Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

El balón de piedra y el champú que despeja la mente

Madrid ha quitado la publi de los balones de las calles porque la gente les daba patadas y se hacía daño al chutar contra las piedras camufladas.

Los bolardos, revestidos como los nuevos balones de la liga de fútbol, una publi de Puma, incitaban a chutar.

Normal, ves un balón, te sale el niño y sin pensar le pegas un patadón… y topas con la durísima realidad.

El balón es la alegría de vivir, pero es dificilísimo darle. Hay que encontrar uno en el lugar apropiado, que su dueño te deje chutar… ¡y que el balón sea de verdad!

La mayor felicidad del adulto niño es que paseando por el parque le llegue un balón a los pies y poder devolverlo con un buen toque.

Eso ya te salva el día.

Lo mejor de tener hijos o sobrinos es jugar a la pelota con ellos.

La publi, por definición, tiende a forzar sus mensajes. Las lesiones de viandantes chutadores eran bastante previsibles. Igual que el clamor por el anuncio de la serie Patria. Lo que cuenta es conseguir atención, aunque haya damnificados.

Hay un anuncio de champú anticaspa que dice al final: “y te despeja la mente”.

Es genial, un champú que evita la caspa, algo ya increíble, y que además ¡¡¡despeja la mente!!!

Despeja la mente.

La solución a la modorra y el muermo. El gob debería probar este champú. Y poner balones por los jardines de la Moncloa para que se explayaran las visitas. Balones de goma, claro.

 

 

Los comentarios están cerrados.