BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Solo pido dos cosas a los jefes en el trabajo: educación y formas

Por José Antonio V. P.

Esta carta va dirigida a todos aquellos que creen que la productividad es directamente proporcional a lo amargado y pisoteado que esté el empleado. Esta carta va dirigida a vosotros, jefes, que vivís de la reafirmación del aplastamiento a los demás, que fomentáis la mueca de tristeza, que gritáis en lugar de explicaros, que habéis encontrado en la post-crisis y en las “de-formas laborales” una excusa perfecta para convertir las comunidades en rebaños.

Una mujer en una entrevista de trabajo (INFOJOBS).

Una mujer en una entrevista de trabajo (INFOJOBS).

¿Creéis que lo estáis haciendo bien? ¿Habéis meditado bien si amenazar constantemente a las personas con esa espada de Damocles llamada despido os sale a cuenta? ¿No pensáis que si un trabajador se siente a gusto trabajará mejor y será más productivo? ¿Reflexionáis sobre si corregir a alguien que está haciendo algo mal de buenas maneras es lo correcto?

No pido caminos de rosas, solo pido dos cosas: educación y formas. Cuando en el nexo jefe-empleado se pierden estas dos palabras, llega la desconexión, el binomio resta y no suma. Creo que aplicando estos dos vocablos todo fluye, ya que uno entiende que lo ha hecho mal y tiene que mejorar, gracias a cómo se lo dicen consigue subsanar su error.

Afortunadamente el mundo no es negro o blanco, está lleno de colores y hay muchos jefes que prefieren la luminosidad y que, aunque hayas hecho la mayor pifia del mundo, para la reprimenda optan por la educación y las formas. A vosotros también va dirigida esta misiva y os doy infinitas gracias y la enhorabuena, por vuestra empatía y por recordar que alguna vez estuvisteis en nuestro lugar y cometisteis errores.

Y no puedo olvidarme del último destinatario de esta epístola, ¡sí, eres tú! ese que aguantó alaridos delante de los demás, ese que se fue a casa hecho polvo porque le hablaron con desprecio, ese que después de un día laboral pensó que no valía para esto. ¡Ánimo! Eres tan válido como los demás y algún día darás con gente resplandeciente que te trate como mereces y que valore tu trabajo. Si algún día ocurre eso y de repente gustas tanto que te encuentras en el otro lado de la tortilla ten siempre presentes dos palabras en tu mente: educación y formas.

P.D. “Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario”. Elbert Hubbard

 

10 comentarios

  1. Dice ser Óscar

    Muy de acuerdo con tu comentario. Pero qué nos vas a contar, esto es España y pedir educación y formas en el país de la mala educación y el incivismo es como pedirle peras al olmo, y si hablamos de jefes o jefezuchos, que se creen dioses por tener un negocio y cree que sus trabajadores viven por y para él, apaga y vámonos. No amigo, España no es ni será un buen país para trabajar.

    Saludos.

    15 marzo 2016 | 9:46

  2. Dice ser 2. Ciertamente

    En este país los trabajadores sufren dos desgracias:

    En primer lugar los parados. No mucho más hay que decir. Bastante mal se esta parado, y sin casí esperanzas en algunos o muchos casos.

    En segundo lugar los activos. Esos que en aras de la productividad, del sacrificio por “no perder su trabajo”, del “mira tu que hay mucho parado que haría tu trabajo por menos que tú”, tienen que aguantar a jefes maleducados, o hacer si o sí, el trabajo de dos personas, porque miré usté, estamos en crísis y hay que sacar esto adelante.

    Esta es la recuperación económica del sr. persona NON GRATA, pero que se puede esperar de un partido político fundado por asesinos provenientes de la dictadura.

    15 marzo 2016 | 10:20

  3. Dice ser Francisco

    Siempre habrá jefes de todos los colores, no obstante un post muy acertado.
    Desde aqui animo también a los jefes honrados a que sigan por el camino del respeto y la educación hacia sus empleados. Asi es como una empresa y un pais pueden salir de esta crisis y no sumergirnos más en ella.

    Un saludo y gracias por el post porque yo me he encontrado en esa situación y sé lo duro que es.

    15 marzo 2016 | 10:51

  4. Dice ser Gonzalo

    Y para cuando no tienen buena educación y formas os recomiendo este buen blog http://laboro-spain.blogspot.com.es donde os ponen que hacer en el caso de que os topeis con empresaurios que se salten vuestros derechos

    que sean nuestros jefes no les da derecho a gritarnos ni amenazarnos

    Empresaurios luego van llorando que no obtienen ganancias exclavizando y maltratando a sus empleados

    15 marzo 2016 | 11:43

  5. Dice ser LINCE 1

    Hay dos clases de jefes, por lo general: 1) Los incompetentes, que nada saben, que amargan a sus empleados, que creen que ser jefe es mostrar su “autoridad” a voces y con malas formas y humillando a sus subordinados. Además, estos tipos se dejan hacer la pelota. Son nocivos para una empresa y garantía de fracaso.
    2) Los que jamás reprenden a nadie en público (si hay que hacerlo lo hacen en privado); no les hace falta tener malos modos, sino dar ejemplo de educación, trabajo y firmeza; la autoridad la llevan en su actitud, se huele y se respeta. Son competentes y saben mandar sin que se note que mandan. Quieren a sus empleados y estos responden de la misma forma. Cualquiera que tenga unas nociones de mando, sabe que rinden mucho más los empleados satisfechos que los que andan temiendo los exabruptos del inútil de turno.

    15 marzo 2016 | 11:46

  6. Dice ser alfaomega

    Lo peor no son los jefes dictadores, lo peor son los jefes pasotas cuando hay empleados dictadores que están por encima de ti y te putean sin que nadie haga nada.
    Eso sí que hace daño

    15 marzo 2016 | 14:13

  7. Dice ser Luis

    Completamente de acuerdo.

    Por desgracia, en este país hay demasiado jefecillo que cuando coge un poco de poder se cree Napoleón. Demasiados que piensan, en efecto, que la forma de que la gente trabaje mejor es actuar como un capataz de esclavos.

    Así nos va……. A ver si se enteran de que con eso, cualquiera que pueda encontrar otro trabajo se largará pitando a la primera ocasión, y se irán quedando sólo con la gente que no encuentra otra cosa. Y que está también pensando en irse en cuanto pueda.

    15 marzo 2016 | 23:55

  8. Dice ser Luis

    Y todavia hay algo peor que los jefes despotas: los que primero te ponen como un trapo por un error mínimo (o por algo que ellos se empeñan en que es un error, y no quieren escuchar otra cosa); y cinco minutos después, cuando se les ha pasado el arranque, te vienen como si tal cosa, esperando que encima les pongas buena cara.

    Estos últimos me parecen incluso más tóxicos que el que es déspota el 100% del tiempo. Al menos, a ese le pones mala cara todo el día, y fuera.

    15 marzo 2016 | 23:58

  9. Dice ser Almudena Martín

    LA EDUCACIÓN LLEGARÁ CON UNA NUEVA REFORMA LABORAL
    .
    …Querido José Antonio, pedir a un rufián que sea buen jefe es una utopía. El hijo de perra siempre será un hijo de perra. Aquí y en Australia. En el trabajo, con su familia, en el bar o conduciendo su coche por la carretera. Ya sea político, empresario, obrero, estudiante, profesor, marido o novio. Hablamos de una manera de ser, de una actitud ante la vida, que variará en virtud de la posición social que ocupe ese bellaco. Si ese malnacido es político será un corrupto; si jefe, actuará como un déspota; si obrero, como un lameculos chivato del patrón; si estudiante, será un pelotas; si profesor, pederasta o dictador; si marido, maltratador; si novio, un embustero.
    .
    …Ni usted, ni yo, ni nadie puede convertir a un sinvergüenza. Ha de ser el Estado el que le ate las manos y le obligue a cumplir con lo estipulado por la ley. De ahí la importancia de elegir un buen Gobierno para la aprobación de reformas laborales contra la esclavitud laboral, contra los malos tratos hacia la mujer, contra la ineptitud del docente público en los colegios (absentismo laboral, pederastia, falta de inspección educativa, incumplimiento de las guías docentes, enchufismos…), contra la represión policial, la contaminación medioambiental, la pobreza energética, los desahucios, el paro de larga duración, etc.
    .
    …Como usted sabe perfectamente, la reforma laboral del PP casi no ha rebajado el número de parados en la Seguridad Social. Seguimos siendo los mismos parados que con Zapatero. Unos 4’5 millones de personas. Con un agravante, ahora no trabajamos para vivir sino que vivimos para trabajar. Esto se debe a que Rajoy ha facilitado y abaratado el despido, ha generalizado la eventualidad, los contratos basura, los microcontratos. Ha creado la figura del ‘’trabajador pobre’’, es decir, del empleado eventual y con sueldo bajo con el que apenas llega a fin de mes. Mucho menos puede independizarse, casarse, tener hijos, anticipar las letras de una vivienda, comprarse un coche, salir una noche a cenar o al teatro, etc.
    .
    …Y es en este ambiente caótico de falta de oportunidades, incertidumbre política, crisis económica y actual reforma laboral en el que se mueve, como pez en el agua, este tipo de empresario déspota y esclavista. El empresario (pero también el docente público) se convierte así en un depredador sexual, sinvergüenza, maleducado, gañán, cerril y puerco degenerado. En un ser inhumano, nazi, que paga poco, amparado por la actual ley, y exige mucho al pobre alumno o trabajador eventual, sin que nadie le plante cara por temor al despido.
    .
    …Esto se tiene que acabar. Pero no con epístolas, sermones de cura y buenas palabras, sino con reformas laborales justas y democráticas que dignifiquen la figura del trabajador en derechos laborales, contratos indefinidos y sueldos altos, y sancionen al patrón o profesor de la pública que los vulnere. Algunos, por cierto, y muy rufianes se hallan en la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba, donde, ni hay alumnos suficientes para mantener abierta la especialidad de Escenografía, ni ellos poseen la titulación cualificada para dar clase. Sin embargo, se aprovechan estos docentes golfos de la falta de inspección para mantenerse allí indefinidamente de interinos sin soltar la plaza.
    .
    …Necesitamos, en definitiva:

    -Reforma laboral de las 35 horas, trabajos fijos por decreto a los 6 meses de contratación
    -Fin del contrato indefinido para el empleado público (con el fin de mejorar la competitividad en el sector)
    -Renovación eficaz de las oficinas del INEM
    -Prácticas universitarias remuneradas
    -Incremento de la dotación presupuestaria para la colocación de licenciados y graduados parados de larga duración
    -Gratuidad en los costos de la primera empresa al nuevo emprendedor
    -Reactivación de las inspecciones laborales y educativas con fuertes sanciones para enchufistas y enchufados
    -Fin del interinato en los institutos públicos
    -Aumento del IRPF a los ricos y funcionarios
    -Rebaja del IBI e internet gratis a las familias con todos sus miembros en paro, etc.

    …Es decir, medidas paliativas contra el desempleo, la crisis económica, la injusticia social y el jefe esclavista y bribón.

    16 marzo 2016 | 11:35

Los comentarios están cerrados.