Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘wert’

Estoy aterrada ante el recorte de las becas

Por Marta García Flores

Me llamo Marta, tengo 21 años y estoy en tercero de carrera de una carrera de 5 años, Veterinaria. Mi padre es un obrero de 59 años que lleva 5 sin encontrar un trabajo fijo. Trabajó un par de meses, por unos cochinos 600 euros el otoño pasado, y ahora le niegan las ayudas y le ponen mil impedimentos. Mi madre es ama de casa, de joven trabajó de administradora en una empresa, pero con la edad y su invalidez del 44% no podrá volver a hacerlo. A pesar de su invalidez no tiene derecho a ninguna ayuda.

En mi casa ahora mismo no entra ni un euro. Mis padres tiran de sus planes de pensiones, casi exhaustos, que ahorraron con esfuerzo de años de trabajo (en el caso de mi padre 42 cotizados, ni más ni menos). Nos quedan unos 3.000 euros de préstamo por pagar, un préstamo que se pidió porque un señor contrató a mi padre para hacer unos chalets y luego no le pagó, así que mi padre tuvo que poner de su bolsillo el dinero de sueldos de obreros y contratistas en su breve periodo como autónomo cuando yo aún no había nacido.988901

Llevo queriendo estudiar veterinaria desde los 6 años. Cuando me gradué en el instituto e hice selectividad, tenía un 8 de media, y acceso a muchas universidades de veterinaria españolas, pero escogí Lugo, a 1.000 km de mi casa en Valencia, porque es una ciudad muy barata en la que vivir. Actualmente, entre alquiler, facturas y comida, gasto unos 350 euros mensuales. Dejando aparte gastos extra como los viajes a mi casa para visitar a mi familia, eso son 3.150 euros en 9 meses de curso… yo pago 12 meses de alquiler. Hasta ahora me las arreglaba muy bien con la beca del Ministerio de 6.000 euros. Siempre me sobraba algo, como este curso, que me han sobrado 2.000 euros para ir tirando hasta enero (mínimo) que es cuando empiezan a conceder las becas del año siguiente. Soy una estudiante de notables y alguna matrícula de honor. Cumplo con, en teoría, todos los requisitos que con el nuevo proyecto de ley el Ministerio de Educación, con el señor Wert a la cabeza, quieren potenciar. Y precisamente por ese nuevo proyecto de ley sé que no voy a terminar la carrera. Porque van a reducir las becas para gente como yo a 3.000 euros, y no me salen las cuentas.

Ahora mismo estoy aterrada. Me veo en la calle, sin experiencia ni dinero, sin haber terminado la carrera, y a este paso también sin casa, si mis padres llegaran a perderla. Para mí está claro que ya es tarde… nadie me salva de tener que dejar la carrera este año, pero igual hay otros estudiantes que aún podrían seguir, gente que esté como yo o incluso peor. Espero que publiquen un artículo, algo pequeño, apenas unas líneas en su periódico. La gente necesita abrir los ojos, nos están robando. Si el dinero ya no está en las ayudas del paro, ni en los jubilados, ni en la sanidad, ni en la educación… ¿dónde está? No soy economista, pero no hay que ser muy listo para darse cuenta de que se lo están quedando. Y es hora de que hagamos algo.

Ruego que alguien me escuche.

 

La educación y la buena educación

Por Julio Domingo Jiménez Ledesma

A estas alturas, de todos será ya sabida la noticia de que unos universitarios se han negado a saludar al ministro Wert durante un acto de entrega de premios en los que ellos eran los ganadores. “Para protestar por los recortes de educación”, dice la gente, pero más bien me parece que en lo que se ha recortado es en “buena educación”. Y es un defecto demasiado extendido entre el español de a pie. Ante todo en esta vida hay que ser educados, así me han educado a mí, e intento ser educado incluso con aquellas personas a las que no aguanto, entre las que se incluye el citado ministro. Dejándolo en ridículo en directo ante media España no vas a quedar por encima de él, sino que se va a demostrar lo barriobajero que puedes llegar a ser.

Así pues expresé mi oWertpinión al respecto, educadamente, a través de un tuit. “Y no me parece bien que esos universitarios le hayan negado el saludo a Wert. En esta vida, ante todo, hay que ser educado.” En las contestaciones a dicho tuit, como se suele decir, me han dicho de todo menos bonito. Y ello me ha llevado a preguntarme. ¿Dónde ha quedado la buena educación? ¿También la han recortado y no nos hemos dado ni cuenta? ¿Dónde ha quedado el debatir civilizadamente sin mentar a la madre de ninguna de las dos partes? Porque, señores, en esta vida hay que ser educado ya seas ministro o panadero. Si no estás de acuerdo con alguien, insultándolo o dejándolo en ridículo no vas a conseguir nada. De hecho le vas a dar la razón a él. El tiro por la culata, vamos.

Y no, no soy un viejo carcamal de 70 años que añore los años del franquismo (como me dijeron en uno de los citados tuits), sino un universitario más como los premiados con matrículas de tercera y cuarta convocatorias que no ve un duro de becas, el primero que le diría cuatro cosas a Wert si lo tuviera delante de mí, pero cuatro cosas sin perder la buena educación. Al fin y al cabo, es lo único en lo que no nos pueden recortar.

Contra la reforma Wert pero desde clase

Por Dani Casado y Eric Esteban

Delante del ordenador de clase escribimos este artículo de opinión. Hemos decidido asistir a clase puesto que mucha gente piensa que los estudiantes hacen huelga por entretenimiento y por el hecho de faltar a clase, cuando no siempre es así. Creemos que la reforma propuesta es cuando menos deficiente, muy alejada de lo que el país realmente necesita, que es desarrollarse creativamente y no seguir un camino predefinido por el miedo al error, como muy acertadamente cita Ken Robinson: “El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo”. Tome nota señor Wert.

Papá, profe y alumno

Por Rafael Cobos Quesada (profesor IES Cervantes de Madrid)

Señor Wert:
Como padre de dos niños de 3 y 9 años que acuden a un colegio público he preferido que mis hijos acudan a la escuela en la jornada de huelga de padres. Aunque apoyo la protesta creo que esta acción no es la adecuada, y para mis hijos no haberles llevado hoy con sus compañeros y profes hubiera sido un castigo.

Como profesor en un Instituto de Educación Secundaria de Economía en Bachillerato (por cierto, en la reforma educativa decide eliminar la materia de Economía como materia de Ciencias Sociales e introducir Literatura, que no es una Ciencia Social) he dado mis clases a los alumnos que había en el aula. Yo no estaba convocado a la huelga y he realizado mi trabajo. Entiendo las razones de los alumnos huelguistas y les ofrezco recuperar las lecciones fuera del horario lectivo regular.

Como alumno de la Escuela Oficial de Idiomas me declaro en huelga para protestar por algunas de las medidas que recientemente se han tomado, como la subida en Madrid de las tasas en las EOI en más de un 100%. Buena jugada sin duda para hacer más competitivas las escuelas privadas de idiomas.

Señor Wert, se lo digo como profesor de Economía, la competitividad se aplica donde hay que aplicarla, no en educación.