Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Entradas etiquetadas como ‘bancos’

Euríbor + 3, + 4, + 5, +… la banca gana

Por Verónica

Tengo 28 años. Trabajo y soy indefinida; mi pareja, funcionario de carrera. Entre los dos tenemos unos ingresos netos decentes. Tras 3 años de alquiler y viendo la caída de los precios de la vivienda nos lanzamos a lDineroa búsqueda. Por fin hay opciones para nosotros. Damos con 1, 2, 3… 10 viviendas perfectas para nosotros y asequibles a nuestro bolsillo. Perfecto. Hora de buscar banco para hipotecar. Consultamos en uno: Euríbor +5; otro, Euríbor +4; otro, Euríbor +6. Recorremos más de 15 bancos distintos. Ninguno de los que aún dan hipoteca baja de Euribor +3 (muchos nos confirman que no las dan o sólo las dan para su propia bolsa de pisos). Eso significa que si por un préstamo de 200.000 euros y suponiendo que contrates Euribor +3 ahora pagarías 900 euros/mes, cuando el Euríbor recupere su valor normal (4%) pagarás 1600 euros. Fin de la búsqueda. En este país no hay opciones. Es imposible comprarse una vivienda digna. Como siempre, la banca gana y nadie le para los pies. Por primera vez en mi vida siento asco de en qué habéis convertido los políticos este país.

Un gobierno inhumanamente discapacitado

Por Simeón Ibáñez

Se acaba de aprobar una ayuda a la Banca española que es exactamente 100 veces mayor que la deuda que nuestros gobernantes tienen ya con los discapacitados. Estos han tenido que realizar –con el esfuerzo particular que eso les supone- una multitudinaria manifestación en Madrid para reclamar al menos el pago de esa deuda y suavizar los recortes que están sufriendo, para no hablar de otros derechos humanos de los que aún están privados. No cabe duda que el más inhumanamente discapacitado es nuestro Gobierno, que en poco tiempo ha faltado a todos sus compromisos, incluso los más elementales y con los más indefensos; y que debemos urgentemente, para no ser cómplices suyos, remediar su incapacidad.

Dignidad en la Plaza de Celenque de Madrid

Por Jorge Sanz García

Llevan más de un mes durmiendo a la intemperie para buscar una solución al drama de los desahucios. Constantine, al que la vida le ha dado la espalda, es quien educadamente informa a los transeúntes, junto a Félix y José, de que puede firmar la solicitud que evite los desahucios. Lidia, Maribel y Malik, que vino a ayudar desde la vecina Francia, se encargan de rellenarlas con buena letra. Nadia alivia el dolor con masajes y Santi abriga al que duerme y se destapa. Luis canta nanas con el cariño de una madre cuando el frio acecha y se hace difícil conciliar el sueño. Y Rafa, que todas las noches se acuesta dentro de una caja de cartón con la sonrisa del que lo hace en una suite de un cinco estrellas, transmite al grupo su alegría y la ilusión de que pronto viviremos en un mundo más digno. Lalo trae el té desde su casa, Mati leche y café, y un camarero anónimo alegra la madrugada con dos bandejas de pinchos. A ellos se suma otros muchos que vienen a hacer compañía o a donar mantas, comida o dinero. Superhéroes todos ellos. De carne y hueso y con la dignidad intacta. Porque la dignidad se tiene o no se tiene. Y no se quebranta con mentiras, ni con arriesgadas inversiones o papeletas en una urna. Tampoco entiende de recortes, burbujas inmobiliarias o primas de riesgo. La dignidad está por encima de las miserias de los corruptos y los especuladores. Quien desee comprobarlo puede pasarse por la plaza de Celenque.

Bien por los jueces; esta vez, sí

Por José Ignacio Calleja (Profesor de Moral Social Cristiana; Vitoria-Gasteiz)

Ha tenido que ser el sistema de justicia el que se pone a la cabeza de la manifestación, al fin. ¡Gracias!, a todo el movimiento civil que se ha movilizado contra los desahucios; ¡gracias!, a las Cáritas que lo han tomado como cosa propia… ¡Gracias! a todos los que lo han visto claro desde el principio… sólo es el comienzo; todavía no conocemos su alcance legal y real; vienen detrás los desalojos de alquilados por insolvencia en el pago. Esto no ha terminado, ni mucho menos.

Es el comienzo de un buen día. Ya oigo el rumor de que esto afecta a la solvencia de los bancos, a la deuda pública y a la prima de riesgo; y es verdad, pero no podemos seguir el camino trillado de salir de la crisis triturando a las personas más vulnerables. O ¿es que el sistema social capitalista no tiene otro modo de salir de las crisis financieras o económicas? O ¿no lo puede consentir? Esta es la cuestión, no tiene otra salida, porque no la puede consentir sin perjuicio para los dueños del dinero. Son estos los que no lo consienten. Luego la cuestión última es de poder social e intereses de “clase”, y no de ciencia económica. Las cosas como son.

Y esto no es neomarxismo trasnochado, sino tardocapitalismo puro y duro, real en todos los pueblos de Europa como la vida misma. Renunciar a verlo es negarse a entender lo que está pasando. Acepto mil matices sobre el concepto “clase”, mil matices; renuncio a él, si quieren; pero al final, el dinero, ¡aparentemente de muchos!, concentrado en manos de pocos decide en qué condiciones entra a un país o se va, llega para quedarse o juega con las oportunidades y escapa, simula una huida por desinterés y vuelve como un buitre sobre el animal herido. Esto es lo que hay, por eso que el movimiento social de mil colores e inspiraciones se lo merece todo en campañas tan rotundas y claras como esta contra los desahucios y alquileres imposibles. Se lo merece todo. Y ¿cuál es la próxima? Atentos.