Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘comportamiento’

Mi homenaje a la Policía Nacional

Fidel Vela

En los últimos cuatro años se han celebrado en España unas 90.000 manifestaciones y concentraciones, algunas de ellas con violencia extrema. En Madrid, más de 12.000 siendo delegada del Gobierno Cristina Cifuentes. Sin embargo, no se ha registrado un solo muerto ni herido grave entre los manifestantes. Bien al contrario, han sido los agentes policiales quienes han corrido con la peor parte.

Policia Nacional

Dos agentes de la Policía Nacional (EFE)

Por ello, es necesario destacar un hecho que nadie repara, el comportamiento ejemplar de la Policía Nacional, demostrando una profesionalidad, un sentido de la proporción y una mesura que merecen el mayor de los elogios. En este particular, hay que sentirse orgulloso de pertenecer a uno de los países más avanzados del primer mundo. Con estas breves líneas, quiero rendir mi humilde pero entusiasta homenaje a la Policía Nacional, desde el director general hasta el último agente incorporado. En Venezuela, por ejemplo, han muerto decenas de personas en las manifestaciones.

Padres-entrenadores en las gradas

Por Núria Castellanos Crespo

Frases como “que no te enteras”, “vete a arbitrar a tu casa”, “estás cegato o que”, “niño, que estás dormido, espabila”  u otros insultos que prefiero no citar  las podemos escuchar desde las gradas los fines de semana en los partidos infantiles/juveniles de futbol, básquet, balonmano u otros deportes procedentes de los padres.  Pero, ¿esta es la actitud, comportamiento  y el vocabulario que queremos transmitir a nuestros hijos?

La mayoría de los padres apuntamos a nuestros hijos a hacer deporte para que se diviertan, se relacionen y porque es sano que hagan ejercicio.  Pero todos esos motivos distan mucho de la realidad que se puede palpar desde las gradas. Podemos ver discusiones entre padres que se faltan el respeto o gritos  a entrenadores y árbitros. Por no hablar de las humillaciones a sus propios hijos gritándoles lo que tienen que hacer o incitándoles a ser agresivos con el contrario.

Niños jugando al fútbol (GTRES, ARCHIVO)

Niños jugando al fútbol (GTRES, ARCHIVO)

Sin embargo, cuando nuestros hijos contestan al entrenador o al árbitro les decimos que se tienen que comportar. ¿Nos comportamos nosotros? Nuestros hijos muchas veces harán lo que nosotros hagamos, no lo que digamos. Con actitudes como esas los valores que estamos transmitiendo son: la falta de respeto, el egocentrismo, el anticompañerismo, la agresividad y la frustración.  Cuando lo que deberíamos potenciar es precisamente todo lo contrario.

Los padres debemos recordar que no somos los entrenadores de nuestros hijos, que para eso ya pagamos a un profesional que lo hace. Nuestra función es motivarlos y apoyarlos ganen o pierdan.  Si estas actitudes de desacreditación de  autoridad las extrapolamos a otros ámbitos como el educativo criaremos hijos sin respeto hacia nadie: ni a entrenadores, ni a árbitros, ni a profesores… y como consecuencia: ni a nosotros: los padres.  “Si quieres un ganador en casa entrénate, pero deja que tu hijo se divierta”.

Emigrantes o inmigrantes

Por Gerson Hernández

(Juanjo Martín /EFE)

(Juanjo Martín /EFE)

Seis de la mañana, empieza la lavadora del vecino de arriba. Aunque quizá debo agradecer que ya no la ponga a las dos o a las tres de la madrugada como hace unos meses, y que ya no tenga que pasar el calvario de la vecina del quinto escuchando “bachatita” a todas horas. Aunque puede ser peor, como por ejemplo el del bajo, que tiene que soportar una iglesia que tiene alquilado el local de la esquina. Y así podríamos seguir un buen rato con este tema.

Hace unos meses, un periódico nacional, pedía a la gente que estaba en otros países buscando trabajo, que diera sus consejos a los españoles que planeaban seguir el mismo camino. Nadie hizo referencia a las normas de convivencia, de civismo o a un comportamiento adecuado a la cultura del país donde se encontraban. No hubo un: “debes ser respetuoso o educado en esto y aquello”. ¿Tan difícil de entender es que, por diferente que sea nuestra idiosincrasia, es imposible querer que todo un país se amolde a nosotros? ¿No es más fácil seguir sus reglas, leyes, normas y costumbres? ¡Por favor! Dejen de sentir y creer que cuando llegan a un lugar remoto al que nacieron, lo vuestro es mil veces mejor. No es así, tan solo es diferente. No tachen a los nativos de cualquier ciudad, pueblo o país de racista simplemente porque no les dejan seguir la fiesta hasta las cinco de la mañana, tomar cervezas en el portal del edificio o sacar la basura cuando les venga bien, entre muchas otras cosas.

Un consejo para los inmigrantes y los emigrantes: “Cuando a Roma fueres, haz como vieres” (El Quijote II 53). Sencillo refrán y cuando se aplica, lo mucho que llega uno a ganar. ¡Ah!, por cierto, yo soy inmigrante también.