Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Mariano, sé fuerte

Entrando en la cocina de los horrores. Jorge Fernández Díaz, ministro de interior, Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, jefa del PP, su marido… la banda de los Villarejos Boys, policías con mando…

El fiscal sugiere que el juez los cite como investigados/imputados por usar fondos reservados y la policía y hasta los servicios secretos, todo presuntísimamente, para quitarle a Bárcenas, el contable del PP, las cuentas en negro, en B.

Hasta contrataron a un delincuente para que se disfrazara de cura, secuestrara a la familia Bárcenas y buscara los papeles. Y sobornaron al chófer de Bárcenas a costa del erario público para lo mismo. Todo presuntamente.

Con esto hemos ido conviviendo desde 2013, cuando el SMS de Rajoy a Bárcenas: “Luis, sé fuerte. Estamos contigo”. Algo así habrá que decirle a Rajoy cuando lo llame el juez. La cúpula está sitiada.

Quizá esta bazofia ya justificaría a posteriori aquella moción de censura de los que quieren trocear la patria. A fin de cuentas, troceada o unida, solo se trata de saquearla mejor. Los Pujol y sucesores.

El PSOE con sus eres y decenas de casos más no escapa de este mainstream corrupto. Y los nuevos, bueno, los nuevos están empezando, hay que darles tiempo, que la pasta del Estado no se asalta el primer día.

Y lo peor es que la jerga castiza patibularia de Villarejo se contagia a todos y el mismo ministro escribe con faltas y pone (presuntamente) “kedada”. Empiezas usando a la policía y al Estado para tapar un delito de tu partido y acabas poniendo faltas en los mensajes. Presuntamente.

Además del juez debería investigarlos la RAE.

Ahora los actuales jerifaltes sancheros y asociados deben tener el máximo cuidado y transparencia en sus manejos porque al mínimo pestañeo serán y son sospechosos.

La corrupción ya la descontamos, pero al menos que no cometan faltas de ortografía.

 

—-

Léxico autoinmune

Quizá vuelvan a cambiar el léxico procesal y de imputados/investigados pasen a ser protegidos, bendecidos… ¡inocentes!

Cambiaron el verbo orwellianamente cuando vieron que ellos iban a ser conjugados o conjuzgados.

Por cierto, el cambio de la ley de Enjuiciamiento Criminal (Lecrim) lo hizo el PP en… 2015.

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.