Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Los remanentes

Hoy el Congreso se enquista en los remanentes, que RAE define como “lo que sobra”.

Acostumbrados a que falte tanto, cuando sobra no sabemos qué hacer. Europa obligó a guardar algo para las vacas flacas y el PP hizo una ley para ahorrar esos remanentes.

Ahora lo que han ahorrado los ayuntamientos a la fuerza no lo pueden gastar. Aquí está muy bien explicado.

Si lo entiendo, que no creo, el gob quería hacer un invento para saltarse esa restricción. Y de paso quedarse parte del remanente. Y darles algo a los aytos que LO habían ahorrado. A los que no, en fin, ya veríamos.

No hay acuerdo en cómo recuperar esos remanentes. Al menos dentro de la ley. Fuera de la ley sí que hay acuerdo (y costumbre), pero está mal visto.

Los remanentes es un problema de abundancia en la escasez.

Los remanentes de España se quedan en el banco. El gob está perdiendo la votación. Ya la ha perdido.

El gob, como siempre, dice que le da igual esta derrota, que tanto alegra a sus rivales. Hay pocos precedentes.

Los sociminis del gob –microsocios a ratos– le acusan de no haber trabajado, de no haberse reunido, no haber buscado alternativas, acuerdos… trabajar no es propio de ningún gob.

Y menos desde que Rajoy consolidó su modus operandi de dolce far niente… y esperar a ver. Al gob de Rajoy casi le declaró la indep el gob Cat y tuvo que salir el rey a dar el aviso a última hora.

Esa pereza ya institucionalizada se refleja en el sumario en torno al contable Bárcenas: usar a la policía bajo mano para eliminar pruebas contra el propio partido (en el gobierno), etc.

La pereza consiste en echarle la tarea a los subordinados, aunque sea ilegal.

Los remanentes se quedan en el banco al 0% y el gob sanchero no los puede gastar.

Lo malo de esta pereza hispana, tan evidente en las densas vacaciones del sanchazgo en pandemia, es que también afecta a los 140.000 euromillones que podrían aliviar algo el abismo.

No se sabe nada, no hay debate, no hay tema. Solo filfas, rellenos, cortinas de un día.

En fin, nos quedamos sin poder usar los remanentes. Esperemos que no nos pase lo mismo con los 140.000 euromillones de la Unión Europea.

Los remanentes somos nosotros.

 

Los comentarios están cerrados.