Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Sánchez, el gobernante de urgencias

Sánchez ha hecho que pasara algo. Se ha anticipado a su lema de campaña. Ha resucitado por un día a la antigua alianza de mínimos. la que usó para desterrar a Rajoy y a sus acólitos.

Sánchez ha explotado una forma de gobernar in extremis. Siempre ha existido, todos los gobs apuran hasta el último minuto, incluso (o especialmente) para dar prebendas y firmar amiguismos: el último paso antes de la puerta giratoria.

Pero Sánchez ha elevado o rebajado esa práctica a un arte. Sánchez se adapta a todo, la epigenética lo lleva en volandas, lo muta. Los viernes sociales. El último pleno, que ya ni siquiera tiene diputados, solo una muestra, la Permanente, para casos urgentes. Sanchez muta más rápido que el resto de la especie.

Gobernar y legislar fuera de plazo, con el miniCongreso (¡más barato!).

Sánchez puede decir que toda su acción (y su inacción) de gobierno ha sido urgente. Los decretos veloces. Hasta el último segundo. Quizá refleja el mundo provisional acelerado, quizá solo refleja sus 84 dipus, que le han obligado a buscar amigos desde el primer día… o antes.

El gobernante de urgencias gestiona en los huecos del sistema, aprovecha los resquicios y las prórrogas, apura la jugada. Quizá es una nueva forma de hacer política, ir legislando parche a parche (Porsche a Porsche, a veces) y después ya veremos. Darwin en la tele cada día, con traje.

El gobernante de urgencias. Diez meses legislando en los interregnos, en las transiciones, en los huecos y en los pasillos. Por si acaso.

 

 

____

 

Los comentarios están cerrados.