Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Angulas, caviar, sol y champán

En España nos quitaremos del virus con vitamina D, que no tiene que ver nada con la votamina (ya hemos votado muchas veces).

Del virus todo es oscuro. Cada día surgen hallazgos de cosas raras, inventos, aproximaciones. ¡Hasta una vacuna que hace subir la bolsa! ¡Milagro!

De vez en cuando China alerta de que ha encontrado virus en comida congelada procedente de otros países. Ya casi se descarta que el virus se transmita por el contacto con superficies, al menos eso se dice, ahora solo es aéreo… Pero…

Nadie sabe nada. O, como canta Raphael: ¿Qué sabe nadie? (Vídeo)

Pero en Wuhan dicen que han encontrado virus en carne congeleada procedente de Brasil. ¿? ¿El virus aguanta bien la congelación, no se rompen las moléculas, no se le forman cristales? ¿Llegan vivos o muertos?

¿Cómo se atreven en Brasil y en otros países a mandar virus congelados a China? Es una provocación.

Esta semana informa ABC (y es su pieza más leída) del hallazgo de un nuevo gen en el bicho, según la revista eLife. ¿Un nuevo gen desconocido hasta la fecha? ¿Por qué nadie se ha hecho eco para confirmar o rebatir esta noticia? ¿La han revisado sus pares? ¿Será supervisada por la Agencia Antibulos del Sanchismo?  “Un gen superpuesto, un gen dentro de un gen”. ¿Será posible?

El sars-cov-2 invoca cada día nuevos remedios. Hoy, el CSIC propone que se dé vitamina D a todos los españoles porque al parecer un alto porcentaje de los que padecen covid severa tienen carencia de ella.

Parece un rap regaetonero: Que se dé vitamina D (repetir mil veces).

¿Y dónde está esa vitamina D?

¡El sol, angulas y caviar! Justo lo que nos falta a los españoles.

El gob sanchero, consciente de esta recomendación, ha encargado ya grandes remesas de angulas y caviar –¡y champán barato!– para todo el censo y allegados.

El champán no incluye vitamina D, pero es necesario para subir un poco la euforia, que desde el 2008 anda más baja que la propia vitamina.

Estamos medio desnutridos de pura pena. Nada hay más triste que se pinche una burbuja y que te pille dentro. Y eso es lo que nos pasó en el año 2008 y hasta hoy… que hemos empalmado con esta monserga del covid chino de Wuhan. Ay mama.

Menos mal que el gob sanchero y su infame y legítima coalición van a repartir sopa de pescado, angulas y caviar.

¡Y champán!

El sol ya lo tomaremos si sale. ¡Viva la vitamina D!

 

 

 

Los comentarios están cerrados.