especialmente destacable: es vital que un creador de videojuegos tenga claro que las personas que van a comprar su producto (los responsables de grandes compañías, no los consumidores finales) no son desarrolladores.

Enric enfatizó el hecho de que las personas responsables de una empresa a la que se quiere vender un proyecto no tienen por qué saber cómo se hacen los videojuegos. Ellos no apreciarán el duro trabajo realizado, los cientos de horas invertidas, no verán lo que ha costado construir lo que se les muestra. Solo verán los defectos, lo que le falta al producto para ser perfecto. Por ese motivo, lo importante es ser efectista y enseñar algo que entre rápido por los ojos.

Dándole vueltas a esta idea, he llegado a la conclusión de que, en la actualidad, esta idea también es extrapolable a la venta directa al consumidor. Con la ‘casualización’ del mercado de los videojuegos, cada vez es más habitual encontrarse con la renuncia a grandes complejidades en favor de mecánicas sencillas, que atrapen de inmediato a potenciales jugadores poco experimentados.

Desde este punto de vista, podríamos decir que el grueso de videojuegadores de hace años se ajustaba a un perfil más cercano a los desarrolladores (con gusto por el detalle, apreciación de las buenas ideas, valoración ajustada del nivel técnico del juego…) mientras que el grueso de videojugadores de 2012 tiene un perfil comprable al del empresario que no tiene mucho interés por la obra en sí y tan sólo busca algo que le enganche de forma directa y contundente.

Si mi hipótesis tuviese algo de validez (algo de lo que no estoy nada seguro, puesto que no es más que una opinión), el panorama no resultaría nada negativo. La semejanza de pareceres entre el “hombre de negocios” y el consumidor significaría que casi cualquier producto por el que apostase el primero, sería muy bien recibido por los segundos. Por fortuna, la situación no es tan simple como para que el mercado se reduzca a esto y, por desgracia, tampoco es tan sencillo obtener buenas ventas, tal y como reflejan los últimas cifras de ventas reveladas por aDeSe.

Gran bienvenida a PS Vita

Esta semana va a producirse un gran acontecimiento en el sector de los videojuegos: el bautismo de fuego de una consola, la llegada al mercado occidental de una nueva máquina que ya lleva un par de mesecitos en Japón. El miércoles 22 de febrero, Sony pone a la venta la portátil PlayStation Vita.

Con motivo de tal acontecimiento, el pasado viernes, Sony organizó un evento para prensa, un encuentro festivo de esos que a causa de la crisis ya no abundan, un sarao en el que disfruté como un enano (que es lo que soy, al menos en lo que a estatura se refiere) reencontrándome con viejos compañeros y amigos, desvirtualizando tuiteros y, por supuesto, probando la PS Vita entre refresco y refresco (¡ejem!).

Más allá de lo que es el componente juerga, que sienta muy bien de vez en cuando, es agradable ver cómo una compañía se esfuerza por hacer bien las cosas, por vender un producto como es debido dando una imagen positiva y sólida. Es cierto que, con PS Vita, Sony lo tiene fácil. La consola se vende sola. Con probarla unos minutos, el potencial entra por los ojos y enamora.

Los sticks son cómodos, el diseño es bonito (me gusta mucho más que el de PSP) y el catálogo inicial me parece interesante y mucho más personal que el de su predecesora: Uncharted: El abismo de oro, Lumines Electronic Symphony, WipeOut 2048, Gravity Rush, Ultimate Marvel vs. Capcom 3, Reality Fighters… Sin haber trasteado aún mucho con la interfaz y con las opciones online, lo único que no acaba de convencerme es la pantalla táctil trasera.

Las dudas que han surgido estos meses en torno a las posibilidades de éxito de PS Vita se deben a su moderado nivel de ventas en Estados Unidos. Varios directivos de la compañía han intentado dar explicaciones razonables a dicha realidad. Un jefe de Sony Francia dijo que el catálogo era poco acorde con el gusto nipón. Más lógico me pareció el argumento de Shuhei Yoshida, presidente de Sony Computer Entertainment Worldwide Studios, quien comentó que la tremenda popularidad de PSP estaba frenando el despegue de PS Vita.

Lejos de parecerme un excusa, creo que el razonamiento es bastante acertado. Las ventas de PSP en Japón son brutales semana tras semana desde hace ya varios años y la base de usuarios, sólida y numerosísima, no parece que vaya a ceder con facilidad al cambio. No es raro, no es la primera vez que el éxito de sus consolas le cuesta a Sony una tortuosa transición. Acordaos del paso de PlayStation 2 a PlayStation 3. Sin embargo, intuyo que en España PS Vita no tardará mucho en calar. Los sonyers españoles ya han demostrado muchas veces su gran fidelidad a la marca.

PS Vita me gusta y creo que es una digna competidora para Nintendo 3DS, una portátil completamente distinta, con sus propios puntos fuertes y que ahora está viviendo uno de sus mejores momentos desde que vio la luz. Como he dicho cada vez que me han preguntado por la consola de Sony, los únicos inconvenientes que le veo son los mismos que le veo a la de Nintendo y no tienen que ver con las máquinas en sí sino con el sector portátil.

Los móviles y las tabletas aún no pueden sustituir a las consolas portátiles en según qué puntos (potencia, interfaces, catálogo de calidad…), pero sí están modificando el mercado y puede que lo cambien aún más. Hay mucha gente a la que le basta un Angry Birds para entretenerse en un viaje en transporte público y ni se plantea comprarse una consola. Quizás resulte muy agorero, pero tengo la impresión de que PS Vita y Nintendo 3DS constituyen la última generación de portátiles tal y como las conocemos.

¿El siguiente paso? No lo sé, quizá algo como Xperia PLAY pero dándole la vuelta al concepto: primero consola y después teléfono, quizá una variante del mando de Wii U o, tal vez, el propio mando de Wii U. De momento, disfrutemos de PS Vita y Nintendo 3DS. Ojalá la batalla portátil entre Sony y Nintendo dure al menos un lustro más.

Elementos controvertidos en Street Fighter x Tekken

La semana pasada tuve la suerte de poder asistir a la presentación que Koch Media realizó en Madrid de Street Fighter x Tekken. Me alegro de poder haber ido por tres motivos: por haber probado el juego (aún no lo había tocado), por conocer al grandísimo Yoshinori Ono (productor del juego) y por quedar finalista en el torneíllo que se organizó para la prensa (el ego también hay que alimentarlo).

Como aficionado a los juegos de lucha 2D, confiaba en que el juego me gustaría, pero reconozco que superó mis expectativas, tanto por el nivel de espectáculo que ofrece como por la buena integración de los personajes de Street Fighter y Tekken. Reconozco que el señor Ono (que aparte de producir este juego ha estado implicado en proyectos de Capcom del nivel de Street Fighter IV) logró que SFxT me interesase aún más.

Yoshinori Ono resulta ser un tío simpatiquísimo, abierto, gracioso y muy listo que vino a vendernos la moto, y lo hizo tan bien que no me quedó más remedio que comprarla. El bueno de Ono nos explicó algunos de los puntos clave del juego como la fidelidad al estilo y control de Tekken (dentro de lo posible) en los personajes de dicha franquicia, el intento de acercarse a todo tipo de jugadores o el modo de combate para cuatro jugadores simultáneos (que por mucho que diga Capcom, un pelín sí recuerda a Smash Bros, aunque sólo sea en la locura que se forma en pantalla).

Pero quiero destacar especialmente dos características del título en las que el productor puso especial hincapié, dos añadidos que según Ono (siempre muy atento a lo que le dicen los fans a través de correo electrónico, Facebook y Twitter) le han llevado a los primeros puestos del ranking de desarrolladores amenazados de muerte, a saber, el modo Pandora y el uso de gemas.

Las críticas dirigidas al llamado modo Pandora son tolerables y se limitan a declarar esta opción como un invento totalmente inútil. La idea es que en el juego, cuando a uno de los dos personajes le queda menos del 25% de la vida (y es importante recordar que aquí con que muera uno se ha perdido el round), es posible sacrificarlo para dar a nuestro otro luchador unos momentos de poder extra en los que intentar darle la vuelta al combate. Ono trató de explicarnos que, aunque no sea sencillo, el modo Pandora puede dar importante satisfacciones al jugador. Incita a que el que va ganando no se confíe y a que el que va perdiendo no tire la toalla antes de tiempo.

Más controvertido es el asunto de las gemas, ya que su uso es obligatorio y puede marcar de forma decisiva los combates. El sistema consiste en la selección de tres gemas que, lejos de ser power ups, funcionan como equipo permanente cuyos efectos se activan bajo determinadas circunstancias (cuanto más poderosa es la gema, más complicado es activarla). Las gemas pueden simplificar el control, aumentar la defensa, el ataque, la velocidad, etcétera.

Muchos fans aseguran que este sistema puede adulterar los enfrentamientos. Yo estoy de acuerdo solo en parte. Es cierto que este método puede generar ciertos desequilibrios. Si normalmente ya cuesta mantener equilibrados a todos los personajes en un juego de lucha, más difícil será cuando abres tanto el abanico de variables.

Por otro lado, Ono logró convencerme de que el resultado también puede ser interesante. Se está trabajando con inteligencia y mucho cuidado. Por ejemplo, las gemas que añaden ventajas como simplificación de la realización de magias o bloqueo automático (y por tanto facilitan el juego para los no iniciados) incluyen desventajas como la reducción de poder de ataque o la disminución de la barra de poder.

Lo poco que jugué en la presentación no fue suficiente para comprobar hasta qué punto resultan justas o injustas las combinaciones de gemas y si el modo Pandora tiene en la práctica alguna utilidad, pero quiero darle un voto de confianza a ambas ideas. El juego bien lo merece.