Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘tren’

La triste realidad de las víctimas del tren accidentado en Santiago de Compostela

Por José Caballero Silván

Mucho se ha hablado pasadas casi 3 semanas desde el fatal accidente ocurrido el 24 de Julio antes de llegar el tren a Santiago. Y el que suscribe, que se desplazó aquella noche a Galicia donde pasé varios días para acompañar y apoyar a una amiga de la familia hospitalizada por el accidente, por cuyo conocimiento de causa estoy en disposición de poder afirmar lo siguiente:

132125-825-550Hablamos de un accidente que no debió existir, que se pudo haber evitado, pues se tenían los medios técnicos necesarios para evitar llegar a la fatídica curva con una velocidad inapropiada, pero no se aplicaron y ahora quieren cargarle toda la culpa al maquinista, que la tiene, pero no él sólo, pues alguien más también es culpable.

Una vez acabado el circo con la parafernalia del pase de políticos, reyes, príncipes, etc. Haciéndose las fotos de rigor y prometiendo no se sabe qué, parece que ahora van a aplicar los medios técnicos para que no vuelva a ocurrir, cuando ya es tarde para muchos, como casi siempre.

Pero la triste realidad para víctimas y familiares empieza ahora. Pues cuando más necesitan de la ayuda humana, social y económica, nos encontramos que “con la burocracia hemos topado”.

Las compañías aseguradoras, tanto de Renfe (Allianz y QBE Insurance), como las agencias de viajes e incluso el Juzgado nº 3 de Santiago encargado de canalizar los trámites, en lugar de poner la alfombra y facilitar la agilización de los mismos para que los afectados puedan con urgencia comenzar a recibir anticipos de indemnización suficientes para cubrir los primeros gastos, lo que ocurre realmente es que van poniendo palos en la rueda con tanta burocracia, de forma que hacen compleja su solicitud y reclamación.

También parece que los hospitales intentan ahorrar días de ingreso, despachando a los enfermos sin estar suficientemente restablecidos, ni sabiendo qué pasará con la rehabilitación necesaria para recuperar el máximo de su estado físico y psíquico.

¿Hay una lucha por ir bajando la estadística de hospitalizados hasta alcanzar cuanto antes la cifra cero, como si tuvieran que batir un record?Víctimas accidente tren Santiago

No se tiene en cuenta que hay personas desplazadas desde diversos puntos de España y otros países, que en algunos casos no disponen de recursos para costear alojamiento y manutención de tantos días, añadiendo el sufrimiento a la tragedia que ya vienen padeciendo.

Lo que necesitan estas personas es la predisposición y buena voluntad por parte de todos los que han de intervenir en este proceso y ayudar realmente a que se sientan amparadas víctimas y familiares por los organismos y aseguradoras citadas.

Así que remánguense señores y actúen con agilidad suficiente para satisfacción de los afectados. De lo contrario, resultará que mientras unos héroes (a los que hay mucho que agradecer) se sacrificaron por salvar vidas humanas aquel 24 de julio, otros carroñeros niegan el pan y la sal a los sufridos heridos y familiares.

Complices del fanatismo

Por José María Heras Muñoz

¿Qué diríamos si en Marruecos, tras un terrible accidente con centenares de víctimas, las autoridades sólo saludaran a heridos y familiares de los muertos que consintieran asistir al rito fúnebre islámico en una mezquita, contra las convicciones religiosas o morales de algunos de ellos? ¿No criticaríamos el fanatismo que discrimina ferozmente hasta en esos extremos carroñeros? ¿No dudaríamos con  razón del respeto a los derefunerchos humanos, para no hablar de la democracia, en ese país? Pues eso es exactamente lo que acaba de ocurrir en Santiago, a pesar de las protestas de algunas organizaciones, -BNG, AGE- que propusieron hacer un funeral oficial para todos en la Plaza del Obradoio, y no en la catedral. En vano. Y confirmaron con su presencia ese intolerante e intolerable espectáculo anticonstitucional de autopromoción personal –no sólo de los ulemas del nacionalcatolicismo— el príncipe, Rajoy y palmeros, incluido Rubalcaba; sí, el mismo que ganó la jefatura del PSOE en Sevilla prometiendo defender la laicidad del Estado. A ese nivel de irrespeto estamos.

En los momentos difíciles…

Por Blanca Velilla Flores

Desde Barcelona quería unirme a la plegaria por todas las personas  fallecidas y las heridas en el trágico accidente de tren en Santiago y rezo por sus familias y sus amigos para que nunca les falte consuelo. La muerte de un ser querido es un desgarro, es dejar de ver a la persona que amas, es algo que no se entiende, es un profundo dolor en el alma. Uno no comprende cómo el mundo puede seguir girando, y la gente seguir con sus vidas. Ni siquiera comprende su propia existencia. En estos momentos de dolor, lo único que está en nuestras manos es tratar de dar sentido al dolor que se padece.dolor

El sufrimiento es el termómetro del amor, ya que nos lanza al mundo de los demás y el amor es el mayor de los tesoros. Como dijo C.S. Lewis, “el dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces”. Los familiares y amigos de las víctimas, son y serán mujeres y hombres de bandera para todos nosotros, en su día a día, sobreponiéndose,  buscando el sentido a su dolor tratando de tener paz, serenidad y esperanza.

Lo que más me conmueve en estos momentos en que sólo oímos hablar de crisis, desahucios, corrupción, egoísmos; es cómo en los momentos difíciles, los ciudadanos de a pie arriman el hombro, lo que llamaríamos héroes que quedan en el anonimato, sin esperar nada a cambio, de forma totalmente altruista. Ya sea  acompañando, volcándose con los demás, mostrando interés, cuidando, ayudando de forma voluntaria en lo que haga falta, siendo solidarios, donando sangre. En estos momentos de dolor, éstas cosas dan que pensar. Estamos con vosotros. Descansen en paz.

La velocidad mata

Por Antonio Cánaves Martín

Muerte en alta velocidad: cuanto más elevada es la velocidad de un vehículo en el momento del accidente, más graves son las consecuencias del accidente, más graves las heridas y el número de víctimas. A mayor velocidad, el conductor tiene menos tiempo de reacción ante cualquier distracción, contratiempo o eventualidad. 132125-825-550

El accidente ferroviario de Santiago de Compostela vuelve a poner de manifiesto que el aumento de las velocidades en los medios de transporte, si no están salvaguardados por medios técnicos que sustituyan a la atención humana, nos pueden llevar a tragedias como esta. Cada segundo de distracción a 200 km/h son 55 metros recorridos sin control. 10 segundos de distracción son más de medio kilómetro sin control, y a esto le hemos de añadir los cientos de metros de vía que necesita un tren para frenar a 200 km/h en línea recta.

Debemos recordar que el ferrocarril es el medio de trasporte más seguro que existe, que por cada muerto en accidente de ferrocarril, hay 100 en accidentes de tráfico. Cada 15 días, muere más gente en las carreteras de Galicia, que las que han muerto en este accidente de tren. En el tren, como en el avión, mueren todos juntos en el mismo momento, en la carretera mueran cada uno por su lado y a destiempo. ¿Dónde está la cobertura mediática de los accidentes de tráfico? ¿Dónde las declaraciones de las autoridades por los 3.000 muertos cada año? ¿Dónde las declaraciones de fabricantes de automóviles que superan las velocidades máximas autorizadas por la ley? ¿Dónde las declaraciones de familiares y amigos que nos den cada día una imagen de la envergadura de la tragedia en la carretera? ¿Dónde han ido a parar los trenes tradicionales, que se paraban en todos los pueblos que encontraban a su paso y desatascaban las carreteras?

Un viaje inesperado en el tren

Por Lara López Martínez

86548He subido al tren de las 15.01 horas dirección Vilassar en la estación Sants de Barcelona. Iba leyendo la última entrega de 50 Sombras de Grey, así que evidentemente estaba interesada. A los segundos de ponerse el tren en marcha, ha empezado a sonar una guitarra y mis ojos se han dirigido immediatamente hacia la persona que la tocaba con cierto fastidio.

Una chica joven, sencilla, con un pañuelo en la cabeza, delgada y con ojos claros llenos de dulzura, me ha sonreído. Al poco, ha empezado a cantar. Qué sorpresa la mía al ser consciente de la cara de pánfila que se me ha quedado, con una sonrisa tonta en la boca. Una voz dulce, melodiosa y sencillamente preciosa ha inundado el vagón durante 5 minutos, una parada. Antes de bajarme le he sonreído ampliamente y ella ha hecho lo mismo, satisfecha de haberme sorprendido.

Sólo quería darle las gracias por esos 5 minutos en los que he disfrutado de su voz y de su canción. No he llorado por vergüenza. Qué lástima que no pueda disfrutarla más gente. Si lees esto, que tengas suerte en la vida. Sólo por lo que transmites con tu voz, te la mereces.

Lamentable estado de la estación de Atocha

Por Marta I. M. Rodríguez

“Imagen nauseabunda de un Madrid sucio”

Quisiera denunciar el lamentable estado de suciedad y abandono de la salida “Puerta del AVE” de la estación de Atocha. Esta “puerta de entrada a Madrid” por la que pasan a diario miles de personas da al visitante una imagen nauseabunda de un Madrid sucio, apestoso y donde para colmo se lleva tiempo permitiendo la instalación diaria, en hora punta, de un “top manta” de mendigos con venta ilegal de todo tipo de enseres viejos. Así, los que a diario pasamos para ir a trabajar, tenemos que bajarnos a la calzada para acceder a la estación, por la imposibilidad de caminar por una acera invadida de mantas y objetos en venta y ante la ineficacia de la actuación policial que, tras hacer acto de presencia disuasorio, hace que los mendigos recojan apresuradamente, te atropellen con sus carros y bultos y se instalen de nuevo en cuanto la policía se va.

Si la ley es para todos y la venta ambulante está prohibida, ¿por qué no se aplica a todos? Si ya esta zona lleva tiempo sucia y maloliente, con manchas incrustadas en el pavimento, olores permanentes a orines y presencia de mendigos en la puerta del colegio “Menéndez Pelayo” bebiendo alcohol a plena luz, ahora se ha tocado fondo con este mercadillo en la esquina de más tránsito, en hora punta, coincidiendo con el paso de taxis y viajeros con maletas. Esta importantísima al igual que abandonada “puerta de entrada a Madrid” es además el punto de partida para visitar la famosa “Milla de Oro”, Museos Reina Sofía, Thyssen, Prado, Biblioteca Nacional o el Circo Price.

Alguien debe tomar medidas, recuperar esta zona y ofrecer a los visitantes y vecinos un Madrid acogedor, limpio y amigable (pongo por ejemplo la salida de la estación del AVE de Santa Justa en Sevilla, limpia y con olor a flores, bicicletas para alquilar…. una ciudad agradable)

———————————————————————————————————————

Por Jesús Cidón Martínez (*)

“#AtochaApesta”

Llevo años pasando a diario por la estación de Atocha, es ya un lugar que forma parte de mi cotidianeidad, como podrían ser mi puesto de trabajo o el sillón de mi casa. Sin embargo, sólo pensar en los días en que he tenido que utilizar los aseos de la estación me produce escalofríos. Las puertas rotas, los aseos sucios y estropeados, un olor nauseabundo, y de papel ¡ni hablamos!

Lógicamente, ante esta situación tan poco agradable he intentado abstenerme de utilizarlos (con esfuerzo en alguna ocasión). Sin embargo, desde hace unos meses he podido constatar que los aseos no son el único punto que apesta en Atocha. Ahora cada día llego en moto y aparco en la zona reservada para ello, y cada día me asalta un hedor aún más nauseabundo que el de los aseos: la zona de aparcamiento apesta a orín, porque los taxistas que esperan interminables colas para cargar viajeros no tienen un aseo decente donde evacuar y lo hacen justo en frente de la fila, que es la zona de aparcamiento. Son muchos todos los días, pero lo más triste es que nunca nadie se ha molestado en ordenar que lo limpien o en instalar unos aseos portátiles.

¿Por qué nos resulta natural tener unos aseos decentes en el aeropuerto de Barajas y sin embargo nos hemos acostumbrado a que en una estación como Atocha, por donde pasan muchas más personas cada día, no los haya? ¿Por qué huele tan mal en el parking y nadie lo limpia? ¿Es esto un nivel de servicio aceptable? Simplemente, ¿es humano que nos (mal)traten así cada día? Como lector asiduo de 20minutos y al ver que dais cabida a las quejas de los ciudadanos sobre el mal estado de calles, aceras e infraestructuras en general, os agradecería que publicarais esta carta con el hashtag #AtochaApesta que he lanzado en Twitter para crear un foro de discusión sobre este tema, así como a que, si os parece oportuno, invitéis a la gente a firmar en la petición que he creado en change.org https://www.change.org/es/peticiones/aseos-en-zona-de-taxis-de-atocha-y-limpieza-de-or%C3%ADn-acumulado-desde-meses

(*) Escrito enviado el 22 de diciembre

———————————————————————————————————————

Renfe no deja a mi hijo llevar su contrabajo

Por Rosa (Zamora)

Mientras el pequeño de la familia crecía, iba fundiéndose cada vez más delicadamente con su inseparable contrabajo. Un espantoso ruido había ido madurando rumbo a una adecuada melodía que fluía con el aire de la casa y entraba y salía a borbotones. Nos acostumbramos a la música, a los conciertos por aquí y por allá, todo lo adaptamos al gran instrumento, habitación, coche, viajes…Teníamos dos hijos y un contrabajo… amigo. Con el tiempo el pequeño creció y con la ilusión que envuelve a los que tienen la suerte de saber exactamente lo que quieren le enviamos a estudiar, o a reestudiar su contrabajo a 700 kilómetros de nuestra casa, de su casa, que quedó en silencio y con un punto de soledad. Pero las cosas a veces se tornan difíciles y algo con lo que no contábamos llegó a complicar, gratuitamente, nuestras vidas.

A 700 kilómetros íbamos a recoger a nuestro hijo y a su contrabajo o sencillamente esta vez no lo veríamos. Sin ningún remordimiento, en la estación de Renfe, nuestro hijo, un pequeño contrabajista de 17 años y media hora antes de que saliera su supuesto tren, no daba crédito a sus oídos cuando la profesional de turno le negaba el acceso a su contrabajo y, por tanto, a los dos. ¿Dificultad para entenderlo? ¿Ignorancia? ¿Dejadez?

No regresaría a su casa después de varios meses. El mundo se le vino abajo, solo y a tantos kilómetros de distancia. Por suerte, esta vez, el padre de un compañero con las mismas dificultades decidió ir a buscar a su hijo y con ellos pudo venir el nuestro. Desilusionado y deprimido lo abrazamos quitándole importancia a lo acontecido. Pero ¿qué pasaría en un futuro? De entrada tuvimos que llevarlo de regreso y hacer los 1.400 kilómetros que no arreglan nada. El resto de los viajes ¿cómo los hará? ¿Es que no existe un hueco en algún tren? ¿Todos los trenes de nuestro país tienen cubiertos sus espacios?

Cierto es que hay sitio para una guitarra porque dicen que da las medidas, una enorme maleta también mide adecuadamente, un contrabajo, sin embargo, se pasa ¡dicen! ¿Qué medida ha de tener la vida de mi hijo para manejarla por el mundo adelante? ¿Qué medida ha de tener para que no le impidan regresar a casa cuando le apetezca? Una vez solventados todos estos problemas por el propio músico con la ayuda de amigos, familia, etc, no con la ayuda social, sin embargo es ahora cuando la sociedad acude a los conciertos y escucha embrujada la magia de la música que sale de aquel conjunto de personas que han acumulado horas de trabajo, de trasiego, de esfuerzo y a todo esto añadimos las dificultades gratuitas que tienen que soportar los contrabajistas.

Si hay posibilidades, y las hay sobradas a mi entender, de dar una solución válida a este problema ¿por qué no se toman medidas de ningún tipo? ¿Por qué no se facilita la vida de estos trabajadores, estudiantes, luchadores? Una vez más discriminamos a las minorías sin tener ninguna razón para hacerlo. ¿Cómo podemos sentir la música? ¿Cuál es el sentido contradictorio que le damos a la vida organizando grandes conciertos en grandes teatros, palacios y salones a la vez que nos molesta un niño y su contrabajo en el asiento de un tren regresando a su casa?