BLOGS

"El deseado bien último se alcanza mejor mediante el libre comercio de ideas".(1919) Juez O. Wendell Holmes del Tribunal Supremo de EE UU

El rector de Santiago… hizo mutis

Una treintena de jóvenes afiliados a una organización, AGIR, que se denomina de izquierdas e independentista quiso boicotear una intervención la parlamentaria vasca María San Gil en la universidad de Santiago de Compostela, en su Facultad de Económicas. Los hechos son conocidos, las protestas y las condenas también. Vergonzoso y lamentable. Y más aun la falta de respuesta en la propia universidad

No es la primera vez que ocurre algo semejante. El espacio universitario, especialmente aquel donde hay grupos nacionalistas exaltados, es desmedidamente hostil a la presencia de personas que piensan distinto. Lo ha sufrido reiteradamente Fernando Savater en Cataluña y ocurre en las universidades vascas. Y recuerdo casos en facultades madrileñas frente a distintos políticos relevantes.

Y no pasa nada. Hasta la próxima. Las autoridades universitarias son celosas para evitar la presencia de la policía en las facultades o campus, mucho más que para garantizar el ejercicio de derechos básicos y de libertades. En el caso de ayer en Santiago las autoridades, en concreto el rectorado, abdicó de sus responsabilidades y dejó pasar, dejó hacer. Una actitud irresponsable, lavarse las manos y mirar a otro lado, que es lo contrario a lo que debería ser el espíritu universitario.

Los sucesos de ayer merecen un expediente disciplinario y la expulsión de la universidad de los alumnos alborotadores, autoritarios y fascistas, una treintena, que malversa la esencia de la Universidad para hacer lo que dicen rechazar.

Verifico en la web de la Universidad de Santiago cómo reflejan los hechos, busco el rechazo de la intolereancia, pero no lo encuentro, se les debe haber pasado. Quizá mañana.

P.D. estoy escuchando en una radio un debate airado, destemplado, indocumentado de dos diputados de PP y PSOE, Carmen Guerra y Antonio Hernando. Deberían escuchar la cinta y avergonzarse de un comportamiento grosero, desconsiderado, faltón… y el director del programa en vez de despedirlos por maleducados les felicita por su vehemencia. Mal vamos.

7 comentarios

  1. Dice ser Sarasate

    Vivimos un presente de impunidad de los cobardes. Los que han sido investidos de autoridad para salvaguardar la buena marcha de una institución y no la ejercen por cobardía, como es el caso de este rector y otros muchos que vemos cada día, deberían de forma inmediata ser cesados en su cargo por aquel que les nombró……lo malo es que éste a su vez no se atreve a ejercitar su autoridad por miedo y cobardía.Y así sucesivamente.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  2. Dice ser Francisco3456

    El problema que yo veía en mi época universitaria era que el altísimo activismo de los estudiantes nacionalistas les hacía ganar casi todas las elecciones a claustros, porque apenas participaba un 3% del alumnado en las votaciones. Es decir, que prácticamente solo se interesaban por estos temas los candidatos y sus amigos, y la inmensa mayoría del alumnado “pasaba”.Esto provocaba que los rectores, decanos, etc… tenían mucho cuidado de no enemistarse con estos grupos (una minoría ínfima del alumnado, pero muy participativa), ya que sus votos podían serle útiles para desnivelar votaciones en claustro.En resumen, que un pequeño grupo “ultra” de alumnos era capaz de condicionar sobremenera la política de la Universidad.

    30 Noviembre -0001 | 00:00

  3. Dice ser emiliezola

    Bueno, si yo practico terrorismo callejero (kale-borroka para los q miran para otro lado), y no me pasa nada.Si intento agredir a otro, por el simple hecho d opinar políticamente distinto, y no me pasa nada.Si incumplo la Ley y la Constitución, no poniendo la bandera en los edificios públicos, y no me pasa nada.Si amenazo, insulto, injurió, asalto el edificio d una institución, y n permito el desarrollo legal d sus reuniones oficiales, y no me pasa nada.Si mi currículum presenta 70 delitos, estoy en la calle y preparado para el siguiente, y no me pasa nada.Si difundo y propago q viva ETA, y viva sus asesinos, lo hago públicamente, grabado…y no me pasa nada.Si digo q el peor Ministro del Interior d la Democracia ha sido Mariano Rajoy (dice Rubalkaba), cuando los míos han estado ¡¡ hasta en la cárcel, por corruptos e ileGALes…Pues cuando pasan estas cosas y “el personal”, q no tiene capacidad para discendir, el polvo d la paja, lo asume…se dice: “jo tío como mola tron, hoy contra la San Gil..esta es de la de los fachas, franquistas y todo eso q dicen en las teles, no? Pues debe ser q no es de las nuestras.Lo sabrá Pumpido?

    13 Febrero 2008 | 14:39

  4. Dice ser Jorge

    Suscribo plenamente su artículo.

    13 Febrero 2008 | 23:26

  5. Dice ser Bili

    Vaya por delante mi condena por los actos de la universidad.Pero me pregunto para qué van los políticos a la universidad,opino que sus intervenciones en la vida universitaria no aporta nada y en momentos preelectorales ,sólo sirve para “calentar”el ambiente.Un saludo.

    14 Febrero 2008 | 01:59

  6. Dice ser URBANEJA

    Bili, no comparto tu criterio. La universidad debe recibir y escuchar a todo el mundo, más que cualquier otra institución. Y además ofrecer un espacio crítico. Lo que ocurre es que en muchas universidades (no en todas)han renunciado a ese espíritu universal con lo cual empequeñecen su universo.Maria San Gil merece ser escuchada en todas las universidades y debatir con ella. No la dejaron y, desgraciadamente, los alumnos presnetes en el aula eran muy pocos. ¿tenian algo más intertesante que hacer a esa hora?

    14 Febrero 2008 | 08:53

  7. Dice ser Bili

    Sr. Urbaneja,gracias por su contestación.La verdad es que usted ha sabido explicar mejor que yo,lo que no supe transmitir con palabras.Opino que la pieza clave de la universidad son los alumnos,y como usted deja patente,en la conferencia apenas había.De ahí mi reflexión tan mal explicada.Un saludo.

    15 Febrero 2008 | 02:17

Los comentarios están cerrados.