BLOGS

La carrera hacia las elecciones catalanas del 25N

Papa Noel o los Reyes Magos

El PSC tiene un dilema. Debe escoger entre Papa Noel (centrarse en mantener sus alcaldías del cinturón rojo metropolitano en las municipales, como piden sus alcaldes) o los Reyes Magos (iniciar ya su renovación, sin esperar al Congreso de otoño, y pensar ya en recuperar la Generalitat, sin perder los ayuntamientos y las instituciones metropolitanas). Y se puede plantar en las elecciones locales sin tener aún un nuevo líder definido.

El PSC ya ha perdido el Govern, uno de los tres Reyes Magos, pero sería un golpe más duro que las principales alcaldías socialistas se empezaran a teñir de CiU, como en un efecto dominó. Si nos fijamos en el 28N, los municipios socialistas que aún tienen algo de margen son Santa Coloma de Gramenet (que ya hace meses empezó su renovación, tras el caso Pretoria, con la nueva alcaldesa, más joven y con recorrido) y Cornellà (la antigua casa del president Montilla, donde sus paisanos no le abandonaron).

Pero Badalona no se puede confiar, ni Terrassa o Sabadell. Y Barcelona entró en la UCI. Con este panorama, el PSC corre el peligro de que L’Hospitalet se convierta en su Sant Cugat –ahora, el único gran reducto metropolitano de CiU– tras las municipales, como el pueblo galo de Astérix y Obélix. Y es que los hijos de los votantes socialistas de los 80 ahora les piden algo más. En campaña, fracasó la estrategia de movilizar a Corbacho, Felipe González y compañía. Ya no da sus frutos.

Los barrios de las ciudades metropolitanas han mejorado mucho (también, gracias a la lucha vecinal) y, ahora, la nueva joven clase media urbana demanda algo más. Muchos hijos de votantes socialistas del Baix Llobregat apostaron por CiU el 28N. ¿Por qué? Quizás lo sabe Papa Noel o… ¿quizás los tres Reyes Magos?

Los comentarios están cerrados.