Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Archivo de la categoría ‘Local’

¿Adiós, Colón?

Por Rocío Muñoz

Estatua de Colón en Barcelona (Laslovarga en WIKIPEDIA).

Estatua de Colón en Barcelona (Laslovarga en WIKIPEDIA).

La clase política en España se está volviendo loca y hay noticias como la de la petición de la retirada del monumento de Colón en Barcelona, que puede ser considerada como una broma del día de los Santos Inocentes.

Soy partidaria de que cada uno defienda sus ideas, pero creo que hay asuntos que no se deben mezclar con la política. Retirar ese monumento es restarle patrimonio cultural a la ciudad, que es precisamente uno de los aspectos que hacen tan especial a Barcelona.

Vale, Colón no llegó a las Américas buscando una coexistencia pacífica entre la población indígena y los españoles, pero ¿de verdad la CUP considera que eliminando una estatua va a borrar la historia de nuestro país?

Los lamentables derroches veraniegos

Por Jorge S.

La sequía en Baleares se prolongará en septiembre; es la previsión meteorológica. Nos advierten de que no malgastemos el agua pero parece que algunos responsables del gobierno balear son los primeros en no dar ejemplo.
Buñol celebrando su tomatina (EFE).

Buñol celebrando su tomatina (EFE).

A pesar de que los vecinos de distintos pueblos sufren constantes cortes de suministro, la presidenta del Gobierno Balear, Francina Armengol, se moja, tan fresca ella, en las fiestas de Felanitx, y mientras Ciutat recurre al agua regenerada ante el agravamiento de la sequía, los palmesanos se riegan a gusto en la fiesta de Canamunt contra Canavall.

Es verdad que en este último caso se iba a usar agua depurada, pero no cuela porque se preveía su uso para riego y limpieza. Todo por unas fiestas en las que el desperdicio de agua resulta ser un lujo inaceptable. Al igual que la tomatina de Buñol, que inutilizó 24 toneladas de tomates, o la cercana guerra de la uva en Binissalem que previsiblemente tirará a la basura unas 12 toneladas de uvas (algunas ya prensadas pero no todas), se trata de desperdicios evitables que dan muy mala imagen cuando hay sed y hambre.

Así, la insolidaridad de la gente se ve en las multitudinarias fiestas a las que todos se apuntan mientras se quedan en sus casas cuando se los convoca a manifestarse por reclamaciones sociales.

Finalmente, los políticos no pueden pedirnos que hagamos lo que ellos no hacen. Y si no son unos completos inútiles, al menos sirven de mal ejemplo.

Calles nuevas en el callejero de Madrid

Por Jorge Camacho

Madrid, sin placas del franquismo (Zipi/EFE).

Una calle con nombre franquista. (Zipi/EFE).

Estoy a favor de que desaparezcan del callejero de Madrid los nombres de militares criminales franquistas como el que da nombre a la calle en la que vivo.

Ahora bien, me pregunto si, en el caso del General Varela, resulta oportuno reemplazarlo por el de un personaje controvertido como Carlos Morla Lynch, aparte de que con ello la calle recibirá un nombre largo y difícil tanto de escribir como de recordar, lo que no agradará a muchos vecinos.

Sería mejor optar por nombres cortos y claros, de una sola palabra, como los de ciudades o plantas que ya hay en el barrio de Tetuán o de minerales, aves, árboles, etc.

Cuando el machismo es femenino

Por María José Fernández

Pacientes en una sala de espera de un centro médico (Archivo).

Pacientes en una sala de espera de un centro médico (Archivo).

Al hilo de la noticia que publicasteis sobre el usuario que se negó a subir en un taxi porque la conductora era una mujer…  ¿qué me decís del machismo femenino? Este jueves por la mañana, en el Centro de Salud de Paseo Artilleros de Vicálvaro (Madrid), lo he padecido. He sido insultada y amenazada por un individuo en la cola de análisis clínicos, debido a que quería colarse y le he recriminado su actitud. Entonces ha empezado a proferir insultos de todo tipo y a decirme repetidamente que me iba a romper la cabeza.

He llamado a la policía, que ha llegado inmediatamente, y ni la gente que había por allí ni las enfermeras han salido para testificar nada; es más, una de las enfermeras –que pretendía esconderme como si fuera una delincuente hasta que el sujeto se fuera-, me ha dicho que me callara y que si le preguntaban a ella iba a decir que yo también le había chillado… increíble.

Finalmente no he denunciado debido a que no he tenido ningún testigo. ¿Qué os parece? Yo lo que siento es una impotencia terrible y una decepción bastante grande por parte de algunas mujeres que, en vez de ayudar, han optado por bajar la cabeza y no denunciar a este maltratador psicológico… Penoso todo.

 

 

 

Crónica de una opositora: “Menos teoría y más práctica”

Por Rosa Ortiz

Querido teléfono de la Consejería:

Ya que tus jefes no contestan, te voy a soltar el rollo a ti. Lo siento, chaval, te ha tocado. Seguro que tú también llevas un buen mosqueo porque no paras de sonar y no te hacen ni caso. Así que vamos a compartir frustraciones (¿los teléfonos bebéis cerveza?). Seguro que habrás oído hablar muchas veces de la inclusión, la igualdad de oportunidades, que todos tenemos los mismos derechos y bla bla bla. Todo muy bonito y esperanzador ¿verdad? Es lo que queremos todos. Por ello, teléfono mío, los aspirantes a querer ejercer mediante esos valores nuestro deseado papel en la docencia, tenemos que llevar a cabo las oposiciones. ¿Qué son las oposiciones? Unas pruebas que exigen una preparación constante y larga incluyendo unas serie de exámenes que piden todo tu ser volcado en ellas… incluso tu estado de ánimo y principios. Todo influye y no siempre se consigue a la primera, obviamente. Y cada uno/a debe decirse así mismo/a si lo ha dado todo o no para alcanzar su meta.

Yo creo en esos valores, pido que mis derechos de igualdad de oportunidades e inclusión sean cumplidos y espero que sea así.

Rosa Ortiz.

Rosa Ortiz.

Pues bien, colega inalámbrico o fijo…,una cosa es no aprobarlas por razones solo tuyas. Pero otra cosa es, que esos valores que tanto remarcan los de arriba (y en los 25 temas + la normativa), no se cumplan y no te aporten los medios de adaptación (mobiliario) necesarios.

Eso ocurrió aunque yo los solicitara y encima los responsables de la oposición me dijeron que no sabían qué hacer conmigo justo cuando iba a examinarme (justo al entrar en el aula… no una hora antes). Iban muy perdidos (taburete encima de la silla…para que te hagas una idea). Resultado, un dolor físico y emocional que me impidió darlo todo en esa primera parte… y no pude continuar con el resto.

Entonces ¿para qué tanto papeleo pidiéndolas y que te contesten que las vas a tener? Seguro que te estás preguntando lo que muchos me han preguntado ya…”¿por qué no te quejaste en ese momento?” Porque es la segunda vez que me lo hacen y te entra una rabia y una sensación de discriminación y exclusión enorme. Y eso me bloqueó, junto con los nervios y la clase llena de gente esperando a examinarse. ¿Entiendes mi queja? Examinarse de Pedagogía Terapéutica, estar en la lista de discapacitados y que no te pongan los medios prometidos suena a mal chiste… una ironía cruel.

Y ese mismo día les redacté y entregué una reclamación por escrito… que se habrá reencarnado en una pelota o en un avión de papel, vista su nula respuesta.

No esperaba que me repitieran la prueba…pasaba de ilusionarme y admito que sólo deseaba pasar de todo para dejara de escocer. Pero esto no podía quedar así.

Por ello, esperaba que tus “amigos” me contestaran y me aseguraran que no va a pasar otra vez o que podía hacer o una mera disculpa…jajaja. Nada de nada.

Pero oye, de lo perdido se saca lo que se puede. Aunque todavía escuece el guantazo, ahora sé que no puedo esperar nada de ellos y que me tocará ser una mosca cojonera que se asegura, con antelación, que se van a cumplir sus derechos. Y que hay que buscarse todo el apoyo necesario…vamos un ejército en este caso.

Así que, menos Conejo Blanco (conformismo y dejar que te domine la Reina de Corazones) y más Gato de Cheshire (mandar a tomar por culo a la Reina de Corazones y seguir pisando fuerte)

Hasta la próxima, teléfono de Consejería.

Que seas bombero no quiere decir que puedas aparcar en cualquier sitio

Por Ignacio Peinado

Coches invadiendo la salida del parque de bomberos de la Calle Imperial (Ignacio Peinado).

Coches invadiendo la salida del parque de bomberos de la calle Imperial (Ignacio Peinado).

Es vergonzoso el estado en el que se encontraba esta mañana la salida de bomberos de la calle Imperial en Madrid. Les comento que la mayoría de los coches aparcados en batería, doble-triple fila son de los mismos bomberos, quienes además ocupan el parking de motos y la zona reservada para carga y descarga en la misma calle antes de llegar a la calle Toledo. Y no es la primera vez que pasa. Soy vecino de la zona y puedo asegurar que todas las mañanas es la misma historia.

Debe ser que les pagan poco y no tienen para el parking. También se han hecho unos letreros en los que pone “Parque de bomberos”. Por lo tanto, yo voy a hacer otro cartel que ponga “Reformas”, que así igual también me dejan aparcar por la cara en todos los sitios.

Y es que el día que haya algún incendio por la zona, los bomberos van a tardar en llegar más de la cuenta. Nos están poniendo en peligro.
Por favor denunciemos estas situaciones aunque sean los bomberos, ya que los policías municipales no quieren o no se atreven a denunciarlo por no buscar situaciones embarazosas con este colectivo.

La agonía de nuestros pueblos

Por Pedro Serrano

Un pueblo de Málaga (Europa Press).

Un pueblo de Málaga (Europa Press).

Los pueblos se nos mueren poco a poco. Los pueblos pequeños son entes moribundos que solo reviven en verano con la llegada de algunos de sus hijos pródigos. Los pueblos se secan porque no hay sabia nueva, porque no hay vástagos que ocupen el lugar de aquellos que se mueren de esa enfermedad incurable que es la vejez.

Yo, que viví mi infancia y adolescencia en el pueblo, cuando acudo a él y paseo por sus calles, a veces, no puedo evitar un escalofrío al contemplar sus casas tan muertas como sus antiguos dueños. Cuando camino por sus calles, un chorro de emociones y recuerdos emergen de lo más profundo de mi memoria y, por unos instantes, en mi mente vuelve a bullir aquella vida que un día lo habitaba.

Pero, al salir de mis ensoñaciones, de nuevo me digo: “¡Cuántas casas vacías! ¡Cuántas sepulturas llenas!” Las campanas están mudas; ya no hay campaneros ni motivos para tañerlas. Solo la cigüeña, fiel a su pueblo y a su torre, se atreve a romper el silencio con su sonoro y monótono crotoreo. Solo a las cigüeñas y a nuestros políticos parece no importarles la agonía de nuestros pueblos.

Largas colas para entrar en la piscina de Francos Rodríguez

Por Jorge Martínez

Colas para entrar en la piscina de Francos Rodríguez (Jorge Martínez).

Colas para entrar en la piscina de Francos Rodríguez (Jorge Martínez).

La piscina de Francos Rodríguez de la Comunidad de Madrid genera colas todos los días a cualquier hora de más de 50 minutos. Solo una taquilla abierta, pero dos personas en la puerta ticando.

Lo peor, gente mayor y padres con bebés con síntomas como mareos, sudores y malestar general. Da igual el día y la hora. La gestión en la puerta es pésima. Además, la cafetería de dentro está cerrada desde hace semanas en plena temporada alta. Por no mencionar, que en la zona de hierba supuestamente no se puede comer, pero es común ver gente con neveras, bolsas de comida, bebidas alcohólicas y fumando estupefacientes.

Una vez más, la Comunidad y el Ayuntamiento están dejando de lado servicios básicos en temporadas importantes.

Harta de pagar mi abono transporte cuando el trato recibido es pésimo

Por Rebeca Ojea

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Recarga del abono en un cajero automático (Comunidad de Madrid).

Soy una usuaria habitual de la línea 664 Madrid-San Lorenzo del Escorial que sale del intercambiador de Moncloa. Quiero poner de manifiesto el trato incorrecto que estamos recibiendo como usuarios.

Cambian los horarios y no los actualizan online, siendo internet a donde te remiten reiteradamente si se te ocurre preguntar a algún chófer de la compañía.
Tampoco los cambian en el panel informativo de la cabecera de línea, puesto que la señorita que atiende en la ventanilla de la estación del Escorial explica que eso le corresponde hacerlo al Consorcio de transportes.

En definitiva, quiero expresar el hartazgo con el que pago mensualmente mi abono de transporte C1 (90 euros), recibiendo a cambio un trato cada vez menos profesional y serio.

Números fantásticos en el Orgullo Gay

Por Miguel Ángel Loma Pérez

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

Asistentes al pregón del Orgullo en la Plaza Pedro Zerolo (Europa Press).

En diferentes informaciones periodísticas sobre las pasadas celebraciones del Orgullo Gay en Madrid, se ofrecía -incluso con antelación a que se produjesen- el impresionante dato de «más de un millón y medio de participantes», sin cuestionamiento alguno. Y esta aparente aceptación de tan fantástica cifra choca con lo que sucede respecto a otras grandes concentraciones, cuando es la propia Organización la que ofrece un número tan elevado de asistentes, siendo habitual que se cuestionen sus cifras, incluso por la Policía, descendiéndose a comprobaciones detalladas como el número de personas por metro cuadrado, distancias entre unos y otros manifestantes, etcétera. Pero esto no sucede con las fiestas del Orgullo Gay.

Recuerdo que hace unos años, no demasiados, cuando comenzaban a darse estas fiestas, al pasar por una plaza de Sevilla me encontré con un escenario donde se estaba celebrando una de ellas. Como ya entonces me parecía que se inflaba el dato de los asistentes, discretamente contabilicé su número: unas cincuenta personas, no más. Pues bien, aunque en los aledaños de aquel lugar era visible la presencia de Policía Local, en las noticias del día siguiente, esa misma Policía Local ofrecía el número de 500 participantes. Por alguna extraña operación matemática, de la noche a la mañana los asistentes se habían multiplicado por diez. 

El porqué se hacía eso entonces, no podría asegurarlo. Pero si ahora se hace me temo que pudiera ser porque atreverse a cuestionar los datos que ofrece la Organización, conlleva una velada acusación de homofobia que a nadie le gusta soportar.