Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

El sistema a medio romper se puede reparar

Esto se anima y se desanima a la vez, la euforia convive con la desesperación, la calma con la inquietud.

El Estado aguanta en general, los antiguos sistemas tienen fuertes cimientos corruptos/sanos. Como esas vigas que tienen algo de carcoma.

Los estados soportan la locura y un alto grado de barbarie, hasta que revientan. Ahora, principios de los veinte del XXI, estamos mejor que nunca al borde del caos, resurgen los viejos demonios como maldiciones cíclicas, vemos escenas y oímos soflamas que nos hacen temer un retroceso que solo hemos conocido de lejos, en imágenes, recuerdos, testimonios.

Quizá consigamos reparar el sistema, que a ratos parece ya destruido. Quizá consigamos calmarnos y que no remonte la espiral de locura y depravación.

Una duda o una proposición: este sistema, aun a medio romper (o ya muy roto) es mejor que los anteriores.

Mejor repararlo que acabarlo de destruir.

____

Parece que quiénes tienen más poder y medios para parchear o reformar el sistema no tienen muchas intenciones de hacerlo. O no saben cómo.

 

 

____

Los comentarios están cerrados.