Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Bipartidismo con alas / Casado: “no es posible que haya papeles para todos”

Sánchez gana en la encuesta, sube un poco. Es por las gafas de sol y el avión presidencial. El efecto jet. Y por ir a un concierto al Fib. Ciudadanos ha preguntado en el Congreso cuánto gasoil gastó en ese viaje de Estado, rama cultura. Como volar es tan difícil y tan barato (todo es barato y difícil), el jet presidencial es lo primero que estrena alguien al llegar a la Moncloa. Más que la fuente de Machado y Guiomar.

El caso es que la foto de las gafas le ha dado a Sánchez-84 unos votos extras en la encuesta, por el efecto postureo, etc. No le dejan subir el techo de gasto, pero el techo de votos empieza a despegar. El efecto Moncloa, efecto jet.

Los demás partidos, al no tener foto RayBan, ni jet, tienen que remontar a pie. La encuesta consagra el bipartidismo expandido, que es el de siempre pero con alas: a cada clásico le ha salido un clon juvenil, por lo que los clásicos han tenido que evolucionar. No en ideas, que no quedan ya, pues todo es un remix en la estrecha horquilla de la deuda & el déficit. Los partidos básicos, el fondo de armario PP-PSOE, han evolucionado en rejuvenecimiento facial. Si Rajoy se hubiera hecho un Tom Cruise no hubiera necesitado el relevo.

Los clásicos han renovado sus plantillas y son más jóvenes que los nuevos. Sobre las ideas, fue Rajoy el que dijo –refiriéndose a Sánchez– que no tenía ni una idea, que las copiaba como el que baraja imanes en la puerta de la nevera. Antes de irse al registro Rajoy dejó una buena metáfora de la orfandad política universal, cuyo modelo de éxito es Trump. Imanes en la nevera. Los ingleses querrían votar otra vez el Brexit porque, pasado el subidón egotrip, es una monserga. Salirse es más caro que quedarse. Que se lo digan a los independentistas catalanes, que ya vuelven a cobrar y a gestionar cargos y porcentajes dentro del seno del Estado-Patria.

Entonces el bipartidismo expandido o ampliado podría ir trayendo, aparte del cambio climático generacional, un poco menos de corrupción, un poco más de igualdad, un poco más de sueldos precarios, y la prueba micro está en algunos ayuntamientos, que ya no venden pisos sociales a los fondos buitre. Pero todo va dentro de la ortodoxia de aquella troika, que ya no se menciona porque ella misma no quiere ser reconocida bajo es nombre.

Tenemos cuatro partidos pero apenas se ve la mejora. La encuesta también deja esa sensación. Y luego están los nacionalistas que, como casi siempre, son necesarios para gobernar. PP y C’s proponen diversas leyes relámpago para dejarlos fuera en próximas elecciones generales. Puigdemont, ya entronizado como virrey Cat en su palacete, nos regala graciosamente el mes de agosto.

Sánchez-84, con alguna tarascada, ha superado la luna de sangre y hoy ha subido en las encuestas. Mañana, como cada lunes, se puede hundir el chiringuito, tan precario como todo lo demás. El bipartidismo con alas, de momento, no resuelve problemas. Solo entretiene.

______

 

Pd.: Pablo Casado habrá subido en la encuesta (virtualmente) porque acaba de afirmar en Ávila –homenaje y escultura a Adolfo Suárez– que “”no es posible que haya papeles para todos, no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa”. Y, como no es posible, tenemos que empezar a decirlo aunque sea políticamente incorrecto”.

Esas declaraciones, en la próxima encuesta, le van a dar un subidón. Casado ya sabe que Vox ha pedido un muro de hormigón.

El verano se calienta. Casado anuncia que va esta semana a la frontera sur. Seguimos.

Si se hiciera ahora la encuesta, que ya se está haciendo porque vivimos en estado de encuesta permanente, Casado ya habría empatado al PSOE: 26 a 26.

 

Los comentarios están cerrados.