Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘cine’

¿Por qué no ir más allá?

Por Alba Morales García

C:UserslbelenguerPicturesTU BLOGcs0001.JPGRecientemente he ido al cine y me ha llamado la atención algo que quiero compartir. En las salas de unos cines de Barcelona, la primera fila está adaptada para personas con discapacidad, lo cual les permite poder disfrutar de una película estando en un espacio más amplio y cómodo.

Sin embargo, y aunque esto sea algo novedoso por una parte, en el sentido de que es una adaptación con la que cuentan pocas salas de cine, y por otro lado algo necesario a tener en cuenta, tal vez no deberíamos quedarnos ahí.

Aunque la última subida del IVA ha encarecido significativamente el coste de las entradas de cine en este caso, ya que es el tema que nos ocupa, el hecho es que todos tenemos derecho a poder ver una película, pero las personas que sufren algún tipo de sordera por ejemplo, no cuentan con esa facilidad.

En 2010 se aprobó la Ley General de la Comunicación Audiovisual, dirigida hacia los contenidos televisivos, con el objetivo de que las personas con discapacidad visual y/o auditiva pudiesen hacer también un uso efectivo de este canal de comunicación.

En este sentido, ¿por qué no ir más allá? Es decir, por qué actuar en aquellas formas de comunicación, al margen de la televisión, para que las personas con este tipo de discapacidad puedan también aprovecharlas?

Tal vez estas líneas carezcan de cierto sentido teórico pero lo cierto es que si miramos a nuestro alrededor observaremos que todavía queda mucho para que la sociedad se adapte a las personas con diversidad funcional, y no al revés. Quizás el hecho de no encontrarnos en una situación así hace que no seamos capaces de darnos cuenta…

 

Verdaderas estrellas

Por J. R. Gallego

Teatro RealSiempre te has preguntado ¿cuánto habrá cobrado este actor o esta actriz por ese papel en esa película? Es posible que no vuelvas a hacerte esta pregunta. Últimamente están corriendo rumores de que este colectivo pretende crear una página web en la cual reflejar justamente este tipo de información.

Ya que el cine está subvencionado en este país, el ciudadano de a pie quiere saber cómo se emplea su dinero. Siguiendo la corriente actual de “transparencia” llevada a cabo por el Gobierno, la Casa del Rey, los sindicatos, el deporte, la banca y demás instituciones, este colectivo no quiere ser ajeno a estas reclamaciones populares.

Hay que reconocer que es un gesto que les honra. Lo bueno es que esta iniciativa tendrá efectos retroactivos, es decir, podrás saber toda la filmografía personal de cada uno/a y lo que percibieron por cada uno de sus trabajos a lo largo de toda su carrera, tanto personajes de cine como de televisión. No cabe duda de que es una buena noticia.

El revival televisivo en Semana Santa

Por Robert Álvarez Sastre

Ahora que de nuevo estamos en Semana Santa y con la crisis que nos lleva a antiguas remembranzas de nuestra juventud, veo con alegría que en la televisión, a pesar de los muchos canales que ahora hay, se vuelve a poner un poco de orden en la programación.

Para esta Semana Santa hay programadas películas de romanos, de la biblia y de historias ejemplares, que buena falta nos hacen. También para los que no les guste el cine clásico, o no quieran repetir a Espartaco en el circo, pueden ver a alguna folclórica tirándose a la piscina desde diferentes alturas. Mira quién saltaYo les aconsejo que si quieren un revival completo prueben a quitar el color a la pantalla y déjenla en blanco y negro. Y para los más exigentes continúa habiendo fútbol a todo meter. No estoy seguro si hay alguna corrida, pero con tanto canal seguro que pueden encontrar alguna. Volvemos al desarrollismo de la mano del más absoluto reduccionismo. Así va el país.

Nadie se acuerda de los especialistas del cine

Por Lola Magano

Mi nombre es Lola y soy esposa de un especialista de cine o Stuntman como los llaman ahora. Siempre me he preguntado cómo es posible que, en ninguno de los diversos certámenes y convenciones del mundo del cine -los Goya, Sitges, San Sebastián…- se haga mención, aunque sea de forma honorífica, a la labor de personas que, como mi marido, han dedicado parte de su vida y su salud a hacer un trabajo tan arriesgado y peligroso y, en muchas ocasiones, mal remunerado ya que el riesgo al que se exponen es muy grande y la vida profesional, muy corta.

En la época en la que mi esposo trabajaba ni siquiera las compañías de seguros querían asegurarles. Hoy, desgraciadamente, comprendo por qué, pues mi marido soporta taras físicas importantes (un 66%C:UsersibarberoPicturesPINTASnavidadDIAesp0001.JPG de minusvalía). Pero no es lástima lo que pido, sino justicia y reconocimiento. No alcanzo a comprender cómo dentro de la gran familia que es el mundo del cine nadie piense en ellos para nada.

Dan las gracias a todos menos a los que, arriesgando su físico, dan brillo y fuerza al personaje. Cuántos actores les deben parte de su éxito a estos hombres… ¿Por qué no han reparado en su importante labor ni actores ni directores? A mi marido nunca le llamaron porque fuera alto y guapo, sino por su gran preparación física y su pericia en las diversas escenas en las que se desenvolvía, como los caballos, conducción, esgrima, acrobacias…, en fin, un especialista completo. Incluso realizó un salto de 24 metros desde la tramoya de un teatro en condiciones muy difíciles, saliendo airoso.

Ha trabajado a las órdenes de directores españoles y extranjeros de gran prestigio y ha doblado a muchos actores de primera fila, siendo testigo de cómo a alguno se le ha atribuido el mérito por un trabajo que él había hecho mientras su nombre no aparecía ni en los títulos de crédito. Por suerte veo que esta situación ha cambiado y por lo menos ahora los especialistas sí figuran en ellos, siempre al final de los mismos.

No quiero alargarme más, pero si en algún momento la Academia de Cine entiende que estas personas tienen algún mérito esta situación se podría cambiar. A ustedes no les supondría nada y para estos hombres que lo han dado todo por esta profesión (en la época de mi esposo no había mujeres especialistas) sería un motivo de alegría y podrían, así, sentirse miembros de pleno derecho de la gran familia que es el cine.

 

 

Tarde sin cine o cómo ser una clienta spam

Por Cristina González Fernández

Un jueves por la mañana recibí un mail en la carpeta de spam de la empresa Cinesa con ofertas ‘estupendifantásticas’ para ir al cine ese mismo día. Una de ellas era entradas a 3,40 euros para una película concreta (ya que era una reposición del film). Por ese precio ¿quién no va al cine? En el mail aparecían indicados todos los detalles de la promo, sesiones y cines donde se proyectaba (no había ninguna indicación o advertencia sobre ninguno, aún lo conservo). Invité a mi madre y nos dirigimos esa misma tarde a Cinesa Príncipe Pío a la sesión de las 16 horas. El cine abre las taquillas a las 15:30 y ya había cola. Un trío de mujeres que había delante rumoreaban que no veían la película en los paneles de la taquilla, una de ellas se acercó al mostrador, preguntó y a continuación se marcharon las tres. Yo, que tengo mucha fe en las empresas de cine… -que soy muy cabezota, vamos…- decidí esperar mi turno y no hacer caso de esas señoras, a pesar de los comentarios sarcásticos de mi madre: “ya me extrañaba a mí, el cine tan barato, ja, ja, ja, ja”.

Al llegar a la taquilla el chico nos informó de que la película justo ese día (ya es casualidad, vaya) no se iba a poder ver ya que había otros prestrenos y proyecciones programadas. Sólo quedaban dos opciones, ver otra película a precio de atraco a mano armada o volverse a casa con la decepción. En ese momento no se me ocurrió poner una reclamación, que es lo que debería haber hecho y os recomiendo. Puse un comentario en el Facebook de Cinesa explicándoles que me había gastado en transporte casi 12 euros (6 por persona) para, por lo visto, acabar haciendo un tour turístico en transporte público por Madrid y quería una disculpa y una solución (que el dinero a los parados no nos llueve).

Su contestación fue redirigirme a la web de Cinesa para poner la queja y borrar mi comentario, no lo vaya a leer alguien y tendrían uno menos que acaba picando comprando una entrada a precio de riñón ya que está allí y por no volverse con la decepción a casa. Pasaron cuatro días sin obtener contestación ni disculpa ni solución ni ‘na de na de na’ y decidí volver a poner mi comentario en su página de Facebook, a lo que se me contestó con la amenaza de denunciarme como spam.

Conclusión: tras la cantidad de gente que comentó en su día que a ellos les había ocurrido también, entiendo que no fue casualidad que no se pudiera proyectar la película, que es una forma de atraer clientes o también llamado estafa. Que a Cinesa no le gusta dar información de estos hechos para que la gente actúe en consecuencia (ejemplo: si yo leo ese comentario y quiero ir al cine con esa oferta, antes de desplazarme llamaría por teléfono para informarme si proyectan o no la película), ya que perdería clientes que “ya que están aquí” acaban pagando la entrada a precio caviar de Beluga. Que no tienen respeto por sus clientes, total, por que se quejen unos cuantos… en España hay millones de personas a las que seguir estafando. Y por último, aunque sea un tedioso trabajo, pedid y rellenad las hojas de reclamaciones, es lo único que puede servir de algo.

P.D: Aún sigo esperando la contestación de la queja que puse en su web, como así me indicaron mis amigos de Cinesa Facebook, esos que me llaman clienta spam.

Publicidad gratuita de un contenido muy duro

Por L. D. B.

Escribo para mostrar mi indignación y repulsa ante un contenido publicado en su diario. Decirle que sigo desde el principio su periódico y siempre me ha parecido muy ameno y dinámico, hasta hoy. Hago referencia en concreto al artículo de la página 22 llamado ¡Esta película me da asco!, en la que ponen en primer lugar la película A serbian film. Si la intención del artículo es hacer entender cómo ciertas películas fueron injustamente censuradas siendo obras maestras, no entiendo ni por asomo cómo es posible que hayan incluido entre ellas dicha película.

Como si no tuviéramos bastante con los horribles acontecimientos de la vida real respecto a pornografía y maltrato infantil, asesinatos de niños a manos de sus padres, etc, encima hacen publicidad de algo tan asqueroso y repulsivo, que sólo cabe en la cabeza de alguien depravado y cruel (como es el director de dicha película), como es la violación (ficticia o no) de un recién nacido (sólo escribirlo me pone la piel de gallina). Gracias a su publicidad gratuita habrá miles de mentes enfermas y pederastas en potencia que buscarán ver la película.

Como verá no hago referencia a ninguna de las otras películas, algunas he visto y otras no, pero creo ninguna está al nivel de una imagen como la que relatan. Supongo que no les importará perder un lector, pero en su conciencia queda publicar cosas como esta alegando libertad de expresión. Libertad de expresión sí, por supuesto, pero también ética y respeto.