Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘impuestos’

¿Para qué pago mis impuestos?

Por Pilar González

Un pasaporte en una imagen de archivo. (ARCHIVO)

Un pasaporte en una imagen de archivo. (ARCHIVO)

Mi aventura comienza cuando solicito cita para hacer el pasaporte de toda mi familia (marido e hijas de 3 y 5 años) porque habíamos contratado un viaje con salida el 21 de julio. Al llamar, me concretan que ya no hay citas hasta el 22 de julio, es decir, un día después de salir de viaje.

Desesperada llamo a varias comisarías de Madrid y en todas me indican que están saturados y no atienden sin cita, excepto en la calle Luna y Tetuán, donde la gente hace colas desde las cinco de la mañana. ¿De verdad me imaginan con mis hijas de 3 y 5 años haciendo cola a las 5 de la mañana?

No contenta con la opción que me dieron, contacto con la comisaría de Coslada donde un amable señor, con muy buena intención, me tranquiliza diciéndome que dada la premura, lo mejor es que me persone con los datos del vuelo y la confirmación del viaje porque lo normal es que en esa situación de urgencia me atiendan sin ningún problema.

El 10 de julio me presento en dicha comisaria a las 8:20 de la mañana con mis hijas y marido, y tal solo dos personas sin cita esperando. Estas personas me indican que necesitan pasaporte para una de ellas y conocen allí un policía, el resto se lo imaginan….dicho policía les llama y entran por la puerta del personal, salen contentas (apuesto un millón, a que consiguieron su pasaporte).

Cuando me acerco a preguntar si pueden atendernos sin cita, recibo un no tajante, ni siquiera fueron capaces de esperar a ver si se despejaba y de esa forma, poder atendernos.

Mi pataleta…una hoja de reclamación. De verdad, ¿hay derecho a esto? ¿Para qué pago mis impuestos si nadie me atiende a pesar de estar en una situación de urgencia?

LEE AQUÍ CÓMO ENVIAR TU OPINIÓN Y TU DENUNCIA

Ministro, que Hacienda seamos todos

Por Manuel Nogueras Tamargo

El Ministerio de Hacienda nos recuerda a través de un jefe de taller mecánico de coches diciendo a su clienta, que si no le cobra el IVA, no se podrán pagar las pensiones, no habrá hospitales y no se podrá invertir en investigación. Al final el anuncio lo resume diciendo que si no lo pagas tú, lo pagamos entre todos.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (PÉREZ / EFE)

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (PÉREZ / EFE)

Esto está muy bien, pero ver si los que cobraron con sobrecitos en negro, en B o como quiera llamarse, se aplican bien el cuento y devuelven lo defraudado con su corrupción, que hacienda, somos todos.

Obra nefasta, costosa y poco útil

Por C. Z.

Fotografía de Albayzín, barrio del este de la ciudad española de Granada. (TORRES)

Fotografía de Albaicín, barrio de Granada. (TORRES)

Escribimos esta carta en protesta por la obra realizada en el centro cívico del Albaicín de Granada para “adaptar” el acceso al centro a personas discapacitadas físicas.

Antes de la obra mencionada, existía una rampa de acceso al centro para sillas de ruedas, a través de la cual podían acceder los dos discapacitados físicos que residen en el barrio. Igualmente, el acceso al mostrador no tenía escalones. Actualmente, los discapacitados tienen que coger el ascensor, situado a la izquierda, para subir los dos escalones nuevos y dar la vuelta hasta llegar al lado opuesto, donde está situado el mostrador. El cual, tras la obra, ha quedado a una altura de 76 absurdos centímetros.

Asimismo, había también unas puertas interiores que evitaban que entrara el frío en invierno y el calor en verano, aislando de esta manera el salón de actos, situado justo a la entrada, de las temperaturas extremas que tenemos en esta ciudad. Como consecuencia de esto, el consumo eléctrico en invierno para que se pueda utilizar dicha sala va a ser mucho mayor. Cosa que pagaremos los ciudadanos con nuestros impuestos.

Añadir también que el acceso exterior al centro ha sido igualmente modificado afeando la calle y la plaza Aliatar.

Como ciudadanos y vecinos del Albaicín tenemos derecho de saber por qué se ha realizado esta obra tan nefasta, costosa y poco útil cuando hay prioridades mucho mayores en un barrio que está en riesgo de perder su reconocimiento como patrimonio de la humanidad dada la situación de deterioro grave que sufre.

El coste de la obra ha sido superior a 41.000 euros y los trabajos han durado unos 17 días. ¿Por qué este gasto excesivo de dinero público (nuestro dinero) en tiempos de crisis? ¿Por qué no se ha invertido en cosas más necesarias y urgentes como, por ejemplo, arreglar las calles para evitar accidentes de nuestros vecinos mayores, la limpieza de los grafitis ilegales, casas en ruinas con ratas incluidas, falta de mobiliario urbano como bancos para sentarse nuestros mayores, falta de zonas verdes y sitios donde puedan jugar los niños… ?

La urbanización olvidada

 Por Maribel Torres

Una calzada en mal estado. (ARCHIVO)

Una calzada en mal estado. (ARCHIVO)

Esto ya se ha convertido en un tema de conciencia y alguien debe ayudarnos para que se conozca.

Llevamos con las calles sin asfaltar, sin luz en las mismas y sin saneamiento más de 40 años y nadie nos ayuda. Vivimos en una urbanización dividida entre dos pueblos, El Escorial y Galapagar. Los vecinos de la parte de Galapagar ya disfrutan de todos los servicios, luz en las calles, asfaltado, etc. ¿Por qué nosotros no?

Mi marido es minusválido y no puede ni salir a la calle puesto que hay tantos agujeros que es imposible hacerlo con una silla de ruedas. Eso sí, nunca se olvida el Ayuntamiento de El Escorial de que le pagemos los impuestos. Nos cobra casi cien euros al año por recogida de basuras y la recogen una sola vez a la semana, en invierno y verano. Contando con que no haga mal tiempo, que entonces ni vienen. Del IBI ni hablemos, pagamos más que otras muchas personas que disfrutan de todo lo que nosotros carecemos.

No obstante, hay otro tema al que nadie presta atención. Las fosas sépticas que todos los vecinos utilizamos deben estar contaminando el río Guadarrama, pero eso tampoco debe ser importante.

Los ‘sin ticket’

Por Enrique Chicote

Surtidores de carburante en una gasolinera. (GTRES)

Surtidores de carburante en una gasolinera. (GTRES)

Leo que durante nueve o diez años hemos estado pagando un impuesto sobre carburantes que es ilegal. Y también, que el Estado no nos devolverá ni un céntimo a quienes no hayamos tomado la precaución de haber guardado todos los tickets de las gasolineras en las que venimos repostando desde el año 2002. Puesto que, además, el dinero para devolvérselo a los que sí conservan las facturas saldrá de los tributos que pagamos todos, resulta que los ‘sin ticket’ vamos a pagar ese impuesto ilegal dos veces: antes y después.

No se asusten, pero: ¿nos podría pasar lo mismo con otros impuestos? Yo, como ya no me fío, he decidido comprarme mañana mismo un armario de dos cuerpos y una docena de archivadores para ir abriendo boca.

Sin trabajo no hay dignidad

Por Agustín Arroyo

El papa Francisco. (EFE)

El papa Francisco. (EFE)

Lo acaba de decir alguien tan lejano a mis intereses como el Papa Francisco. Y lleva razón. Por tanto, podríamos colegir que un país como España con más de una cuarta parte de su población activa en paro y la mitad de sus jóvenes fuera del mercado laboral  a su pesar, es un territorio con una cuarta parte de su dignidad erosionada gravemente o inexistente.

El actual gobierno hace reiteradas loas autocomplacientes de sus quirúrgicas reformas. Dicen y aseguran que los dos años que quedan de legislatura serán de crecimiento, y en ellos se recogerán los frutos maduros de su política de choque. Que nadie crea, ingenuamente, en esta lluvia de bondades que se nos prometen. De hecho, las declaraciones de Guindos y Montoro sobre la rebaja de impuestos se van posponiendo, ahora ya hasta 2017, cuando la habían prometido en los horizontes del 2014 y 2015. Sí se recuperan las cuentas y balances de los grandes bancos y los sueldos de los ejecutivos y altos consejeros se mantienen o siguen creciendo. El resto de los trabajadores, nada crédulos y cada vez menos ingenuos ya en nuestra capacidad de aguante y confianza, sabemos que el horizonte es nebuloso y las políticas mutiladoras de los neoliberales seguirán asfixiando nuestra esperanza y nuestra paciencia los dos años restantes.

 

¿Por qué cuesta más del doble renovar el carnet de conducir que el DNI?

Por Alejandro Prieto Orviz

Un compañero de faena confiaba en que, tal como le había sucedido hace unos años,  recibiría una notificación de la Dirección General de Tráfico a través del correo postal informándole del próximo vencimiento del permiso de conducción; en cambio, esta vez se ha enterado de distinta forma, siendo informado directa y verbalmente en un control de carretera, además de por escrito con una sanción de 200 euros por tener el carné caducado desde días atrás. Un infortunio que generó un estado de alerta entre el resto del personal, y al cual podría aplicársele el dicho de que “no hay mal que por bien no venga”, pues  ello está evitando situaciones similares. Carnet de conducirY surge la pregunta: ¿por qué suprimir un procedimiento informativo que resultaba útil y satisfactorio para los ciudadanos cuando a día de hoy existen múltiples canales y herramientas de comunicación? Otra cuestión es: ¿por qué el precio de la renovación del permiso de conducir supera en algo más del doble a la del carné de identidad cuando se trata de dos trozos de plástico con el mismo tamaño? ¡Cuántas incógnitas alrededor de las tasas e impuestos!

Confusión sobre el uso de los parques públicos

Por Alejandro Prieto

Hace unos días, dando un paseo por un parque del barrio, presencié una escena que evidencia la confusión existente respecto a la utilización de los espacios públicos. El parque del Retiro de Madrid

Un grupo de chicas sentadas en el césped charlaban de manera animada en una zona donde los perros pueden estar sueltos, cuando una señora se acerca a éstas y les sugiere irse a otro lugar alejado de los animales. Con respeto, una de las jóvenes responde que no consideran tal opción, pues estaban allí antes de su llegada, no creían estar causando molestias a nadie y tampoco tenían inconveniente alguno por la presencia y el acercamiento de los canes.

Un señor que se encontraba a unos pasos se aproxima y, con gesto y tono adusto, muestra su alianza con la propietaria de la mascota, aunque, para decepción de ambos, el refuerzo de la posición y la insistencia en la propuesta no arrojaron el resultado esperado, pues otra de las adolescentes intervino con moderación, soltura, brevedad y nitidez a fin de exponer algunas razones que cerraron la puerta de la controversia con suavidad y firmeza. Habló de la propiedad del parque, de los derechos y deberes de quienes compartían aquel entorno, del pago de impuestos y de gastos municipales.

¡Menos botellón y más educación cívica!

Por Alberto López

Foto: Alberto López

Foto: Alberto López

Es indignante que si ya de por sí el parque público ‘Virgen Blanca‘ de Madrid está muy deteriorado, que además ahora docenas de jóvenes se dediquen los días de diario por las tardes a realizar allí macrobotellones, concretamente en la explanada que hay entre la calle Manuel Bartolomé Cossio y la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos. Incumplen flagrantemente la vigente ley autonómica antibotellón, demuestran una actitud totalmente incívica y ningún espíritu ecologista, destrozan contra el suelo los envases de vidrio de las bebidas alcohólicas que consumen, esparcen inmundicias y dejan dichas zonas como un estercolero. Como si hubiese habido una Tercera Guerra Mundial.

También es indignante que, después de haberte dejado una pasta llamando al teléfono de tarificación adicional 092 —ya que en el 112 no se hacen cargo—, al exponerles el problema a alguna patrulla de la Policía Municipal de Moncloa, que como autoridad competente están para hacer valer y cumplir dicha ley, te digan que están escasos de medios tanto personales como materiales para atajar el problema, a pesar de estar los honrados contribuyentes pagando puntual y religiosamente al Ayuntamiento de Madrid abusivos impuestos europeos para recibir a cambio presuntos servicios.

Los gastos de gestión al comprar por Internet

Por Paloma Ponce Adán

El otro día saqué unas entradas para un espectáculo. Realicé la compra en mi casa, encendí el ordenador que he comprado con mi dinero y mantengo en buen uso y, conectada a la corriente eléctrica que pago y con la línea ADSL que también cargan en mi cuenta dediqué mi tiempo a conseguirlas y las imprimí en mi papel con mi impresora. Compras por Internet

Por hacer yo todo esto me cobraron 3,80 euros más por cada una en concepto de gastos de gestión. ¿Gastos de gestión de qué: del alquiler del local, del personal que me ha atendido, de la corriente eléctrica, de la línea ADSL?

Lo mismo ocurre con los billetes de autobús o tren, o con cualquier otra cosa que uno mismo se gestione en su casa, con su dinero, su tiempo, su… Llámenme paranoica pero ¿es que, quién sea, está tanteando para ver cómo actuaremos cuando tengamos que pagar para que nos dejen utilizar los locales de las empresas en las que trabajemos, sus ordenadores, su ADSL…? Total, si ya nos están haciendo creer que el sueldo de los trabajadores no se calcula contando con los gastos e impuestos que tendrán que pagar por ellos.

Vamos, como si el panadero nos dijera que en el precio de las magdalenas no ha incluido el gasto de personal, de luz, de gas, el local… O como la basura en Madrid que, como no se nombraba en el recibo del IBI, nos la están cobrando otra vez.