Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Se va Rajoy… y aparece Aznar

Se va Rajoy y parecía que volvía Aznar. Pero no, Aznar también se ha… despedido. Aprovechando que presentaba un libro ha imitado el tono y los agradecimientos de su sucesor… como si el que estuviera yendo fuera él. Juego de espejos. En su primera vez Aznar se fue enfadado. En esta su segunda despedida… también estaba enfadado. No nos perdona. Lo que sea que hiciéramos, no nos lo perdona.

También se ha ofrecido, desde su posición actual (¿cuál es?), a soldar el centro derecha, que está roto. Buena disposición. Se despide Rajoy y se despide Aznar. Parece un poco de los hermanos Marx.

Aznar es el resquemor vivo. Rencorina de Estado.

Aquí hay un buen informe del legado económico de Rajoy: control de gasto y salarios low cost.

El caso es que Aznar se ofrece a parchear la derecha desde la privada, que es desde donde se tiene que parchear. Rivera el mozo va con Soraya al sanedrín del Club Bilderberg, que es donde se deciden las modas del otoño invierno que viene. Sánchez ya está bendecido por la UE: lo primero que hizo Sánchez fue llamar a Merkel para garantizar que el ritmo de devolución de la DEUDA seguirá igual… o mejor. Y el PNV igual pidió permiso a la OTAN para cambiar su voto. Estamos intervenidos y vivimos al abrigo de Draghi y su BCE, que emite dinero a mansalva. ¡Qué no pare la máquina!

Todo lo demás es voluble y accesorio. Hoy/ayer se ha ido Rajoy y ha asomado Aznar (menos mal que no puso a Rato en su día). Moragas se ha reubicado en la ONU. A Wert será más difícil colocarlo.

Sánchez ha nombrado ministr@s. Del PSOE, homologa@s. Rajoy ha dicho “coño” y “joder” al despedirse, grandes palabras de Estado. Los indep Cat no son los únicos que se emocionan.

Sánchez no ha bajado aún el recibo de la luz. A ver el miércoles. Los meses pasan volando.

Entonces ha salido Aznar a reparar la dispersión de la derecha. La gran reunificación. A ver qué dice el Club Bilderberg. Allí todo lo arreglan.

 

Los comentarios están cerrados.