20 hit combo 20 hit combo

Thank you Mario! But our princess is in another castle! Toad (Super Mario Bros.)

Archivo de la categoría ‘Compañías’

A Rare le roban incluso Killer Instinct

Ya en 2008 tenía muy claro que Rare había perdido su magia casi por completo. Hoy, no solo es una evidente realidad que Rare ya no es lo que era sino que cada nuevo suceso viene a empeorar la imagen de la antaño gloriosa compañía creadora de joyas como Donkey Kong Country, Blast Corps o Perfect Dark.

El último disgusto procede de la franquicia Killer Instinct, una “saga” de lucha que tuvo sus días de gloria en los 90 y que, si bien no pudo hacer sombra a los gigantes Street Fighter y Mortal Kombat, supo marcar diferencias gracias al render e incluso popularizó el sistema de combos como mecánica esencial en los enfrentamientos uno contra uno.

Pues bien, Microsoft, tras pasarse años desperdiciando el talento de la gente de Rare (los avatares de Xbox 360 están bien, pero creo que la compañía da para mucho más), han decidido responder al clamor popular y hacer resurgir Killer Instinct de sus cenizas (ya en 2009 se habló seriamente del tema). Sin embargo, la dejadez ha tenido nefastas consecuencias.

Al parecer, al intentar renovar el registro de la marca en la oficina de patentes de Estados Unidos, Microsoft se ha topado con un problema inesperado: la solicitud ha sido rechazada debido a que Fox Television posee los derechos del nombre Killer Instinct, título de una serie de 2005 no demasiado exitosa.

Ahora, el futuro de Killer Instinct (el videojuego, no la serie, que está más muerta que aquel si cabe) se enfrenta a un imprevisto que podría haberse  evitado fácilmente si Microsoft o la propia Rare hubieran estado más avispados. No es un drama. En el peor de l0s casos, los próximos Killer Instinct verán la luz con un nuevo nombre, quizá muy parecido. Pero este hecho poco más que anecdótico sirve como muestra perfecta de la maraña de despropósitos que han rodeado al estudio (sin Chris y Tim Stampers desde 2007) desde hace ya un buen puñado de años.

¿Regresará algún día el espíritu de Rare o lo más que veremos será un Kinect Sports: Season Three? Estoy demasiado negativo como para responder a esta pregunta, ¿pero qué pensáis vosotros?

Rockstar y GTA siempre cumplen

Hace ya una semana que Rockstar sacó a la luz el segundo tráiler de Grand Theft Auto V y parece claro que la franquicia estrella de la compañía va a volver a dar la campanada. Rockstar Games no es infalible: decepcionó con L.A. Noire, tiene juegos “menores” como Bully y Manhunt 2, y los fans más exigentes siempre encuentran algún punto criticable en todos sus títulos.

Sin embargo, ya les gustaría a otras compañías que estos fuesen sus más graves  problemas. No nos engañemos, nos guste o no el estilo de Rockstar, es innegable que la media de calidad de sus juegos es de notable alto. The Warriors es una una gran adaptación de la película homónima, Red Dead Redemption puede considerarse uno de los mejores videojuegos ambientados en el Oeste de la historia y Max Payne 3 supone el gran salto “cinematográfico” de la mítica franquicia.

Pero si hay un título que no falla, ese es Grand Theft Auto. Desde las dos primeras entregas —de perspectiva aérea y gráficos simplones,y poco conocidas para los jugadores más jóvenes— hasta GTA IV y sus dos DLCs, Rockstar siempre ha sabido realizar cambios e introducir novedades que sirvan de aliciente para mantener vivo el interés por la saga.

El segundo tráiler de GTA V viene a demostrar lo mucho que puede dar de sí una generación. Las mismas máquinas que vieron nacer GTA IV serán las que alberguen la quinta entrega numérica, aparentemente mucho más grande y compleja y evidentemente muy superior a nivel técnico. Por si alguien tiene dudas, una recreación del tráiler de GTA V hecho con GTA IV deja bien clarita la evolución.

Grand Theft Auto V, que verá la luz en primavera de 2013, se desarrollará en Los Santos, la mítica urbe inspirada en Los Ángeles que se convirtió en el alma de GTA: San Andreas. Una de las pocas novedades que ya se conocen es que el protagonismo estará repartido por primera vez entre tres personajes, Frankie (un joven traficante de droga que quiere pasar a negocios mayores) y Michael y Trevor (dos delincuentes veteranos que quieren formar una nueva banda de atracadores de bancos).

Casas que vuelan por los aires, tiroteos, persecuciones por autopista, motos, accidentes de tren, helicópteros, explosiones… Espectáculo, eso es lo que puede verse en este segundo tráiler que pone la miel en los labios pero deja la amargura de no haber visto aún ni una imagen de la jugabilidad de GTA V. Habrá que seguir esperando.

El reto de Sony se llama PS Vita

Mientras que Nintendo se enfrenta a un momento crucial para su mercado de sobremesa con el lanzamiento de Wii U, Sony tiene el desafío de revalidarse como una seria candidata en el sector portátil. PS Vita no está logrando el éxito esperado y la campaña navideña —que ya ha comenzado— supone toda una prueba de fuego para la consola.

Pese a ser una gran máquina y haber recibido un considerable apoyo en su lanzamiento, las ventas de PS Vita no acaban de alcanzar un ritmo aceptable. El podería de Nintendo 3DS y la sombra, aún muy alargada, de PSP son dos serios obstáculos, aunque el principal problema está siendo otro: el catálogo.

Con el objetivo de reforzar ese punto débil, Sony ha celebrado este fin de semana los PS Vita Days, tres jornadas (de viernes a domingo) en las que el público ha podido probar los títulos más interesantes (viejos y nuevos) de la portátil.

De este modo, la compañía nipona ha querido demostrar que no solo de Uncharted: El abismo de oro y Gravity Rush vive PS Vita. Entre los juegos más llamativos que han estado a disposición de los jugadores estos días se encontraban Call of Duty Black Ops: Declassified, FIFA 13 Silent Hill Book of Memories, Metal Gear Solid HD Collection, Touch My Katamari, Little Big Planet, Street Fighter X Tekken y Mortal Kombat.

Aunque yo destacaría dos muy especialmente: Assassin’s Creed III Liberation y PlayStation All-Stars: Battle Royale. El primero, porque Ubisoft se ha molestado en hacer un buen juego, exclusivo para PS Vita y adaptado a sus posibilidades, con el espíritu de la saga, vinculado a AC III pero al mismo tiempo diferente. El segundo, porque es el esperado Smash Bros de Sony y además inaugura el llamado Cross Play, que posibilita los combates entre usuarios de PlayStation 3 y PS Vita.

Por otro lado, además del catálogo, Sony ha apuntado hacia otro de los clásicos inconvenientes de las consolas jóvenes, el precio. Para hacer más atractiva la PS Vita, se ha reducido su precio a 199,99 euros hasta el próximo 16 de diciembre. Con este movimiento, el mensaje de Sony queda bien clarito: “PS Vita, el regalo ideal para estas navidades”.

Cierto es que los lanzamientos de estas fechas hacen que PS Vita resulte más interesante, pero espero que no sea una excepción y suceda como con PS Move y Kinect, que tan solo parecen recibir novedades en fechas muy señaladas y después… todo terreno yermo.

¿Habéis probado PS Vita este fin de semana?, ¿qué os parece?, ¿entra en vuestros planes de compras navideñas?

Wii U, a punto de tocar tierra

Nintendo está a punto de enfrentarse al que es, con diferencia, su momento más decisivo de los últimos años. El lanzamiento de Nintendo 3DS fue importante, sí, pero en realidad no era más que un relevo necesario en un sector —el portátil— que la compañía ya lideraba cómodamente.

Con Wii U, la historia es diferente. Aunque en cifras absolutas Wii sigue siendo una consola más vendida que Xbox 360 y PlayStation 3, hace ya mucho que dejó de ser la que más vende. Tras la revolución que supuso su lanzamiento, siguieron dos años de ventas espectaculares y, a continuación, un largo y lento periodo en el que la burbuja se fue desinflando.

Nintendo tiene ahora por delante el duro reto de reconciliarse con su vieja base de jugadores, repetir el bombazo de la Wii original o ambas cosas, que es la intención que viene manifestando la compañía desde hace meses. Sin embargo, yo veo complicado un nuevo resurgir gamer y completamente imposible un segundo furor casual, sobre todo por las reticencias y dudas que han rodeado a la máquina desde su anuncio en el E3 de 2011.

Cuesta ver  Wii U como una consola de nueva generación y ya resulta obvio que la novedad del mando-tableta no es comparable a lo que supuso el sistema de detección de movimientos en 2006. Las mayores dudas han girado siempre en torno a la potencia de la máquina.

Las declaraciones más recientes al respecto proceden del Team Ninja. Los desarrolladores de Ninja Gaiden 3: Razor’s Edge aseguran que la potencia de Wii U es similar a la de Xbox 360 y PlayStation 3, algo que ya temíamos muchos desde que se supo de la existencia de esta consola.

No obstante, el Team Ninja recuerda que, como ha sucedido casi siempre con los productos de Nintendo, lo importante es la creatividad a la hora de usar el hardware. Suena muy bonito y además estoy de acuerdo con ello, pero si miramos hacia atrás lo cierto es que solo la propia Nintendo y en ocasiones Capcom han conseguido sacarle el máximo partido a las consolas recientes de la gran N.

Otro obstáculo de la consola es su precio, algo más elevado del que esperaban algunos: 299,99 euros por el modelo básico y 349,99 euros por el premium. A mí me parece un precio de lanzamiento razonable pero no son pocos los que lo ven exagerado. Uno de ellos es Yves Guillemot, presidente de Ubisoft, quien preferiría que Wii U fuese más barata. “Siempre prefiero precios bajos, así que no puedo decir que esté contento. […] Lo que tenemos que hacer es recordar que en comparación con un iPad es barata”, dijo hace unos días.

A mí, Wii U aún no me ha convencido, pero eso, en vez de quitarme las ganas de volverla a probar, me anima a intentar descubrir sus virtudes, esas que incitan a las previsiones más optimistas, como las de la empresa de análisis IHS Screen Digest. Dicho grupo asegura que Wii U superará en ventas a Wii en sus tres primeros meses de existencia y logrará superar los 50 millones de unidades vendidas en 2016.  ¿Exagerado? Yo diría que sí, pero en mi currículum no aparece la palabra analista.

En su vuelo a tierras europeas, que concluirá el 30 de noviembre con su puesta a la venta, Wii U descenderá este sábado 17 al nivel de los mortales gracias a un evento organizado en Madrid por Nintendo que, bajo el nombre de #conWiiUpuedo, permitirá a todo el que se acerque probar la consola y muchos de sus juegos.

En esta ocasión me va a ser imposible acudir, así que me temo que no tocaré de nuevo una Wii U hasta su lanzamiento. Si vosotros sí podéis asistir, os recomiendo que lo hagáis, que descubráis cómo es la consola y que compartáis vuestras impresiones con el mundo.

¡A jugar, que es gratis!

Square Enix caldea junio hablando sobre FFVII

Día calurosísimo, día agotado con poco tiempo para escribir y aún menos inspiración. El mundillo de los videojuegos se vuelve más soso, informativamente hablando, según nos alejamos del pasado E3 y nos acercamos a la insoportable canícula.

¿De qué hablan hoy los medios especializados? Del DLC de Mass Effect 3, por supuesto, el final extendido que ya está causando el mismo revuelo que el final original. A mí aún me queda un tiempecito hasta que pueda verlo. Veo a la actriz que interpreta a la nueva Lara Croft, una nueva actualización ya disponible para PlayStation 3 (¡qué novedad!, ¡PS3 descargando cosas e instalándolas!), Nintendo hablando sobre el precio de Wii U pero sin decir nada, un vídeo que mezcla la música de Super Mario con los efectos de sonido de Diablo III, una nueva funcionalidad de Google Chrome que permite hacer construcciones LEGO en el navegador (y que el maldito netbook no me deja probar)…

Pero espera, ¡aquí hay una historia potente! Bueno, en realidad no lo llamaría ni noticia sino más bien comentario troll con membrete de oficialidad: ¡Square Enix ha vuelto a hablar del remake de Final Fantasy VII que no piensa hacer en su vida.

El nuevo comentario ha venido de parte de Yoichi Wada a raíz, como casi siempre, de una pregunta —en este caso de un accionista— sobre la citada y anhelada resurrección del clásico. “Solo cuando hayamos hecho un juego que supere la calidad del Final Fantasy VII original”, ha dicho Wada. Vamos, que nos lo ha puesto a huevo para seguir criticando a la compañía. En mi caso, que siempre he considerado Final Fantasy VII un juego muy sobrevalorado (y con esto no quiero decir ni mucho menos que sea malo), la réplica está clara: señores de Square, ustedes ya han hecho juegos mejores que FF VII.

Muchos coinciden en que Final Fantasy IX es con diferencia la mejor entrega de la saga posterior a FF VII. Yo por mi parte tengo debilidad por los Kingdom Hearts, aunque creo que las obras más destacadas de la compañía —que entonces era simplemente SquareSoft— son anteriores a la existencia de Cloud. Estoy hablando de Final Fantasy VI y Chrono Triggerdos obras maestras del género RPG que pocas veces he visto igualadas. En cualquier caso, independientemente de los gustos personales de cada uno, me parece obvio que, de entre las muchas excusas que ha dado la compañía sobre el dichoso remake, ésta es con diferencia la peor. Supongo que Suqare Enix tendrá sus motivos para negarse a llevar a cabo lo que sería con absoluta seguridad un éxito rotundo, pero yo sigo sin comprenderlo.

Por otro lado, tal y como me apuntaba un amigo ayer, ¿con estas declaraciones no está Wada reconociendo de forma implicita que llevan años sin hacer un Final Fantasy a la altura?

El año que Ubisoft ganó el E3

Todos los años, tras las conferencias de las tres grandes compañías (Microsoft, Sony y Nintendo), es habitual discutir sobre quién “ha ganado” el E3. Es una tradición. Sin embargo, en esta ocasión se ha producido algo curioso: debido al bajo nivel que han demostrado las first parties, casi todo el mundo está de acuerdo en que las ganadoras, las que han mostrado material más suculento, han sido las third parties, muy especialmente Ubisoft, que se ha convertido sin que nadie lo esperase —yo creo que ni ellos mismos se lo creen— en la gran revelación de la feria.

Son varios los factores que han llevado a esta unanimidad a favor de Ubisoft:

– Las decepciones de las first parties: Aunque con perspectiva no parece tan decepcionante, la conferencia de Microsoft no fue arrolladora. Tuvo momentos buenos, sí, pero casi siempre protagonizados por otras compañías. El contenido propio potente quedó limitado a Halo 4 y un par de teasers. La charla de Sony mantuvo un nivel correcto con un único punto brillante, cuando se mostró The Last of Us, ya que de Beyond tan solo enseñaron una cinemática (aun así, ahora mismo diría que de las tres grandes fue la más solvente). La conferencia de Nintendo… fue un desastre.

– Ubisoft se coló en todas las conferencias: La compañía gala no solo fue capaz de elaborar una gala amena e interesante sino que se convirtió en la estrella invitada de todas las demás. En la conferencia de Microsoft mostró una buena cantidad de suculento contenido in game de Assassin’s Creed III. En la conferencia de Sony sorprendieron con las batallas navales que habrá en ese mismo título y revelaron la entrega exclusiva para PS Vita, protagonizada por un personaje femenino. En la conferencia de Nintendo, Ubisoft dio la imagen más solvente de la gala gracias a Rayman —que luce estupendamente—, Zombi U —la esperanza hardcore, que espero no acabe convirtiéndose en un nuevo Red Steel—, y la confirmación de AC III para Wii U.

– El poderío de Assassin’s Creed: En el punto anterior ya lo he dejado bastante claro. Ubisoft estuvo en todas las conferencias y en todas hizo acto de presencia Connor, el nuevo héroe de la saga. Me parece muy loable que la compañía haya sabido reconducir esta franquicia desde un primer título algo engañoso en cuanto a calidad hasta esta joyita que ya suena como uno de los mejores juegos de la temporada. Desde que lo vi por primera vez, este Assassin’s Creed no ha parado de darme cada vez mejor feeling.

– La reducción de contenido casual: A diferencia de los últimos (demasiados) años, la presentación de Ubisoft no estuvo plagada de jueguecillos tontos o de segunda categoría. Lejos han quedado los tiempos, gracias a Zeus, en los que las mascotillas, los Imagina ser, los minijuegos y otras baratijas por el estilo ocupaban gran parte de la gala de la compañía. En esta ocasión, las estrellas eran otras: Far Cry 3, Splinter Cell, Rayman, Assassin’s Creed y…

Watch Dogs, la gran sorpresa: Nadie se esperaba esto, una nueva IP. Ubisoft estaba demostrándole al mundo que es posible acaparar toda la atención del sector sin necesidad de recurrir a una franquicia o un personaje manido. Primero vino el desconcierto, después la incredulidad, luego elasombro y por último la euforia de un público que ya se había enamorado de Watch Dogs, un sandbox a lo GTA protagonizado por un tipo capaz de hackear todos los dispositivos del entorno. El nivel técnico era tan elevado que muchos  pensaron que estábamos ante el primer exponente de una nueva generación. Nada más lejos de la realidad. Aunque lo que se vio corría en PC, estamos ante un juego para las actuales plataformas. Excelente presentación, inmejorable forma de acabar una conferencia más que satisfactoria.

¿Qué opináis del revuelo que ha generado Ubisoft en este E3?

Nintendo en el E3 2012: la gran oportunidad perdida

El peor E3 de Nintendo desde aquel en el que apostaron por Wii Music como su título estrella. Así comienza este texto y así ha de terminar, ya que la decepción generada por la compañía nipona en su conferencia de este año no puede cuantificarse ni en bajada de acciones.

Microsoft dejó a la audiencia algo fría y Sony no hizo ningún esfuerzo por salirse de lo previsible. Todos sabíamos que Nintendo se iba a volcar al cien por cien en Wii U y, tras un año de silencio al respecto después de la desconcertante presentación de 2011, todos esperábamos —yo esperaba— un golpe de efecto que nos dejara impactados.

Mi alma de viejo nintendero, que migró a Microsoft y aprendió a valorar a Sony, anhelaba un regreso al espíritu de la SNES o tal vez al de la infravalorada GameCube. Pero no, los planes de Nintendo iban por otros derroteros: engañarnos, confundirnos y desilusionarnos, y hacerlo en tres actos.

El primer acto tuvo lugar hace un mes, cuando Iwata reconocía que la estrategia casual de Wii solo fue efectiva a corto plazo y que la compañía volvería a centrarse en los hardcore gamers. Estas declaraciones nos hicieron a muchos comenzar a construir castillos en el aire.

El segundo acto se produjo hace unos días, en una charla previa al E3 dada por Iwata en la que se revelaron algunos detalles del mando de Wii U. La minipresentación fue muy criticada, sobre todo por la escasez de contenido. A mí no me pareció del todo mal: el presidente de Nintendo insistió en que los gráficos de Wii U sorprenderían (más esperanzas), se mostró una especie de red social llamada Miiverse (genial, estaban soltando la morralla y se guardaban lo bueno para el evento gordo) y también un pad de estilo clásico (lo que indicaba que tenían a los jugones en mente).

Este es el único punto del texto en el que voy a defender a Nintendo, ya que se criticó a la compañía de haber copiado el diseño Microsoft. Estoy de acuerdo en que son muy similares, sobre todo a causa de la silueta, pero es que es obvio (siempre he defendido esta idea) que el mando de Xbox 360 es el más nintendero de los que existen actualmente. La cruceta, la disposición de los botones, las dimensiones, la ergonomía e incluso los colores son herencia directs del pad de GameCube y de los que precedieron a este, especialmente el de Super Nintendo.

Dejando este inciso aparte nos topamos con el tercer acto, el que ha tenido lugar hoy en Los Ángeles para estupor de propios y extraños. El inicio, amable y divertido, nos mostraba Pikmin 3 para Wii U. Estoy seguro de que será un gran juego, pero no creo que sea la mejor elección para iniciar una conferencia y mucho menos para usarlo como bautismo de fuego de una nueva plataforma. No, Pikmin 3 no demuestra las en teoría sorprendentes posibilidades de Wii U y mucho menos su potencia técnica.

El inicio podría considerarse un patinazo, pero no fue el último ni mucho menos el más gordo. La gala avanzaba lenta y soporífera, con poco interés y nula emoción: otro New Super Mario Bros. al que el “New” ya le empieza a quedar un poco grande, un Scribblenauts que podría ser el primero de Nintendo DS, más Wii Fit para perpetuar la línea casual de Wii y animar a la gente a recuperar esas “básculas” llenas de polvo y con pilas sulfatadas, una cosa musical llamada SiNG

Lo único medianamente atractivo en esta línea ha sido una especie de GTA de LEGO desarrollado por Travellers Tales. Por desgracia, el desánimo ya empezaba a cundir y era complicado valorarlo positivamente.

Para demostrar que sí se hará caso a los jugadores tradicionales, Nintendo ha mostrado títulos de otras compañías tales como Batman: Arkham City, Mass Effect 3, Ninja Gaiden 3, Tekken… En definitiva, juegos que ya están disponibles en las consolas de la competencia. En algunos casos, quizá en todos, se ha adaptado el control al mando de Wii U pero, ¿de verdad eso es bueno? Los usos que le veo al mando tableta me parecen más incómodos que prácticos, divertidos o espectaculares.

Solo los títulos de Ubisoft, la única compañía que parece que ha venido al E3 con los deberes hechos, me han parecido algo serios, al menos de primeras y sin contar el vergonzante Just Dance 4, un juego que hemos visto 20 veces con este mismo nombre u otros parecidos y que tiene bastante poco sentido cuando no funciona en Kinect.

Dejando a Nintendo 3DS aparte, puesto que en la conferencia solo se ha mostrado una sobredosis de juegos de Mario y se han reservado el resto de anuncios para una charla posterior, lo único que le quedaba a Nintendo por mostrar era Nintendo Land, una especie de Home de PS3 en versión happy multicolor,un espacio lleno de minijuegos para compartir con familiares y amigos.

Y así, tras una insufrible demostración del feo Nintendo Land (feo estéticamente y también en cuanto a calidad gráfica) que contradice sin tapujos el supuesto retorno a la filosofía gamer, ha terminado la conferencia de Nintendo, dejando a los espectadores con un “¿esto es todo?” en la cara mientras contemplaban los más tristes y espantosos fuegos artificiales de la historia.

Nintendo tenía que convencernos de que Wii U será una revolución en el sector y no lo ha conseguido. Ni siquiera me consuela haber acertado en la predicción de un cambio a color negro. Sin duda, este ha sido el peor E3 de Nintendo desde aquel en el que apostaron por Wii Music como su título estrella.

¿Qué os pareció la conferencia de Nintendo?

Sony en el E3 2012: apuestas seguras y ausencias destacadas

Tras una conferencia de Microsoft fría, otra de Electronic Arts poco sorprendente y a falta de ver qué tiene reservado Nintendo para este E3, solo las buenas sensaciones que dejó Ubisoft en su gala se interponían entre Sony y el triunfo mediático. Yo no esperaba gran cosa, nada de PlayStation 4, nada de bombazos inesperados… y así ha sido, una conferencia correcta, como la del año pasado, en la que Sony ha apostado por valores seguros.

Respecto a las promesas de nuevas experiencias de juego, acerté con lo que predije hace un mes: PS Move, realidad aumentada, interconexión entre PS Vita y PlayStation 3… Aunque tampoco en exceso. Sony ha presentado Wonderbook, libros basados en historias de J.K. Rowlling que combinan el uso de PS Move con la realidad aumentada. Pero no ha habido mucho más en esta línea. Parece que Sony ha decidido dejar en un segundo plano la tecnología 3D y la detección de movimientos para centrarse en productos más clásicos.

De hecho, los grandes momentos de la conferencia de Sony han estado ligados a títulos de corte convencional, lo que es en realidad un arma de doble filo: la tremenda calidad de los mismos contra la ausencia de sorpresa y originalidad. God of War Ascension luce espectacular, como es habitual en todos los God of War, pero ya sabíamos que estaría en la feria y nos imaginábamos un vídeo del estilo del que ha mostrado Sony. PlayStation All Stars Battle Royal, la flagrante copia de Smash Bros, no ha mostrado mucho nuevo, tan solo dos personajes: Nathan Drake y un Big Daddy de Bioshock.

Los platos fuertes —dejando a un lado las batallas navales de Assassin’s Creeed III— han sido, como cabía esperar, Beyond: Two Souls y The Last of Us. El primero de ellos, obra de Quantic Dream y el flipado de David Cage, iluminado creador de Heavy Rain (y que conste que el juego me gusta a pesar de que el tipo me cae mal), era quizá el juego más esperado de la conferencia de Sony. Finalmente solo han mostrado una cinemática, muy espectacular, sí, pero sin ningún detalle que nos indique en qué va a consistir la aventura. Todos pensamos que será bueno, pero más por fe que por pruebas palpables. Otra cosa diferente es The Last of Us, del que sí hemos podido ver escenas reales de juego con entornos maravillosos, comportamiento de los protagonistas de un realismo fascinante y una apuesta por la calma tensa frente a la acción frenética que destilan otros juegazos de acción que están por venir como Tomb Raider y Resident Evil 6.

En cuanto a lo que se ha echado en falta, destaca un nombre, uno cuya ausencia ya esperábamos, The Last Guardian. La última obra del Team ICO, que permanece en paradero desconocido desde que Fumito Ueda abandonara Sony. La compañía asegura que el desarrollo sigue adelante y que tendremos noticias sobre el juego a lo largo de este año, pero me escama mucho el hecho de que no haya estado presente en el E3. Tal y como se esperaba, tampoco se ha visto nada de Final Fantasy Versus XIII.

Pero lo que más he echado de menos ha sido un apoyo más radical a PS Vita. Desde que se le diese el primer gran empujón hace un año, la portátil de Sony no dejó de ganar popularidad. Por desgracia, las buenas vibraciones iniciales no han ido secundadas por buenas ventas. PS Vita necesitaba oxígeno y, en mi opinión, Sony no le ha dado el suficiente en este E3. La máquina recibirá juegos de PS One y, como grandes lanzamientos, Assassin’s Creed III: Liberation. aventura protagonizada por una heroína, y Call of Duty Black Ops: Declassified. ¿Bueno? Sí. ¿Escaso? También.

Como decía al principio del texto, Sony ha completado una conferencia correcta pero poco sorprendente que le deja a Nintendo vía libre para comerse el E3 si sabe convencer a la audiencia con el planteamiento y el catálogo de Wii U.

¿Qué os pareció la conferencia de Sony?

Microsoft en el E3 2012: el orden de los factores sí altera el producto

El broche de oro de la conferencia de 2011, Halo 4, abría el gran momento de Microsoft en el E3 2012. Pese a que no soy muy fan de la saga, reconozco que el juego tiene un aspecto impecable. Buen arranque, sí señor. A continuación, Splinter Cell Blacklist para mi gusto subía aún más el listón. Me maravilla cómo Ubisoft ha logrado que un personaje que en principio no me ha atraía nada me parezca más interesante con cada nueva entrega.

Sin embargo, en seguida comencé a temer que Microsoft repitiese la estructura de los dos últimos años, con un inicio amenizado por los juegos más atractivos y una segunda parte, mucho más tediosa, centrada en Kinect y los diferentes servicios complementarios que puede ofrecer la consola. Los peores presagios se hacían realidad poco a poco: fútbol americano, mejoras en Kinect, un servicio de música, un “juego” de ejercicio físico con patrocinador estrella

Pero la estructura de la conferencia se descontrolaba por momentos. No sé en base a qué propósito, Microsoft comenzaba a elaborar una extraña macedonia que alternaba productos interesantísimos como Resident Evil 6, el nuevo Tomb Raider o South Park: The Stick of Truth con anuncios más fríos, como los anteriormente citados, la previsible llegada de Internet Explorer a Xbox 360 o Dance Central 3, y otros absolutamente desconcertantes, como los tres nuevos juegos revelados (Ascend, LocoCycle y Matter) y una especiede Angry Birds en 3D.

La gran estrella de la conferencia, o lo que yo creo que ellos pensaban que iba a ser la gran estrella de la conferencia, era Xbox SmartGlass, un sistema que permite unir dispositivos tales como televisores, tabletas y smartphones, haciendo que los dispositivos móviles actúen como una segunda pantalla. La idea es obviamente una respuesta a la idea de Nintendo y su Wii U, aunque si me resultó poco atractiva en el caso de la compañía nipona, menos me ha gustado en el caso de Microsoft. Supongo que hasta que no veamos aplicaciones reales de esta tecnología no podremos valorarla justamente.

Dos videojuegos que en principio tienen mucho que dar, los nuevos Gears of War y Forza, apenas se dejaron ver unos segundos. Nada de detalles, nada de gameplay. Algo más mostraba Fable The Journey, una especie de mezcla entre Dragon Ball Kinect y Sorcery que no me inspira ninguna confianza.

Entre una de cal y otra de arena… y otra de alguna sustancia muy, muy rara, el final de la conferencia se acercaba, pero la esperanza no se perdía. Muchos soñaban con Alan Wake 2, otros mucho más ilusos confiábamos en ver “la patita” de la nueva Xbox. Pues ni lo uno ni lo otro, el punto y final llegaba de la mano de Call of Duty: Black Ops 2, un buen juego pero que no sorprende y que además se vendió de forma inadecuada, con una demo excesivamente larga.

Poco he acertado con mis predicciones. No habido nada de Skype ni de SkyDrive ni tampoco el teaser final que esperaba de la nueva consola. Tan solo he atinado con Internet Explorer y con la predecible insistencia en Kinect. Aunque lo que más me apena es que, salvo Halo 4, todos los juegos que me han llamado la atención —Resident Evil 6 (Capcom), Tomb Raider (Crystal Dynamics), Splinter Cell Blacklist (Ubisoft), South Park (THQ), Black Ops 2 (Activision)— ni son de Microsoft ni son exclusivos de Xbox 360.

En realidad, dado el panorama, tiene sentido que la próxima generación se haga un poco de rogar. Encomendémonos a las third parties, que están demostrando una gran maestría, para que nos sigan haciendo disfrutar de lo que queda de esta.

¿Qué os pareció la conferencia de Microsoft?

Castlevania y Metal Gear, hijos prematuros del E3 2012

Como la Navidad, cada año parece que el E3, la feria de videojuegos con mayúsculas, se adelanta un poquito más: rumores desde varios meses antes, filtraciones a las pocas semanas, anuncios oficiales a tan solo unos días del inicio del evento y conferencias previas. Este año la novedad ha sido el adelanto realizado por Nintendo la noche del domingo en una charla en la que dio los primeros detalles sobre Wii U, un par de días antes de su gran conferencia, prevista para el martes a las 18.00 hora española. La compañía nipona dio pie a mucha especulación y debate, pero dejaré mi reflexión para el martes, cuando todas las cartas de Nintendo estén sobre la mesa.

Hoy es el día de Microsoft y Electronic Arts y la noche de Ubisoft y Sony, pero hay una compañía que ya ha soltado toda su artillería. Como en 2011, Konami quiso garantizarse la atención de los medios de comunicación adelantándose a los grandes y anunciando sus novedades ya el pasado viernes. La apuesta de la compañía está clara: Metal Gear y Castlevania, dos franquicias veteranas que han recuperado, de un modo u otro, parte del vigor pasado.

La saga popularizada por Solid Snake abandona el “Solid” para convertirse en Metal Gear Rising: Revengeance, una aventura protagonizada por Raiden que deja de lado las intrigas y el sigilo para centrarse en la acción directa, rápida, violenta y espectacular. Es obvio que el juego abandona sus características clásicas para acercarse más al estilo de títulos como Devil May Cry y sobre todo Bayonetta (al fin y al cabo ha sido desarrollado por el mismo estudio, Platinum Games). A muchos les parecerá —y me consta que les parece— una blasfemia, pero a mí el cambio me gusta. Si Konami no es capaz de desatascar sus sagas, bien está que lo hagan otros.

Eso justo es lo que ha sucedido con Castlevania, una franquicia que no acababa de cuajar en su paso a las 3D hasta que cayó en manos de los españoles Mercury Steam. El equipo no solo ha desatascado la historia de los cazavampiros sino que la ha disparado. La prueba de esto es que el anuncio más destacado de Konami de este año ha sido Castlevania: Lords of Shadow 2 (no ver el vídeo si no se ha jugado a la primera entrega), la aventura que previsiblemente pondrá punto y final al arco argumental de Gabriel Belmont. Este título, desarrollado para consolas de sobremesa, se complementará con Castlevania: Lords of Shadow – Mirror of Fate para Nintendo 3DS, una historia que narrará los acontecimientos que tienen lugar entre la primera y la segunda entrega de la saga.

En la estrategia de Konami para este año tampoco faltan los valores seguros, por lo que no se echa de menos el Pro Evolution Soccer de rigor ni el correspondiente recopilatorio en HD. En esta ocasión, siguiendo los pasos de Silent Hill y Metal Gear Solid, la saga elegida para resucitar en alta definición es Zone of the Enders. Aunque hace mucho tiempo que se conocía su existencia, la compañía aprovechó su conferencia pre-E3 para mostrar nuevas imágenes del bonito Zone of the Enders HD CollectionPuede que ninguno de los anuncios de Konami fuese revolucionario pero a mí han logrado transmitirme la imagen más solida que ha mostrado la empresa en muchos, muchos años.

Puede que el panorama económico nacional e internacional deje mucho que desear, pero hemos de reconocer que este 2012 está dejando muy buenas sensaciones (Max Payne 3, Mario Tennis Open, Dragon’s Dogma, Sorcery, Diablo III, Street Fighter x Tekken, Prototype 2, The Witcher 2, Pandora’s Tower, Kid Icarus: Uprising…) y el E3 va por el mismo camino, con la conferencia de Konami, las sorpresas de Nintendo y su Wii U, las incógnitas de Sony y la conferencia de Microsoft…. ¡que está a punto de empezar!

Más tarde, más. ¡Disfrutad del E3!

Podéis seguir toda la información sobre el E3 en Vandal Online.