Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘redes sociales’

Mamarrachadas y lindezas en las redes

Por Alejandro Prieto

Un móvil navega por la aplicación Twitter. (FORBES)

Un móvil navega por la aplicación Twitter. (FORBES)

En mayor o menor grado y con más o menos asiduidad, las personas actuamos bajo la batuta de la impertinencia o nos pronunciamos de manera impulsiva y sin recapacitar. Es decir, tendemos a cagarla.

Ello es algo que, hasta hace unos años, no solía propagarse más allá del círculo o ámbito en el que se manifestaba la tontería, el error o la estupidez. Sin embargo, la aparición de las redes sociales ha hecho posible que las salidas de tono e impertinencias se ramifiquen y difundan a una velocidad trepidante, dando lugar a posteriores aclaraciones, disculpas y, en raras ocasiones, a la asunción de responsabilidades. A saber si es una cuestión de prisa por llegar a la meta con ventaja, de un desbocado afán de protagonismo o de una compulsiva necesidad de expresar en voz alta mamarrachadas y lindezas, pero parece que lo ocurrido con la utilización de servicios como Twitter, en determinados casos, es como para hacérselo mirar.

Inteligencia twittera

Por Agustín Arroyo Caro

Twitter, como red o plataforma social, parece que se ha elevado a la categoría de santuario nodular e imprescindible para comunicarse sobre todo entre los jóvenes. En 140 caracteres poco se puede decir. Es verdad que pensadores o intelectuales como La Rochefoucauld, La Bruyere u Oscar Wilde, por ejemplo, en una sola frase podían encerrar una sintética e incuestionable sabiduría. La floración incontenible de chorradas, banalidades, fruslerías y frases inanes, fruto de un pensamiento débil, pueblan Twitter y banalizan el pensamiento profundo. Si la gente leyese más libros y periódicos podría enriquecer el volátil e insustancial pensamiento twittero. TwitterLa reproducción cuasi ilimitada de mensajes y opiniones en píldoras en Twitter no puede cambiar la realidad y la facticidad mostrenca de la dureza de la vida diaria y de la Historia humana. Los políticos quieren controlar, incluso, el pensamiento débil y dicen cosas en Twitter para demostrar o aparentar que están al loro de la opinión pública más extensa o popular. Es solo una pose o máscara fútil que no desenmascara sus verdaderas intenciones muy arraigadas y planificadas con todas las consecuencias. Muchos, en vez de hacer pintadas en la tapias o en los retretes, escriben en Twitter; es más accesible y adictivo. Es una moda efímera como todas las modas pasajeras. Muchas veces una ostensible pérdida de tiempo.

¿Y si ‘Alba’ fuera hija de Rajoy?

Por Cristina Iglesias Corripio

Una tarde en una red social vi la foto de una niña muy bonita pero al momento me di cuenta que algo le pasaba porque no tenía pelo. Vemos muchas fotos así en las redes sociales pero muchos no nos paramos a mirarlas. Sin embargo, esa niña me llamó la atención. Pulsé la foto y vi que se llamaba Alba y que estaba muy enferma a causa de un ‘bicho’ que no se lo estaba haciendo pasar muy bien desde los 5 meses de vida y tenía 4 años.

Me puse a leer los post que su padre había escrito desde años atrás y se me saltaron las lágrimas. Alba tenía cáncer infantil y desgraciadamente el tiempo corría en su contra. Su familia había creado una asociación para recaudar fondos para el tratamiento de Alba y crear becas para la investigación del ‘bichoi. Miles de personas llamadas ‘alberos’ Cáncer infantilayudaban gracias a donativos, venta de pulseras, mercadillos solidarios…

Desgraciadamente la cura no llegó a tiempo. ¿Por qué os cuento todo esto si muchas Albas pierden la vida todos los días? Pues para desahogarme y decir a los altos cargos de este país que no queremos  que ningún niño más pase por esto. Y si tiene que pasar por ello, en vez de estar jugando, que se les de una mejor calidad de vida, o por qué no, una cura.

Por los momentos tan malos que estamos viviendo, están “obligados” a recortar en investigación, sanidad, etc. menos en sus sueldos, viajes para hacerse la foto, sueldos vitalicios… Pues por lo menos, que una mínima parte de su sueldo vaya a estas asociaciones que luchan por todos para encontrar esa medicina, porque esta vez le tocó a Alba Pérez pero nadie tiene la vida comprada y ¿cómo se sentirían si les pasara a sus hijos o nietos? Seguramente en ese momento invertirán su sueldo y todos sus ahorros para poder salvarlo, pero no les va a servir de nada porque la cura no se encuentra fácilmente.

Espero que esta carta les haga reflexionar y, aunque suene muy fuerte, imagínense que ese niño con el que juegan todos los días se pone enfermo de cáncer infantil. Miles de ‘alberos’ ya lo hemos hecho y con su ayuda o sin ella vamos a seguir luchando. En mi caso, por mis primos, sobrino y los hijos que vaya a tener el día de mañana. Les animo a que luchen ustedes también porque con su ayuda la lucha será por lo menos un poco más fácil.