Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘etapa’

Operación Triunfo, El Reencuentro: “Los que lo vimos también lo recordamos con nostalgia”

Por Almudena de Vicente

El reencuentro de Operación Triunfo (RTVE).

El reencuentro de Operación Triunfo (RTVE).

En estos días los protagonistas de OT, El Reencuentro han compartido lo que significa para ellos reunirse 15 años después para recordar el mayor fenómeno musical de la historia de la televisión en España, le pese a quien le pese.

Los que lo vimos desde el otro lado de la pantalla también estamos viviendo con nostalgia y, porque no, con ilusión, reencontrarnos con una etapa en la que apoyar la carrera artística de alguno de ellos, cambió nuestra vida.

Yo, por mi parte, me siento y me sentiré orgullosa de apostar por Chenoa. Gracias a ello tuve la suerte de conocer no sólo a una grandísima artista sino también a una fantástica persona y ese, para nosotros, los fans de OT, es el verdadero espíritu de El Reencuentro.

 

La censura en el cine del franquismo

Por Jordi S. Berenguer

Sala de cine (Europa Press).

Sala de cine (Europa Press).

Durante el franquismo el cine que vimos había sido sometido a varias etapas de censura. La oficial del Estado suprimía secuencias y alteraba doblajes. Una vez aprobada la versión adulterada, al llegar a ciertos lugares el cura del pueblo también imponía su criterio y mandaba suprimir algunos planos que consideraba pecaminosos, por lo que según en qué villas Gilda no se quitaba ni el guante.

La mutilación cinematografica no acababa ahí porque, con la coartada de la censura, algunos empresarios de sala acortaban el metraje para ofrecer más sesiones. Y algunos operadores de cabina, especialmente en los cines de barrio con sesión doble, aligeraban aún más el celuloide -cuando no suprimían todo un rollo-, para que la jornada laboral no se prolongara hasta las tantas. Con ese recorrido tan poco respetuoso con la integridad de la obra cinematografica, comprender el argumento de algunas películas solo estaba reservado a los muy intuitivos.

Para el cine español la cuestión añadía aún más visos de surrealismo. El primer paso para rodar una película era someter el guión al censor, que solía devolverlo lleno de tachaduras y alguna que otra observación. Una vez terminada, la película era sometida a otra censura en la que se podría suprimir algún plano alegando cuestiones de forma. Lo curioso es que algunos censores también ejercian como críticos cinematográficos. Y se daba la paradoja de que en sus críticas no era raro leer algún reproche sobre supuestas incoherencias del guión… el mismo que el propio crítico había alterado como censor.

Con la democracia hemos ganado, entre otros, el derecho a disfrutar de la versión íntegra para participar de la grandeza del cine. Especialmente del nuestro… aunque los censores se hayan quedado sin trabajo. Así es la vida. Así era su cine.