Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Velocidad de las leyendas

Relato ya queda antiguo. Como todo lo que excede los dos o tres días. Podemos retomar “leyenda”, que ya estaba olvidado. Ahora solo falta renombrar “marcos”, que ya cansa.

Enric Juliana sugiere que ante la complejidad de la política que estresa a la ciudadanía puede surgir un Salvini, que Abascal no da la talla, y que Albert Rivera podría estar ensayando esa vía populista. Guillem Martínez despieza/deconstruye a Sánchez y su estrategia de triturar a Iglesias.

Iglesias ponía mala cara, muy dolorido, hinchado, venido abajo. El mejor, Rufián, si hubiera sido más breve. Dosifica muy bien los silencios.

Lo del Salvini podría ser. Por desgracia. Ahora empieza el verano. Pasar el verano.

Sánchez es puro fingimiento, un artista del escenario. Quizá ni él mismo sabe qué finge. En esta epopeya del fingimiento y la destrucción premeditada del “socio” se ha instalado la idea de que el gurú de Sánchez tiene un plan. Lo contrario sería desidia, dejadez, frivolidad. Es mejor que tengan un plan. Estamos en la posmodernidad ya invisible que lo impregna y lo invalida todo, cuántica, donde todo vale siempre menos el rigor. Cambiar de marco sin bajarse de la moto. Autoseducción.

La cara de Iglesias demuestra que él ha sido la primera víctima de este juego de espejismos acelerados. Cuando quieres descifrar A ya están emitiendo C. El contenido es lo de menos, se improvisa y caduca.

El plan se va rehaciendo cada día. De momento, seguir emitiendo leyendas. Hasta setiembre, octubre, noviembre… Salvini.

 

____

Los comentarios están cerrados.