Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

¿Hemos cambiado ya de imperio?

No pasa nada otra vez. De vez en cuando ocurre, qué paz. De momento. La paz siempre es noticia. Sin foto ni vídeo.

Marlaska dice que no piensa dimitir, y que recurrirá lo del coronel. La comandante de la GC en Teruel es una mujer.

Teruel Existe! ha dado el ejemplo mundial a la España vacía, que la semana pasada celebró su existencia en forma de asociación o algo así. Esa iniciativa da que temblar a los partidos enquistados en erial.

La España vacía impugna el modelo, aunque como el modelo ya está impugnado por tantas cosas, una más ni se nota. La decadencia puede pasar inadvertida precisamente por serlo.

El modelo es el modelo esp y el modelo mundial. Ahora todos los análisis se van a China y su nueva gama de exigencias y estrategias que nadie entiende y que se resumen en esto:

Apoderarse del mundo.

Que es lo que hacen los imperios cuando pueden. Mangonearlo todo.

China tiene un powerpoint tremendo y lo aplica a saco. Con un poco de sanidad pública decente aun veremos el cambio de era y pasaremos de súbditos de USA a súbditos de China. O quizá ya estamos pasando.

Quizá ya nos están pasando de un imperio a otro, como un barco de reses o de containers.

Aquellos coachs o coaches del lustro pasado que insistían en medirlo todo no acaban de saber medir este tránsito de imperium.

Transitum imperii.

De Mao a Xi, aibá Supermaño cómo nos han cambiado. Pearl S Buck: China, lágrima innumerable, etc.

Por c o por b los chinos (o xinos, para homenajear a Xi) no quieren que se sepa nada del origen del virus. Australia, ojo.

Nadie quiere que se sepa nada de nada, y menos de lo suyo.

Facebook ha perdido (o vete a saber, como lo Cambridge Analytica) quinientos millones de perfiles, con correo, teléfono y todos los identificadores. El pan nuestro de cada mes.

Google se busca a sí mismo: la mayoría de las búsquedas conducen a él. Es normal, nadie quiere que se le vayan las visitas, un enlace externo es un lujo poco frecuente. Lo normal es autoenlazarse. La autoglosa del yo corporativo. RSC egoselfie.

Y venga cookies, el último achuchón, hasta que inventen algo peor. El progreso inverso de internet.

Bitcoin y el mundo blockchain en general ya se ha insertado (insert coin) en la azarosa vida institucional mundial. Quien no tiene su plan cripto no es nada.

En España (esp) y su Europa (eu) seguimos con el atasco de vacunas. Las vacunas no nos dejan ver el virus.

Se comprueba que las declaraciones no fabrican vacunas. Si no todos tendríamos una farmacéutica en el bolsillo.

Vacunas por goteo. Ahora ya pueden colarse miles que nadie se da cuenta o ya da igual.

El sistema va por goteo, el modelo, lo que sea esto.

Quizá ya hemos cambiado de amos y no queremos darnos cuenta del todo.

Aprisa y corriendo a última hora a instalar fábricas de chips y baterías.

 

El fútbol podría combatir el racismo, la homofobia y otros atrasos, pero en fin

En el partido Cádiz Valencia un jugador local insultó (presuntamente) a un rival, que abandonó el campo. Los jugadores del Valencia se solidarizaron con su compañero e hicieron lo mismo. Luego volvieron y siguió el partido. Según el insultado el agresor lo llamó “negro de mierda”. Siguió el partido y el insultado se quedó en el banquillo hecho polvo, fue sustituido. Mientras que el insultador siguió jugando. La presunción de inocencia.

Es interesante escuchar las reflexiones de Lewis Hamilton, siete veces campeón de Formula 1, tras la muerte de George Floyd bajo la rodilla de un policía (ahora están juzgando el caso).

 

 

Los comentarios están cerrados.