Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Linares

La época avanza devorándolo todo. En la masace de San Valentín, que este año ha traído elecciones en Cat, ha estallado Linares, en Jaén.

Destellos y balines de Mad Max en un mundo que se derrumba hora a hora al ritmo que cierran tiendas, negocios y vidas.

Mundo amazónico, te traen a casa cualquier cosa que vale cinco euros y los portes gratis, los portes es una persona real, una persona con una vida completa, incluso sueños y futuro y pesadillas.

Todo tiene dos caras y mil millones de lados, el poliedro se convierte en una esfera.

Linares.Jaén.

El vertedero vasco que se hundió, hace un año, en el olvido. Errekaleor, en Vitoria-Gasteiz. Barrios fuera de las afueras y fuera del sistema. Cada ciudad tiene una o uno. Aunque no hay un atlas del conjunto, a quién le interesa.

Lo de Linares es casi un motín. Lo de Linares es lo que hay, el año 21 se hincha cual perro ahogado (semihundido).

El gentío, que espera el maná, por arriba y por abajo. La policía que no llega a todas partes, a tantos focos de insumisión, desesperación.

El caso Cifuentes, absuelta, puede disparar los másters de pega, el descafeinado, la leche sin lactosa, el máster sin máster.

La vida errante del siglo 21, mañana es miércoles de ceniza, que este año es literal.

La ejecutiva se reúne para que dimitan otros. O nadies. La pena del máster colea. El deep state vigila hasta el mínimo chasquido que pueda afectar a su sueldo hereditario.

El mundo que come debate sobre si el bitcoin es una moneda o no. Elon ha puesto 1.500 M$ pero Lagarde sostiene que no es una moneda. Es un ente metafísico, igual que los crujidos de Linares.

Es el imperio bizantino que se derrumba.

Se podrá comprar un Tesla con bitcoins o viajar a la luna en las naves turísticas, clic clic. Debates filosóficos el blockchain permite a Navalny, encarcelado por Putin, ingresar millones de euros sin pasar por el rublo, sujeto al control de Putin.

El bitcoin escapa a la censura, es un dinero raro que funciona por matemáticas, como todo. El amor contable. La vida en Linares, Pim Pam.

Los polis patrullan sin parar. Hay prevención, el país, como todos, podría escaparse de las manos. Chispazos aislados. Rutinas de luces azules rebotando en las fachadas cerradas, escaparates on sale, se alquila, se pudre. La vida covídea sigue más o menos.

Goldman Sachs te enseña a invertir, solo hacen falta mil dólares.

Spotify ya ha dicho a sus empleados que trabajen donde quieran. Teletrabajo y jornada de 4 days.

En Spain permanece la “cultura” ancestral: mil horas presenciales y malos tratos. Por eso el país no arranca ni produce, aunque estamos orgullosos de él, que puede ser reformado poco a poco, siempre a mejor/peor. Según vengan las directrices de la Unión.

Que no manda los euromillones, hay que esperar, el que ha de dar el OK siempre se hace el remolón.

Quizá cuando llegue la avidez sea tanta que se agote en el primer bocado.

Y en plenas eleccs Cat circula un rumor de tiros y disturbios por ahí por Linares. Chispazos anticíclicos del ocaso covídeo, que cae a peso sobre un paisaje ya destroy.

Pero es dinero el bitcoin o no.

Los comentarios están cerrados.