BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

¿Por qué no se permite subir a dos sillas de ruedas en autobuses habilitados para ello de la EMT?

Por Enrique González Blanco

Soy un viajero habitual de la EMT de Madrid, usuario de silla de ruedas a consecuencia de una enfermedad muscular progresiva.

Hace unos días, me dirigía en mi silla de ruedas al Hospital 12 de Octubre en el autobús de la línea 121 de EMT de Madrid, cuando al llegar a una parada situada a la altura del Metro de San Francisco, en la Avenida de los Poblados, observé que había una madre con una niña de unos 8 o 10 añitos en silla de ruedas con un sombrerito y sin pelo, que se dirigía a recibir tratamiento de oncología al Hospital 12 de Octubre.

Al detenerse el autobús en la parada y la mamá hacer intención de subir al autobús, el conductor le expuso que no era posible porque en el espacio habilitado para personas de movilidad reducida (PMR), que en este caso era de doble plaza, ya viajaba una silla de ruedas (refiriéndose a mí). Al escuchar esto, expuse en voz alta al conductor que había espacio suficiente para ambos y yo no tenía inconveniente en colaborar lo necesario, pero él alegó que el reglamento no permite viajar dos sillas de ruedas ni en los autobuses de doble espacio PMR, arrancando de inmediato y dejando a la mamá y a la niña en la parada bajo un sol y un calor de justicia, ya que eran en torno a las 14.30 horas.

Un pasajero en silla de ruedas accede a un autobús. (ARCHIVO)

Un pasajero en silla de ruedas accede a un autobús. (ARCHIVO)

Debo decir que me sentí muy mal y me quedó un pesar muy grande de no haber podido reaccionar en esos breves segundos en que se detuvo el autobús en la parada, para pedir al conductor que me sacara la rampa de inmediato a fin de bajarme y así posibilitar que la niña y su mamá pudieran subir, porque me pareció una falta de humanismo tremenda el hecho de dejar en la parada a esa niñita, por mucho que diga el reglamento. Quizás sería necesario, como así expuse al conductor a mi llegada al hospital, que tanto él como quien ha elaborado ese absurdo reglamento de EMT, subiesen a la planta 8 del edificio materno-infantil del Hospital 12 de Octubre, donde se encuentra Oncología Infantil, para que conociesen a donde se dirigía esa niña con su mamá y tomasen conciencia.

Expuesto esto, deseo pedirle que desde el equipo de Gobierno municipal estudien el actual reglamento de viajeros de EMT en lo que respecta al trato hacia los viajeros con discapacidad, ya que no me parece normal que los autobuses de doble plaza PMR hayan sido pensados para alojar a dos cochecitos de niño y en cambio no hayan previsto la posibilidad de que viajen del mismo modo dos personas en su silla de ruedas. Asimismo, tampoco me parece lógico ni ético que continúen existiendo autobuses de EMT con una única plaza PMR y que estos aún no hayan sido modificados para aumentar ese espacio a dos plazas PMR.

7 comentarios

  1. Dice ser Roberto

    Señor Enrique Gonzalez, lo primero decirle que estoy de acuerdo con usted en lo referente a lo que plantea de porque no se permite en un bus de doble plataforma dos sillas de ruedas al igual que se permite dos carros de bebé.
    Lo que no puedo estar de acuerdo con usted es sobre si el conductor tiene más o menos humanidad.
    El conductor tiene la obligación de cumplir las normas,independientemente de que se este o no de acuerdo.
    Si el conductor no hace cumplir las normas y sucede cualquier tipo de incidencia que cause daños a cualquier tipo de viajeros ( asi sean niños, ancianos, discapacitados, no discapacitados, …) , no le quepa la más mínima duda de que el responsable final de esa situación sería el conductor.
    No se trata de tener que subir a la planta de oncología de cualquier hospital y ver lo que hay, raro es quien no tiene o ha tenido un familiar con dicha enfermedad.
    Se trata de la seguridad de todos los viajeros y no de ser más o menos humano.
    Ya le digo yo Señor Enrique que si pudiera ser por el conductor la mayoría permitirían mayor flexibilidad a la hora del acceso del número de sillas de ruedas.

    12 julio 2015 | 12:24

  2. Dice ser jose

    Totalmente de acuerdo señor enrique.

    12 julio 2015 | 12:31

  3. Dice ser Fer

    Menudo drama, y que capacidad para la oratoria tiene el tipo (héroe anónimo). Si pasa algo y te rompes el cuello tus seres queridos van a querer la cabeza del conductor o una jugosa indemnización, así es, muy buenistas y humanistas hasta que nos pasa algo a nosotros. Estamos locos? En el peor de los casos van a esperar 15 minutos y montar en el siguiente bus.

    12 julio 2015 | 14:47

  4. Dice ser Jesus

    Señor Enrique González blanco, en su comentario esta haciendo DEMAGOGIA pura y dura, es una falta de respeto hacia las personas que padecen esa enfermedad y una falta de respeto al conductor del autobús y una falta de respeto a los ingenieros en seguridad que han estudiado y establecido unas normas mirando por la seguridad de todos.

    12 julio 2015 | 18:53

  5. Dice ser Almudena Fer

    Aquí hay dos cuestiones distintas. Una es que se permitan dos silla de ruedas en las plataformas dobles, con lo que estoy totalmente de acuerdo, ya que caben. Ocho años de quejas y cartas a la EMT y consorcio de trasporte ha costado que se premita subir los carros gemelares cuando caben perfectamente y no hay ningún problema de seguridad ya que tienen acceso desde hace mucho en muchas otras ciudades españolas.
    Dicho esto, el conductor no puede hacer otra cosa que atenerse a la normativa. No puede dejar subir una segunda silla, ¿que pasa si hay un accidente?
    Hay que pelear por cambiar la norma, entre tanto el conductor tiene la obligación de cumplirla.

    13 julio 2015 | 10:30

  6. Dice ser Toño

    Pues es triste que no exista ninguna reclamación interna dentro de la EMT realizada por los propios conductores defendiendo estos problemas y dificultades que padecen las personas con discapacidad. Señal esa de que a una mayoría de conductores al parecer les importa un bledo los problemas de las personas con discapacidad en los autobuses. Es mas fácil para ellos dedicarse a ponerles pegas y peros. Deberían de tomar buen ejemplo de los conductores de los interurbanos, que se molestan en levantarse de su asiento cuando sube un discapacitado para ayudarlo a ponerse en cinturón y cobrarle o picarle el billete, cosa que en EMT de Madrid excepto alguno que otro, ni se molestan en levantar el trasero de su asiento cuando sube un discapacitado.

    13 julio 2015 | 19:33

  7. Dice ser Julio

    Llevo mas de 25 años de conductor de autobús y en primer lugar quiero decir que para mi como persona está mi principio ético por encima de cualquier reglamento o norma que dificulte subir al autobús a una persona con una silla de ruedas a un anciano o cualquier otra persona imposibilitada. Y asumo con sumo gusto las consecuencias que mi actitud compasiva y humana pueda ocasionarme, porque como digo y repito “para mi por encima de todo está mi conciencia” ya que entiendo que estamos en este mundo los seres humanos para ser compasivos con los mas desvalidos y no comportarnos como desalmados y sin principio alguno mirando mas por cubrirnos las espaldas que por el daño que ocasionamos a los demás con nuestra actitud insolente y falta de todo sentido humano como es dejar en una parada a personas así. De modo que con esto quiero decir que no todos los conductores de autobuses dificultamos a las personas con limitaciones físicas subir a los autobuses. Y también debo de decir otra cosa que me llama la atención concretamente de los autobuses de la EMT de Madrid habilitados con dos plazas adaptadas, y es que ninguna de esas dos plazas lleva ni siquiera cinturón de seguridad, ni para una silla de ruedas ni para dos, ni para cochecitos de niño. Entonces digo yo que donde está esa seguridad de la que hablan las normas que dicen que puede ir una silla y no dos, puesto que ni aunque viaje una silla de ruedas lleva ni un cinturón de seguridad.

    14 julio 2015 | 16:44

Los comentarios están cerrados.