Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘perros’

La culpa es de los dueños de los perros

Por Cristina Ramos Hoyas

Una mujer recoge la caca de su mascota.

Una mujer recoge la caca de su mascota. (ARCHIVO)

Vivo en la zona nueva de Vicálvaro. Es un barrio con muchísima gente joven con hijos y, también, con perros. Tenemos unos parques muy hermosos, pero todos llenos de cacas. En verano es imposible abrir la ventana, ya que el olor es insoportable.

Yo tengo dos perros y me da mucho asco recoger las cacas, pero lo hago. Mucha gente cuando baja a los perros y estos van a hacer sus cosas, miran hacia otro lado como si no fuera con ellos la cosa. Otros lo recogen, pero dejan la bolsita en los alcorques de los árboles y muy pocos las recogen.

A todo el mundo le gusta salir a la calle, pasear por los parques y no pisar una maldita caca de perro. Espero que la gente se conciencie con la causa, ya que es un bien para todos.

La eterna espera de la protectora cordobesa ‘El Arca de Noé’

Por Vanesa Sánchez

(PACMA)

Foto: PACMA

¿Cuántos años pasarán? ¿Cuánto tiempo hay que esperar? Como en la famosa canción, nos preguntamos hasta cuándo debemos seguir esperando pacientemente a que otros resuelvan el futuro de quienes no les importan lo más mínimo.

En este estado de “eterna espera” se encuentra la asociación El Arca de Noé de Córdoba. Una asociación que ha crecido de la nada, y que con los años se ha ido haciendo fuerte, grande y respetable, en un mundo lleno de injusticias y actos atroces, donde consuela saber que todavía quedan personas dispuestas a luchar por lo que es justo.

Pero la justicia, irónicamente, nunca va ligada a la política. Tienes que levantarte un día y decir “hasta aquí”, y comprender que si tú mismo no luchas por lo que es justo, nadie más lo hará. Por suerte, El Arca de Noé de Córdoba cuenta con muchas personas que no dudan en dejar a un lado su propia vida para luchar por la de aquellos que no tienen voz (ni voto, por cierto). Y no se trata sólo de su lucha, o nuestra lucha, se trata de la lucha de una sociedad que no se queda indiferente ante el maltrato, la crueldad y la nefasta actuación de las perreras de este país, donde una vida no vale más que un trozo de papel.

Que sepáis, queridos políticos, que El Arca de Noé sigue creciendo, sigue avanzando y no se rendirá jamás, ya sea con vosotros o contra vosotros. Porque la sociedad está cambiando y evolucionando, ustedes verán si se quedan atrás.

Confusión sobre el uso de los parques públicos

Por Alejandro Prieto

Hace unos días, dando un paseo por un parque del barrio, presencié una escena que evidencia la confusión existente respecto a la utilización de los espacios públicos. El parque del Retiro de Madrid

Un grupo de chicas sentadas en el césped charlaban de manera animada en una zona donde los perros pueden estar sueltos, cuando una señora se acerca a éstas y les sugiere irse a otro lugar alejado de los animales. Con respeto, una de las jóvenes responde que no consideran tal opción, pues estaban allí antes de su llegada, no creían estar causando molestias a nadie y tampoco tenían inconveniente alguno por la presencia y el acercamiento de los canes.

Un señor que se encontraba a unos pasos se aproxima y, con gesto y tono adusto, muestra su alianza con la propietaria de la mascota, aunque, para decepción de ambos, el refuerzo de la posición y la insistencia en la propuesta no arrojaron el resultado esperado, pues otra de las adolescentes intervino con moderación, soltura, brevedad y nitidez a fin de exponer algunas razones que cerraron la puerta de la controversia con suavidad y firmeza. Habló de la propiedad del parque, de los derechos y deberes de quienes compartían aquel entorno, del pago de impuestos y de gastos municipales.

Un parque infantil de Getxo, convertido ahora en lugar de reunión de indigentes

Por D. R. G.

Me gustaría denunciar la situación que estamos viviendo los ciudadanos de Algorta (Getxo) y los vecinos de la zona, en relación a la presencia de indigentes y colectivos que tienen comportamientos incívicos e ilegales en la plaza Bihotz Alai, destinada sobre todo al público infantil (salvo eventos que realiza el ayuntamiento).  A ver si así el consistorio o las instituciones que procedan adoptan todas las medidas posibles para solventar esta situación. El pasado jueves asistimos, los niños y los padres, a una pelea entre dos individuos que ponía la piel de gallina. Se ha cursado queja al Ayuntamiento de Getxo recientemente, pero consultado con la policía municipal parece que poco se va a poder hacer.

20130220_175129La mayoría de las personas que frecuentamos esta plaza tenemos hijos pequeños (justo enfrente está el colegio) y nos gusta ir porque podemos vigilar a los niños muy fácilmente (es una plaza casi cerrada), “era” una plaza tranquila donde los niños podían jugar al balón, con la bici, con el patín, etc., hay habilitado un pequeño parque y da el sol.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, esta plaza se ha convertido en el lugar de reunión y en vivienda habitual de individuos que beben alcohol, fuman “porros”, tienen perros que van sueltos, sin bozal y defecan sin que sus excrementos sean recogidos por sus dueños, que también orinan y defecan en la plaza.

En consecuencia, los menores corren el riesgo de cortarse con botellas, de ser atacados por los perros, infectarse por las heces o verse involucrados en las peleas.

Al consultar sobre esta situación a una patrulla de policías que habitualmente hace la ronda por la plaza, me comunican que se han cursado varias actas de infracción pero que “no hay nada que hacer  entre que son insolventes (no pagan las multas) y no se presentan al juzgado”.

Como ciudadana de Getxo me niego en rotundo a ceder un espacio público y que está dirigido especialmente a los niños a estos individuos y mucho menos para estos menesteres (consumo de alcohol, orinar, defecar, etc.). También me resisto a creer que la Administración y la Policía Local  no puedan hacer “nada” frente a esto.

‘Obstáculos’ en el camino hacia la educación

Larysa Shipko (Madrid)

Les cuento un problema que tengo que superar a diario llevando mis hijos a la guardería. Educar los hijos hoy en día es una tarea difícil. Todo -desde obtención de una plaza en un centro educativo y hasta fin de los estudios- es una carrera de obstáculos.

Nosotros encima tenemos que hacer un ejercicio extra por el camino hacia la Casa de Niños Arroyo Fresno (Madrid, c/ Pico Balaitus, 24), ya que está lleno de los excrementos de los perros, cuyos dueños no se molestan en recogerlos. Yo cada mañana llevo a este centro educativo a mis mellizos de casi 3 años. Y el único camino es una estrecha acera, colindante con un parque con jardines y zona infantil. Imagínense qué habilidades de malabarista he de tener para poder llegar “invicto” con los dos peques cogidos de las manos a la meta. Y si viene alguien de enfrente, ya ni lo cuento.

Por si fuera poco, las zonas ajardinadas tampoco destacan por su limpieza, a pesar de que los servicios de limpieza se matan recogiendo cada dos por tres los “regalitos” depositados en los alrededores. Cuando hace buen tiempo, al problema de la suciedad se une el de malos olores. Veo como solución un llamamiento a los vecinos de la zona para que piensen que la calle es de todos y la obligación de todos es mantenerla limpia. En el caso contrario poner un agente del ayuntamiento para multar a los que no cumplan sería… no sé, a lo mejor también una manera de educar…