Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Archivo de noviembre, 2020

La política de aerosoles

Estamos en el pleno populismo comunista bolivariano, según dicen. O sea, ya ha venido el futuro y no es neoliberal, aunque esa moda tampoco ha desaparecido, sino que se hibrida o se marida en un mix indisoluble. La vida posmoderna, gaseosa cual el virus que nos pulula y a veces se nos mete, nos inyecta sus garfios, el muy canalla.

Así como el virus danza en los aerosoles, que flotan sine die, así es la vida moderna de los estados, pura frivolidad de cargos electos antisistémicos que contratan asesores de memes estrafalarios, pura seducción de quita y pon, la política de aerosoles. Véase Trump y su émulo de Reino Unido, que despide a su ayudante. Ref. el documental Brexit.

La política de aerosoles, como el virus, se mete por todo. Y es invisible. Te contagia, te polariza… y provoca a tu sistema inmunológico hasta hacerlo estallar.

Estamos en la cogobernanza dedazo, pleno sanchazgo. Cuando aprueben los PGE alcanzaremos la Sanchería, un populismo frankensteiniano matizado por Europa, la Gran Matizadora Merkelinder.

La UE nos embrida, o en eso confiamos, al igual que nos protegió del secesionisme rampant, ahora en trance de rehabilitación y homenaje. Aquel Trapero, que puso a los guardias de brazos caídos en el referéndum del 17, ya ha vuelto al mando. Europa hasta nos protege del celo de nuestros jueces supremos, matizando también algunas sentencias, autos, memes.

En general todo queda en nada. En la política de aerosoles las declaraciones no las entiende ni el que las hace/emite, excepto que metan miedo o exciten emoticonos. Emociones casi no hay porque ¿quién tiene tiempo?

Todo avanza hacia el poderío sin límites, que será la Sanchería, mil años (o sea, diez) de mando polimórfico populístico, agitprop y colocar amigos, que viene a ser una variación de estos cuarenta años de democracia a plena corrupción.

Todo sistema engendra sus memes obligatorios y secreta y combate a sus heterodoxias, y ahora ese marco se ha roto, como se han roto todos los marcos en el vasto mundo. China se ha hecho un club de amigotes sin aranceles, casi un tercio del orbe. Mientras el resto sigue seguimos peleando con los aerosoles. Pero a China le puede salir cualquier día un susto, pues no hay inmunidad que mil años dure.

Aunque casi mejor que no pase nada más.

 

 

 

Aceptamos que muera gente siempre que no pare todavía más la economía

Hemos asumido que muera gente por covid para que no cese la actividad económica, o no cese más.

Es una decisión silenciosa. Que muera gente pero que no se pare la economía. Confiamos o apostamos a que no seamos nosotros los desagraciados, que les toque a otros, si son desconocidos y lejanos, mejor.

Serán cifras, curva, estadísticas. Algún caso aislado se airea, alguien famoso, alguna historia tremenda…

¿Quién ha tomado esta decisión? En principio las autoridades, que nos confinan a trozos y en zonas amplias, ciudades, provincias, regiones… Y luego, todos, pues nadie protesta por este nuevo estado, nueva postnormalidad o postmortalidad asumida.

Que no nos toque esa ruleta rusa, infame lotería covídea.

Muérase usted para que viva yo, lo de siempre pero a lo grande.

 

 

 

Angulas, caviar, sol y champán

En España nos quitaremos del virus con vitamina D, que no tiene que ver nada con la votamina (ya hemos votado muchas veces).

Del virus todo es oscuro. Cada día surgen hallazgos de cosas raras, inventos, aproximaciones. ¡Hasta una vacuna que hace subir la bolsa! ¡Milagro!

De vez en cuando China alerta de que ha encontrado virus en comida congelada procedente de otros países. Ya casi se descarta que el virus se transmita por el contacto con superficies, al menos eso se dice, ahora solo es aéreo… Pero…

Nadie sabe nada. O, como canta Raphael: ¿Qué sabe nadie? (Vídeo)

Pero en Wuhan dicen que han encontrado virus en carne congeleada procedente de Brasil. ¿? ¿El virus aguanta bien la congelación, no se rompen las moléculas, no se le forman cristales? ¿Llegan vivos o muertos?

¿Cómo se atreven en Brasil y en otros países a mandar virus congelados a China? Es una provocación.

Esta semana informa ABC (y es su pieza más leída) del hallazgo de un nuevo gen en el bicho, según la revista eLife. ¿Un nuevo gen desconocido hasta la fecha? ¿Por qué nadie se ha hecho eco para confirmar o rebatir esta noticia? ¿La han revisado sus pares? ¿Será supervisada por la Agencia Antibulos del Sanchismo?  “Un gen superpuesto, un gen dentro de un gen”. ¿Será posible?

El sars-cov-2 invoca cada día nuevos remedios. Hoy, el CSIC propone que se dé vitamina D a todos los españoles porque al parecer un alto porcentaje de los que padecen covid severa tienen carencia de ella.

Parece un rap regaetonero: Que se dé vitamina D (repetir mil veces).

¿Y dónde está esa vitamina D?

¡El sol, angulas y caviar! Justo lo que nos falta a los españoles.

El gob sanchero, consciente de esta recomendación, ha encargado ya grandes remesas de angulas y caviar –¡y champán barato!– para todo el censo y allegados.

El champán no incluye vitamina D, pero es necesario para subir un poco la euforia, que desde el 2008 anda más baja que la propia vitamina.

Estamos medio desnutridos de pura pena. Nada hay más triste que se pinche una burbuja y que te pille dentro. Y eso es lo que nos pasó en el año 2008 y hasta hoy… que hemos empalmado con esta monserga del covid chino de Wuhan. Ay mama.

Menos mal que el gob sanchero y su infame y legítima coalición van a repartir sopa de pescado, angulas y caviar.

¡Y champán!

El sol ya lo tomaremos si sale. ¡Viva la vitamina D!

 

 

 

Mascarillas baratas presupuestos caros

Mascarillas bajo IVA, lío y dinero. El gob ha apostado porque pague esta prenda esencial el gentío, con su iva del 21%. Ahora rectifica pero reconoce que era por el ahorro.

La prenda íntima esencial de la era covídea es obligatoria… y cara. El tuit del camionero en Portugal.

Mucha gente lleva la misma prenda toda la semana, la estira y habrá un porcentaje de población que solo cumple la norma pero no protege ni se protege. El IVA en este caso quizá IBA contra la salud.

La tenaza vida/dinero está burbullendo todo el tiempo de pandemia. Se nos come.

Mascarillas baratas (y certificadas, que no haya más pufos) y presupuestos con Bildu. Se normaliza la paz, con los muertos y los años y el dolor inmenso. Es posible homologar el horror porque ya hace años que no mata, pero duele.

La cesión permanente a los nacionalismos –la lengua única en Cat– viene del ERROR 404 de la Constitución, de haber cedido privilegios, incluso fiscales, que son los decisivos, cuando entonces. Y del valor de los votos. Lo explica con claridad, como tantas otras cosas esenciales:

Manuel Pizarro en el Club Tocqueville, (vídeo).

Sin mayoría todo sale caro. Tampoco parece que el psoe, a pesar de las críticas baroniles, vaya a romperse por esto. Otra cosa es el país, que lleva rompiéndose desde cuando entonces.

Trump sigue forzando los límites de la democracia. Ha nombrado cargos de Defensa, está en plan bananero y el mundo tiembla (o se alegra, según las ganas de lío), ante este desastre. Se van a contar a mano los votos de Georgia. Los misiles están en alto.

Luces de navidad en Confinlandia, en medio de una crisis institucional en USA que puede desbaratar el mundo.

Quizá la encíclica del Papa Francisco, que viene en dosis breves, párrafos numerados, podría ser útil. Pero la sangría de la pederastia sigue sin resolverse y se come todo lo demás.

La Iglesia, como todo en general, necesita ya la igualdad de las mujeres, que sean sacerdotes, y que se puedan casar. Si el Papa ya padece el cisma de facto mejor sería ir con todo, que el celibato de los curas no está en el Evangelio. “El reino de Dios ya está entre vosotros” (Lc 17. 21), pero no es fácil de ver.

__

Tras el espléndido Motel Margot, de Octavio Gómez Milián, un nuevo blog en 20M: Magda Barceló en Sin perdices, Lo que a menudo nos fastidia un final feliz.

 

 

 

 

 

 

 

 

La era posTrump es “El Gabinete del doctor Caligari”

Mike Pompeo, secretario de Estado de Estados Unidos, se niega a aceptar la victoria de Joe Biden. Ayer martes Pompeo dijo en una rueda de prensa que habrá “una transición tranquila” hacia un segundo mandato de Donald Trump como presidente del país.

“El mundo debe tener plena confianza en que la transición necesaria para que el Departamento de Estado esté efectivamente operativo hoy, y efectivamente operativo con el presidente que estará en el cargo el 20 de enero por la tarde, será una transición exitosa”.

La era posTrump es la era Trump. Y Biden, esperando aun el recuento definitivo de los votos, es un zombi in pectore, quizá un ex presidente. Quizá vamos a un mundo covídeo en el que cada país tenga dos presidentes enfrentados, alguno en juicio, otro entrando y saliendo del exilio… Venezuela, Perú, Bolivia, Brasil…

Lo que ocurre en USA y en gran parte del mundo es como “El Gabinete del doctor Caligari”. En el que los locos somos los espectadores.

El gabinete del doctor Caligari (1920) subtitulada español – dirigida por Robert Wiene y escrita por Hans Janowitz y Carl Mayer

(La imagen corresponde al sonámbulo de la película).

Del posTrump al CoBiden

Biden ya reina pero no gobierna. Las fuerzas están al 50%. Las instituciones, personalmente, igual. Las instituciones son personas en su salsa, con sus terrores y sus ansiedades…

Trump no rebla, los fiscales se palpan las americanas. Biden reina en parte, un 50% simbólicamente. No es poco. Ahora la democracia es simbólica. Todo es así, mera seducción. Lipovetsky de nuevo.

Estamos en la transición del posTrump al coBiden, ay.

El mundo antiguo disfruta al librarse de Trump, ese espectro del futuro distop, pero el hombrón sigue ahí, forzando la máquina simbólica, la judicial, las instituciones….

Trump, cual virus, ha infectado a medio censo o más. No hay inmunidad, ni vacuna. Solo el tiempo, quizá otra década, ay.

Ayer anunciaron una vacuna de las nuevas, de las que usan el ARN, y se destapó el champán.

Muertos, euforia y bolsas.

Las vacunas van y vienen en el espacio simbólico, que se hace real en las cotizaciones de los mercados.

El esfuerzo mundial para amortiguar el daño de este bicho sars cov 2 puede traer grandes avances en otras enfermedades de siempre, nuestros terrores diarios amén.

La ciencia acelerada, si lo hace bien y rápido (muy rápido no es) se consagrará como nuevo deus et machina.

Que vaya naves a Orión mola: que nos quiten el Mordor mola más.

La IA ya casi gobierna en silencio. No termina de arrancar. rrrrr

Lo que más daño le hace a posTrump es que la buena nueva de la vacuna la han dado cuando él ya está fuera de juego. Ese es el indicio simbólico decisivo que le da la puntilla.

Lomo duro, censo apretado.

Lo peor es que el mundo posTrump nadie lo imagina… y el mundo CoBiden es el fabuloso mal menor. Coviden.

Análisis de Manolo Monereo en Cuartopoder.

 

 

Biden quizá no llegue a la Casa Blanca

Joe Biden ha ganado pero no parece fácil que llegue a la Casa Blanca. Trump no rebla. Lo suyo es la locura y el caos, lo ha demostrado en sus cuatro años.

Se trata de saber si en estos dos meses va a admitir su derrota o va a estresar el sistema. Esa es la duda de este lunes preBiden.

El sistema da por buena la victoria, pero Trump no admite más sistema que él.

El mundo moderno se acabó, ahora es otra cosa, asiática, tecnológica, china, pandémica.

Todo es deuda y el dinero es financiero, deuda. Se crea de la nada si tienes poder (estado, bancos centrales y de los otros).

Casi todo el dinero es opaco. El blockchain y las criptomonedas son la incipiente alternativa popular al dinero opaco de los grandes evasores.

En España. cuando Franco, ya se llevaban el dinero a Suiza. Es universal.

Estamos ya en manos de la IA, que va aprendiendo sola, sobre la marcha, a conducir, a jugar, a lanzar misiles, a pilotar cazas en simuladores (la IA les gana a los pilotos).

El temazo es si la IA se nos está yendo de las manos o ya se ha ido. Quizá ya se fue.

A Google (Alphabet) le imputan por monopolio (últimas disposiciones de la admin Trump) pero ella ya está en otra dimensión, cuántica, máquinas que se organizan y aprenden solas. Pronto no habrá nadie en la sede central, ni un bot.

Las sedes de esas corps que hoy dominan el mundo son ya museos para turistas, cuando vuelvan los turistas, anacronías

A este postmundi llega Biden, que quizá no llegue a reinar.

Todo se acelera sobre un lecho de qbits que deciden a oscuras, en sus silos de procesamiento climatizado, búnkeres remotos.

Mientras, quizá por el malestar de un mundo que ha perdido la capacidad de decidir, las organizaciones y los países y las familias se escinden en dos bandos enfrentados, tal como predice el Evangelio.

Dos bandos cuya única sustancia es enfrentarse.

En este postmundi el ganador preBiden anuncia su esfuerzo por resturar la armonía y superar el odio del que Trump es un caso de éxito.

La era del resquemor está en pleno apogeo. Por eso quizá Biden no llegue a la Casa Blanca.

 

El himno de España tocado por la banda boliviana es como el Ecce Homo restaurado por Cecilia, la de Borja.

La banda es del Regimiento de Infantería de Colorados de Bolivia, tal como reza en el bombo.

La orden ministerial contra la desinformación -Nivel Kafka XXL– podría servir para imputar a los que la han redactado

El documento “Orden PCM/1030/2020, de 30 de octubre, por la que se publica el Procedimiento de actuación contra la desinformación aprobado por el Consejo de Seguridad Nacional” es pura desinformación Nivel Kafka XXL.

Además, es incomprensible.

Por lo tanto es anticonstitucional, como la mayoría de lo que publica el Estado:

La función del Estado (al menos el español) es ser incomprensible para sí mismo y para la ciudadanía que lo sufre.

En ese sentido la orden ministerial cumple con lo esperado.

Tres párrafos consecutivos:

“Por tanto, y con la finalidad de dar cumplimiento a los requerimientos establecidos por la Unión Europea e implementar a nivel nacional las políticas y estrategias promulgadas en el ámbito de la lucha contra la desinformación, urge redefinir los aspectos implicados mediante la identificación de los órganos, organismos y autoridades que forman el sistema, y marcar el procedimiento sus actuaciones. Para ello, se desarrolla el actual documento obteniendo así respuestas a las necesidades detectadas en este contexto.

Las acciones y procesos recogidos en este procedimiento ayudarán a mejorar y aumentar la transparencia con respecto al origen de la desinformación y a la manera en la que se produce y difunde, además de evaluar su contenido.

Por otro lado, dichas acciones apoyarán el fomento de la información veraz, completa y oportuna que provenga de fuentes contrastadas de los medios de comunicación y las Administraciones en el marco de la comunicación pública. Por último, este procedimiento incluye un aspecto de sensibilización de los organismos públicos y privados implicados, así como la colaboración entre ellos.”

–Fin de la cita–

La orden ministerial es toda así.

Con esta jerga indescifrable, estándar en la burocracia de las administraciones (aunque los jueces consiguen ofuscarla aun más, lo cual es lógico pues deben interpretar textos incomprensibles), puede ocurrir cualquier cosa.

Lo normal es que los redactores e inspiradores intelectuales sean imputados/investigados por desinformación.

Este análisis de Maldita.es razona que el doc es ambiguo y argumenta que no debe hacerse algo así.

Otra forma de mirar hacia el Oeste: western y blasters

 

Esperando el recuento de votos a mano en medio de la locura trumpera

Puede hacer cualquier cosa. Hasta la Fox le veta. Las tres cadenas nacionales de tv han interrumpido la intervención de Trump. Hasta Twitter avisa de sus fakes.

La locura de Trump pone a USA al borde del caos.

Se proclama, exige que dejen de contar votos. Es un ejemplo pésimo para el mundo. Y los enemigos se mofan del sistema.

Pero tampoco demasiado, a nadie le conviene un desastre flobal añadido al covídeo. ¿A nadie?

La idea es que a Trump le votan tanto porque es humano, incluso demasiado humano. El resto de los candidatos, incluyendo en sus días a Obama, son personajes de relleno, virtuales, puro plástico.

Obama fue estupendo pero no hizo nada. Fue un presidente hueco, invisible, educado, cortés, inexistente. Mandaron los militares y la industria de guerra, como siempre. Blair, aquella tercera vía: invadió con Bush y el trío de las Azores (Aznar). Neolib con piel de cordero.

Trump, en su locura extrema, es tan ajeno al mundo de la política institucional que los desesperados le votan y le siguen justo por eso. Porque es un outsider, lo reconocen tan acorralado como ellos. Por eso el sistema está en peligro.

Cualquiera que no acepte el sistema apoya a este tío. ¡Pero hay demasiados!

¿Acaso hay que convenir que el sistema está roto, que es irreparable?

Si no fuera Trump sería (o será) otro. En todas partes hay seguidores trumpianos o trumpistas. Antisistema por arriba.

Han colocado a un presi en USA, quizá esto es también una larga conjura sigilosa de los chinos para acelerar el declive del imperio americano. Daría para una peli, una serie interminable.

Mientras recuentan los votos a mano, qué atraso, en el tiempo de la IA y la digitalización obligatoria… el mundo asiste pasmado a esta distopía presidencial.

Tampoco ha invadido a nadie, no ha tirado misiles nucleares en un arrebato, tan loco no está, o lo han frenado los famosos contrapesos. Aquel general Mattis, perro loco, primer secretario de Defensa de Trump, que salió enseguida horrorizado.

Pero… ¿qué ha pasado con Bielorusia? Tanto jaleo tras las elecciones… y ha desaparecido del horizonte de sucesos. Así todo.

De momento, que acaben de contar. Luego, a ver qué hace este chiflado tan humano en los dos meses que le quedan de pato cojo en la presidencia. El suspense está al máximo.

Cada segundo es una agonía mundial. ¿Y las bolsas?

En la era de la IA hay un tipo impredecible aullando en la Casa Blanca, ¿se encerrará? ¿ganará?

La vida sigue…

Esta compañía británica convierte coches clásicos en eléctricos por 9.000 euros, y ya tiene más de 500 pedidos

Si hay novedad habrá edición de tarde… estamos de guardia siempre…

Mientras recuentan los votos

Mientras hacen el recuento la vida del planeta está suspendida. Solo se mueve el virus, que es inmortal y no depende de USA, sino de China.

En China hay tanto control que ni el virus se atreve a dar la cara llena de espinillas.

Cuentan los votos en estos estados USA que conocemos por tantas películas y novelas y monsergas. Hasta tenemos un Gran Wyoming, que se apellida Monzón Navarro.

La novela de Ana Merino El mapa de los afectos explica muy bien los interiores de USA, digamos las almas, la parte oscura del big data. La España vacía de allí.

La IA ya nos gana en casi todo, y especialmente en que no sabemos cómo funciona. En eso somos iguales, pues también ignoramos cómo funcionamos los humanos, una nube de bits orbitando en torno a oscuros cerebros. Un trozo es reptiliano, ya inaccesible, otros trozos más evolucionadicos, más educados.

Nadie sabe cómo funciona el otro. Eso no impide matarlo.

Mientras recuentan los votos uno a uno Trump intenta que no lo hagan, que pase como en el 2000, cuando la democracia se empezó a devaluar bastante en la patria USA porque Bush hijo se hizo presi a la brava.

En China no hay estos problemas de autoritarismo incipiente, tentaciones totalitarias o intentos de golpe electoral bis. En China todo va como la seda aquella, la de la ruta.

Mientras recuentan a mano el mundo espera en calma tensa o en tensión apacible, pues USA es todavía el país que domina el globo, aunque ya está algo abollado en su liderazgo. Lo de Lehman Brothers no se nombra mucho, por algo será.

Esperamos el recuento en los terceros y cuartos mundos. España ha bajado algo en los rankings desde los días en los que Aznar ponía las botas en la mesa de Bush hijo mientras invadíamos Irak y toda esa llanura, hasta Abu Ghraib y Wikileaks y Snowden (que no se etreve a volver y ha pedido los papeles en Rusia). Qué cosas: tener que exiliarse de USA a Rusia.

Mientras recuentan los votos a mano, mientras uno de los candidatos hace temblar el sistema, en España esperamos los millones de Europa, a ver si le dan a la impresora. El Banco de España reniega de la subida del 0,9% a los funcionarios y dice que el proyecto de PGE está desfasado.

En fin, esperamos a ver qué recuentan.

 

(Si hay novedades habrá edición de tarde)