Veinte Segundos Veinte Segundos

El big data del alma

Falso Aleph para dejar de fumar

A veces fumo en sitios raros. En el hueco de una escalera encuentro esta visión del Aleph de Borges (todo es borgiano ahora) y le hago una foto.

No funciona como Aleph, no se ve el mundo, o yo no sé verlo. Tendré que insistir más.

Me gusta un texto de Vila-Matas que empieza “Fui a Chicago a dejar de fumar”.

Todo es tan raro, que en este hueco de una escalera me siento casi seguro.

Pienso que Puigdemont va a volver en cualquier momento. Un golpe de estado hoy es un golpe de efecto.

Quizá soy un hacker ruso y este falso Aleph es una forma de introducir posverdades en el cerebro. Cuidado.

 

 

1 comentario

  1. Dice ser experiencia increíble que tuve, de 10

    Tras más de 20 años fumando, cigarrillos de todo tipo, de toda marca, puros habanos ocasionalmente, incluso fumando colillas de la calle cuando no tenía qué fumar, de repente una noche, mirando a las estrellas, a las Pléyades, aunque pudo haber sido a cualquier otras, sentí algo que me decía que mi vicio había llegado a su fin.
    Al día siguiente vi el cartón comprado el día anterior donde esperaban 19 de las 20 cajetillas que aún quedaban. Fue verlo y decir: esto no es mío, no me hace falta. Me dirigí a la cocina, tomé un café, para hacer más difícil e asunto, y acto seguido continué como siempre, pero sin notar necesidad alguna de fumar. Era como si no hubiese fumado jamás. De eso hace ya bastante tiempo. No he vuelto a lelvarme un cigarrillo a la boca; si huelo a tabaco no me da ansiedad; de hecho desde el momento aquel no sentí deseo alguno por fumar.
    Se lo he comentado a médicos y la única respuesta ha sido que tuve mucha suerte. Ni siquiera mono de dejarlo al día siguiente. Cero.
    Peor no fue la primera vez que lo intentaba. Las lágrimas de impotencia y ahabía aparecido en mis ojos en otras ocasiones. Pero lo imposibe a veces se hace posible de la manera más fácil imaginable. La ciencia debería estudiar el cerebro y ver qué proceso hace que estas cosas sucedan, en un instante, sin apenas poner esfuerzo luego en olvidar el vicio.

    19 diciembre 2017 | 2:19 pm

Los comentarios están cerrados.