Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Definir qué es violencia

La sentencia del procés debería aclarar o definir qué es violencia en esta época y en este conflicto. O quizá debería sentenciarlo la Academia de la Lengua.

La autoridad catalana, el torracismo puigdemoniaco, incita a la “lucha no violenta“, pero después de los barullos del 17 no está muy claro qué es violencia. De esta liquidez (no monetaria sino baumántica) se benefician los resurrectos insurrectos para proclamar de nuevo la república de los ocho segundos.

La liquidez está en todas partes menos en los bolsillos, que se aprietan ante los avisos de la que viene y ante el recuerdo, vivísimo y letal, de la que todavía colea. Las carnes abiertas y las carteras selladas.

Y el calor, que ayuda a ahorrar en ropillas y colapsa la moda, ay, como los coches. Es posible que se pare el sistema a fuerza de decir que se va a parar.

La violencia hay que definirla cuanto antes. Pero bien. El Estado se ha blindado bastante durante estos añazos de plomo, pero se ha blindado ante los ciudadanos, no ante sí mismo, como en el caso de Cat, que gasta el presupuesto que no tiene en salirse del marco K (o sea, constitucional).

Claro que el propio Estado ya se salió de madre (K) al cambiar el Art 35 en media hora para priorizar el pago de la deuda. Es un precedente, un antecedente.

Entonces el juicio, aparte de las condenas o inocencias, debe definir bien la violencia para que al día siguiente, o sea hoy (por ayer) sepan dónde está la raya, también hay que instalar o implementar un VAR para las insurrecciones: hasta que se monte se puede usar el mismo de la Liga, que ya está rodado.

 

_____

Chalecos amarillos en Francia, disturbios en Hong Kong, precariedad, trabajo basura, paro y Cambio Climático. Relacionar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.