BLOGS
Una de cada mil Una de cada mil

Historias de la Esclerosis Múltiple

He aprendido a encontrarme bien trabajando por la tarde

pixabay.com

pixabay.com

Este es mi sexto año en educación y siempre he trabajado en horario de tarde. A priori puede padecer un turno bastante malo, dadas mis circunstancias, ya que al final del día siempre se acumula más cansancio. Incluso llegué a plantearme elegir un instituto de mañana a la hora de mi elección de destino, pero me eché para atrás porque teníamos que buscar guardería y dudaba de si el cambio de horario me iba a venir mejor o peor. Así que pensé que lo mejor era quedarme como años anteriores y que escucharía las señales de mi cuerpo según iba avanzando el curso.

Después de estas semanas por la mañana, no sé si es porque mi cuerpo se ha acostumbrado o porque ya le he cogido el truco a esas horas, puedo decir que prefiero ir por la tarde a trabajar. Estos días han sido caóticos, desde que me levantaba iba corriendo, madrugar, desayunar, el biberón de Nora, vestirla, vestirme e intentar llegar puntual a trabajar. Sé que es lo habitual, pero a mi me generaba un estrés, que ya estaba fatiga cuando llegaba al instituto. Después, cuando llegaba a casa, me encontraba tan mal que me pasaba toda la tarde descansando, esperando a que llegase la hora de dormir y volver a empezar contrarreloj.

En cambio, con mi horario habitual nos despertamos, desayunamos tranquilamente, nos vestimos y nos vamos a pasear. Luego comemos pronto, descanso para evitar la fatiga digestiva -la que me provoca el comer- mientras Nora se duerme la siesta. Y cuando llega mi marido, pues me voy a trabajar.

De esta forma, me paso la mañana a mi ritmo, sin correr, sin estrés y si tengo que hacer algo, lo puedo hacer sosegadamente, ahorrando toda la energía posible para afrontar la tarde. Sin duda, las últimas horas son las que más me cuestan, pero cuando llego a casa -agotada- preparamos la cena y a dormir.

Con esto, no quiero decir que esta organización le valga a todo el mundo, pero sí que creo que es muy importante adaptarse a las respectivas circunstancias. A mí me ha costado años llegar a esta organización, pero ahora mismo es con la que mejor me siento.

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

  1. Dice ser MARIA GOMEZ

    Hola Paula, me imagino que tendras una persona que te haga las tareas de casa, pues si no seria imposible tener la vida que llevas, yo en este momento no trabajo y a mi despacio hago las cosa de casa, si yo trabajara tendria que tener una senora que me ayudara a diario. Yo tengo que descansar de vez en cuando, de otra manera seria imposible llevar una casa, una familia y esta maldita enfermedad.

    Un saludo

    20 septiembre 2016 | 10:13

  2. Dice ser Anaida

    Pues yo no trabajo,tengo un grado bastante alto de discapacidad,sólo llevar mi casa …..,no puedo sola,por las mañanas cuando dejó a la dos más pequeñas en el cole,me voy a casa de mi madre y allí pasó toda la mañana,almorzamos con ella y cuando mi hija mayor llega del instituto nos vamos a casa,todos hacen algo y yo me siento en el relax y pasó allí la tarde,la hora de la cena,sí cocino yo,pero con ayuda,mi marido,mi hija mayor,así que si no tienes a nadie para la casa no ĺo comprendo,besitos

    20 septiembre 2016 | 13:23

Escribe aquí tu comentario






    Normas para comentar en 20minutos.es

    • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
    • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
    • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
    • Por favor, céntrate en el tema.
    • Normas y protección de datos.