BLOGS

"El trabajo de los periodistas no consiste en pisar las cucarachas, sino en prender la luz, para que la gente vea cómo las cucarachas corren a ocultarse..." Ryszard Kapuściński

Archivo de la categoría ‘Reportajes’

Valladolid, capital del rodeo

Hoy la cosa va por capítulos.

Circular por las calles es cada día mas complicado. Me confieso uno de tantos afectados en sus recorridos diarios.

Un corte, una zanja, un carril menos… todos los días… termina agotando al santo Job.

Se lo he contado en papel a mis lectores de Valladolid y a vosotros os lo puedo hasta enseñar en imágenes.

Lo que eran 200 metros y 15 segundos se convierte en una odisea de casi 3 kilómetros que tardas más de 7 minutos en recorrer.

Capítulo 1: San Ildefonso

Capítulo 2: Túnel de Labradores

Capítulo 3: Puente de la Condesa Eylo

Soy consciente de que las obras son progreso, un coñazo, pero progreso al fin y al cabo.

Lo que no tengo tan claro es si los políticos lo hacen adrede y juntan todas las obras al mismo tiempo para pasar el mal trago lo ante posibles, o es que no tienen la capacidad de gestión que se espera de ellos.

¿Somos los ciudadanos muy exigentes y poco comprensivos? ¿Nos quejamos por puro vicio? O en realidad ¿Se podría hacer mejor y escalonar las obras para no saturar a los vecinos? ¿En vuestras ciudades pasa lo mismo?

Por cierto, hoy me he sentido (un poco) como el compañero de nilibreniocupado. Desde estas líneas le expreso mi más profunda admiración: ¿Cómo le quedarán fuerzas para hacernos disfrutar de su blog después de estar todo el día al volante?

Apatrullando la ciudad con el multamóvil

Buenas… En otras ciudades de España, el multamóvil, multacar, fotomultón o como la sabiduría popular o el político de turno hayan decidido llamarlo, lleva funcionando ya mucho tiempo.

Sin embargo, en Valladolid, acaba de estrenarse para el terror del club de los amigos de la doble fila. Hemos publicado mucho sobre el asunto, así que hemos querido acompañarlo para ver cómo funciona.

Hay partidarios y detractores. Ciudadanos de bien que asumen el invento como un instrumento para el bien común y una mejor circulación; e infractores potenciales que sólo ven en la maquinita un invento diabólico diseñado exclusivamente para recaudar y en el que los agentes de Policía Municipal le sacan brillo a los colmillos antes de chuparte los 60 eurazos de la cuenta corriente, y ahí, ni el ajo, ni la luz del día pueden ayudarte.

Primero vamos a verlo, y luego reflexionamos:

Reconozco que, personalmente, me esperaba menos manga ancha. Creía que el multamóvil iba a disparar tantas fotos que los de kodak tendrían que inventar un disparador más rápido para poder abastecer la demanda.

Sin embargo, me he encontrado con Pablo y Cruz, dos agentes comprensivos cuando han tenido que serlo e implacables cuando no les ha quedado otro remedio.

Me confieso, desde hoy, un defensor a ultranza de las nuevas tecnologías aplicadas al tráfico.

No van a saco a por el pobre pardillo que ha parado un minutito para hacer un recado. Han sido incluso amigables con el repartidor que, ¡pobrecillo! no puede hacer otra cosa. Ahora, si el coche molesta y la está mangando parda, no hay segundas oportunidades que valga, ya llegará la recetita.

Os planteo… ¿Creéis que he sido muy fácil de convencer? ¿A vosotros que os parece bien, mal regular? ¿Es recaudatorio o útil contra la doble fila? ¿Nos creemos la buena fe y comprensión de los agentes o se han puesto la careta de bonachones para la tele?

Por cierto, ¿De qué otras maneras se conoce al multamóvil en España? ¿Alguien se atreve a apostar cuántas multas van a poner en un mes?

Abran juego…

Quitamiedos que asustan

La polémica de los guardarraíles asesinos no es nueva, ni mucho menos. Y eso es, precisamente, lo que me llama la atención.

Los actuales quitamiedos son el terror de los moteros. Caerse en una carretera con esos sistemas de ‘protección’ es, según ellos, mutilarse sin remedio.

¿Por qué se siguen instalando?

Si no hubiera empresas que han desarrollado sistemas eficaces que evitan en un porcentaje muy elevado los riesgos para los motoristas, pues oye, lo entendería: no hay alternativas. ¡Pero es que ya las hay! Madrid es, es este aspecto, un ejemplo.

Pues nada, aquí en Valladolid, tal y como publicamos hace algunos días, no nos hemos enterado:


Quitamiedos

Hace poco que acabó la concentración de Pingüinos y los guardarraíles fueron, de nuevo, motivo de conversación y de protestas.

¿Quién es responsable? Los políticos o las empresas adjudicatarias de las obras. ¿Es cuestión de pasta o de falta de compromiso?

Recordad que podéis utilizar el videoblog para enviarme vuestros vídeos con comentarios, protestas o cualquier cosa que se os ocurra, siempre que sea digno de reflexión o ilustrativo de algo interesante para debatir. ¡Claro!

San Antón ¡qué bendición!

Hoy es San Antón, pero mejor que yo, os lo cuenta la compañera de En busca de una segunda oportunidad.

Aprendo mucho leyendo sus historias, entre otras cosas porque -lo confieso- no tengo capacidad de encariñarme con los animales. No es que no me gusten, ¡qué va!, pero no me hacen ni fu ni fa.

Nunca he tenido perro, ni gato, periquito o animal de compañía alguno. Quizás sea por eso. Me llama mucho la atención que la gente sea capaz de llevar a su gata a la peluquería o que se levanten una hora antes ¡con lo bien que se está en la cama! para pasear al can a temperaturas bajo cero y aunque caigan chuzos de punta.

No digo que sea absurdo, digo que admiro esa capacidad de sacrificio por un animal. Creo que yo no podría. Sencillamente, no me salen ese tipo de sentimientos.

Para muestra de cariño hacia sus mascotas, la gente que los bendice por San Antón. Ahí va:


Sananton

Y ahora sí, lo que me parece ridículo o, al menos, un pelín exagerado, es que se le pongan vestiditos a la perrina para que no pase frío. ¿Soy yo el rarito?

Por cierto, hay peluquerías caninas, hoteles, masajistas… ¿Qué otros servicios para animales conocéis?

Os recuerdo que podéis contribuir al blog con vuestros vídeos. Si tenéis algo interesante que queréis compartir y os parece bien que éste sea el lugar para que todos debatamos sobre ello, ¿por qué no?

El detector de ‘picoantenas’

No hace falta que lo que se cuenta sea novedoso para que pueda resultar más que interesante. Es el caso, o al menos, a mi me lo parece.

¿Habéis oído hablar de las picoantenas?

No os puedo poner enlaces con una definición de la wiki, porque no la hay.

Son receptores de telefonía móvil que en vez de estar en las azoteas, se encuentran en las fachadas de las calles estrechas, para potenciar la cobertura.

Nadie ha podido demostrar que las antenas de telefonía y sus campos electromagnéticos son perjudiciales para la salud, o sí.

Uno de mis amigos siempre me dice que por cada estudio que le presente afirmando algo, me busca otros tres que demuestran lo contrario. Y algo parecido pasa con las antenas.

Para algunos científicos no pasa nada y acusan de alarmistas a quienes previenen sobre los posibles riesgos. Otros creen que el riesgo para la salud es una realidad y que es necesario tomar cartas en el asunto cuánto antes.

En papel también publicamos un reportaje, aquí podéis ver cómo salimos a buscar picoantenas con un detector de campos electromagnéticos y podéis observar cómo están donde menos te lo esperas.

Es imposible abordar en tan pocas líneas un asunto tan complejo. No es mi ánimo profundizar o presentar aquí todos los argumentos a favor y en contra. De hecho, ni siquiera me veo preparado para tener una opinión personal y decantarme por si las antenas son malas, no son malas en absoluto, son malas pero no tanto, o aunque son malas son necesarias…

Para quienes busquen más información, recomiendo partir de www.avaate.org

En fin. Pero sí quiero lanzar varias preguntas. Si hay una duda, por mínima que sea, ¿No debería de respetarse el principio de precaución? Con tanto dinero que se invierte en investigación, ¿Cómo es que hay tantos científicos que se dedican a analizar el asunto sólo de forma parcial y, por lo tanto, poco concluyente?, ¿Por qué no se juntan varios científicos, patrocinados por varios países, para hacer un macroestudio completo y multidisciplinar del que se puedan obtener resultados concluyentes de una vez por todas?, ¿A caso lo hay y no lo conocemos? ¿Pasa con las antenas como con la vacuna del Sida, qué priman más los intereses económicos que la verdadera voluntad de resolver el problema? o ¿Es sólo otra teoría de la conspiración?

Por cierto, si no son malas ¿Por qué se molestan en disimularlas? Y vaya por delante que no me creo que sea para reducir el impacto visual. ¿Vosotros qué opináis?

¿Terminaremos todos trabajando en domingo?

Sí, ya lo sé. Los policías, médicos y bomberos también trabajan las fechas señaladas y fiestas de guardar (a mi me toca en Navidad). Pero… ¿Los mercados de abastos?¿Un domingo?

No sé en otras ciudades, pero en Valladolid no ocurre con frecuencia. A lo mejor os parece un tanto provinciano, pero me planteo varias cosas:

1.- Si son autónomos y el negocio es suyo, que hagan de sus lomos lo que les venga en gana. Ahora, si tienen asalariados detrás del mostrador, la cosa cambia un poco.

¿Creéis que la forma de defenderse de las grandes superficies y de las cadenas de supermercados es abriendo un domingo?

2.- Por otro lado, como consumidor que anda escaso de tiempo, me parece genial tener la posibilidad de comprar un domingo. ¿Y a vosotros?

En fin, esto es lo que piensan algunos de los tenderos:

Primero fueron los cortes ingleses y carrefures, después los comercios en general (contando las tiendas de chinos abiertas las 24 horas los 365 días del año). ¿Qué será lo siguiente? ¿Terminaremos todos trabajando en domingo? ¿También los funcionarios?

¿Dónde están los malos conductores cuando se los necesita?

Hoy voy a confesar que estoy algo molesto. Como conductor, observo a diario cómo por despiste o debido a las prisas (yo el primero), muchas veces no paramos a tiempo para permitir cruzar la calle a un par de abuelos que, cautos ellos, aguardan su turno.

Pero es que como peatón, no sería la primera vez que me abalanzo sobre la calzada obligando a algún cagaprisas a dar un frenazo y, de paso, a mentarme a la pobre madre.

Me había propuesto demostrarlo cámara en ristre. No tengo testigos, pero he llegado a contar hasta seis coches pasando olímpicamente del paso de cebra mientras dos o tres peatones aguardaban en la acera.

Del mismo modo, he presenciado un par de kamikazes que no han sido atropellados gracias a los reflejos del conductor y al todopoderoso abs.

Pues bien, ninguno de ellos pasó por allí cuando yo quería… Dadle al Play

¿Somos más cívicos y respetuosos de lo que pensamos? o ¿Simplemente he tenido mala suerte? ¿Quién creéis que debe ser más cauto, los conductores o los propios peatones? ¿Dónde están los malos conductores cuando se los necesita?

Me voy de botellón

Los alumnos de empresariales celebran su fiesta con un macrobotellón. Pero ojo, Valladolid no es una de esas ciudades en las que los jóvenes la toman con una plaza cada fin de semana para el cabreo de los vecinos y de los operarios de limpieza.

Se pueden ver algunos grupitos en algún parque o en la mundialmente conocida playa de las Moreras ¡Vaya, vaya, aquí sí hay playa! Lo que sólo se produce de vez en cuando son esas gigantescas concentraciones de jóvenes bebiendo calimocho al compás.

Hoy he asistido al nacimiento de una de esas citas masivas, y la verdad es que el comportamiento de los chavales estaba siendo ejemplar. ¡Claro que estaban entonándose! Pero muy formalitos. Mirad.

Probablemente, a medida que aumente el número de estudiantes y la cantidad de alcohol en la sangre, las buenas intenciones y la educación desaparecerán de una forma inversamente proporcional.

Por cierto, ¿Se bebe calimocho en otras zonas de España? ¿Cuál es la bebida favorita en los botellones de vuestras ciudades? ¿Me ayudáis a hacer una lista con sinónimos de borrachera?: Tajada, cogorza, castaña… un dos tres responda otra vez.

¡Nos quedamos sin tasquitas!

Hoy he aprovechado el viaje. Desde que trabajo en 20 minutos, hemos cerrado ya tres garitos con solera, y no por ser los últimos en salir (que algún día también).

Me acuerdo cuando publicamos las últimas horas del Penicilino, o cuando el Fortuna 25 ponía el último café para dar paso a una cadena de ropa.

En esta ocasión, no puedo evitar implicarme emocionalmente, porque se nos va la Bodeguilla de Pedro. Parte de mi infancia.

Es una de esas tascas que, sacadas de contexto, rozaría el surrealismo. Allí se dan cita abuelos del barrio, yonkis y un agente comercial.

Si nunca habéis estado allí no lo podéis entender, o sí, porque seguro que vosotros también tenéis la vuestra.

Que sirva este vídeo para homenajear a las miles de bodeguillas y de pedros que, seguramente, hay en toda España. Lo reconozco, soy un nostálgico de los lugares rancios. Nunca me sentiré más cómodo que en la esquinita de cualquiera de ellos, mirando… simplemente, mirando.

¿Por qué no me enviáis vídeos de vuestras tascas favoritas? Sólo tenéis que enchufar la cámara o el móvil y presentarnos a todos esa taberna del barrio en la que tantos órdagos habéis perdido. Si hay buena respuesta, hacemos un concurso con votaciones.