Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Biden quizá no llegue a la Casa Blanca

Joe Biden ha ganado pero no parece fácil que llegue a la Casa Blanca. Trump no rebla. Lo suyo es la locura y el caos, lo ha demostrado en sus cuatro años.

Se trata de saber si en estos dos meses va a admitir su derrota o va a estresar el sistema. Esa es la duda de este lunes preBiden.

El sistema da por buena la victoria, pero Trump no admite más sistema que él.

El mundo moderno se acabó, ahora es otra cosa, asiática, tecnológica, china, pandémica.

Todo es deuda y el dinero es financiero, deuda. Se crea de la nada si tienes poder (estado, bancos centrales y de los otros).

Casi todo el dinero es opaco. El blockchain y las criptomonedas son la incipiente alternativa popular al dinero opaco de los grandes evasores.

En España. cuando Franco, ya se llevaban el dinero a Suiza. Es universal.

Estamos ya en manos de la IA, que va aprendiendo sola, sobre la marcha, a conducir, a jugar, a lanzar misiles, a pilotar cazas en simuladores (la IA les gana a los pilotos).

El temazo es si la IA se nos está yendo de las manos o ya se ha ido. Quizá ya se fue.

A Google (Alphabet) le imputan por monopolio (últimas disposiciones de la admin Trump) pero ella ya está en otra dimensión, cuántica, máquinas que se organizan y aprenden solas. Pronto no habrá nadie en la sede central, ni un bot.

Las sedes de esas corps que hoy dominan el mundo son ya museos para turistas, cuando vuelvan los turistas, anacronías

A este postmundi llega Biden, que quizá no llegue a reinar.

Todo se acelera sobre un lecho de qbits que deciden a oscuras, en sus silos de procesamiento climatizado, búnkeres remotos.

Mientras, quizá por el malestar de un mundo que ha perdido la capacidad de decidir, las organizaciones y los países y las familias se escinden en dos bandos enfrentados, tal como predice el Evangelio.

Dos bandos cuya única sustancia es enfrentarse.

En este postmundi el ganador preBiden anuncia su esfuerzo por resturar la armonía y superar el odio del que Trump es un caso de éxito.

La era del resquemor está en pleno apogeo. Por eso quizá Biden no llegue a la Casa Blanca.

 

El himno de España tocado por la banda boliviana es como el Ecce Homo restaurado por Cecilia, la de Borja.

La banda es del Regimiento de Infantería de Colorados de Bolivia, tal como reza en el bombo.

Los comentarios están cerrados.