BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Neil Patrick Harris y cómo el talento no se mide por la orientación sexual

Por Raúl Rodríguez Escribano

Neil Patrick Harris es noticia y no es de extrañar. El actor, cantante y mago estadounidense ha sido el encargado de llevar la 87 edición de Los Oscar. En una edición marcada por la exclusión de nominaciones a actores de color, Harris ha sabido llevar la ceremonia de forma espléndida, y es que ya tenía práctica, puesto que ha sido varias veces el maestro de ceremonias de los premios Tony.

Neil Patrick Harris (GTRES)

El actor Neil Patrick Harris durante la 87 ceremonia de Los Oscar. (GTRES)

Sin duda alguna, el actor es todo un ejemplo a seguir. Tras su larga carrera interpretativa, ha demostrado que vale para cualquier cosa que le echen encima. Y no sólo eso. Después de darse a conocer internacionalmente por su mujeriego personaje en la ‘sitcom’ Como conocí a vuestra madre, Harris hizo pública su homosexualidad demostrando a la industria cinematográfica que el talento interpretativo no se mide según la orientación sexual. Sin embargo, no todos corren la misma suerte.

Su antecesora como presentadora de Los Oscar, Ellen DeGeneres, se vio obligada a dejar de lado la interpretación tras su salida del armario. Esperemos que el polifacético actor no se vea afectado por ello, pues es un modelo a seguir en su trabajo.

 

4 comentarios

  1. Dice ser mari mar

    NADA, se mide por la orientación sexual….nada.

    23 febrero 2015 | 19:53

  2. Dice ser albitaguapa2

    eso está claro, lo ha hecho no muy bien, sea gay o no

    23 febrero 2015 | 20:17

  3. Dice ser Carla

    El hecho de que tengas que recordar la orientación sexual del presentador muestra que aun queda mucho camino para alcanzar la igualdad.

    Carla
    http://www.lasbolaschinas.com

    24 febrero 2015 | 7:32

  4. Dice ser Jaja

    Claro que no tiene que ver con la orientación sexual. Ni con que sea rubio, no te digo. Aquí el único que ha dicho que lo ha hecho bien para ser gay has sido tu. Sinceramente, no entiendo de que va la carta…

    24 febrero 2015 | 9:17

Los comentarios están cerrados.