BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

El surf se adueña de las playas de San Sebastián

Por Rafa Zamora Sancho

Hoy me he dado un baño en la playa de la Zurriola de San Sebastián. Al salir del agua, un socorrista muy amable de la Cruz Roja me invitaba a ir a la zona de bañistas (una franja de unos 60 metros de ancho situada en el centro de la playa, que para cuando llegas se te han quitado las ganas de bañarte).

Decenas de jóvenes reciben clases de surf en la playa de la Zurriola de San Sebastián (Juan Herrero / EFE)

Decenas de jóvenes reciben clases de surf en la playa de la Zurriola de San Sebastián (Juan Herrero / EFE)

Bien, la playa mide 800 metros: 740 para los surfistas y, ¿60 para los bañistas? Entiendo que en invierno los ‘surfers’ monopolicen toda la playa (nadie más se baña) pero ahora que empieza el verano, ahora que acaban de echar tropecientos mil metros cúbicos de arena haciendo más ancha la playa para poder albergar a los turistas que no quepan en la cada vez más esmirriada playa de la Concha, ¿ahora las escuelas de surf quieren adueñarse de todo el espacio marítimo?

¿Pero qué es esto? Deben tener mucho poder estas empresas surfistas; primero se finalizan las obras en tiempo record (para no perjudicar sus cursillos) y ahora, a invadir toda la línea de costa porque como hay escuelas de surf de punta a punta de la playa y todas quieren tener el agua a sus pies…

Señores concejales del Ayuntamiento de Donostia, piensen un poco, no vale lavarse las manos delegando la responsabilidad a la Cruz Roja, la matemática es muy simple: ¿qué media de bañistas se prevé que haya en verano? ¿Y cuántos surfistas? Los bañistas ganan por goleada.

Antes de que pase un accidente porque un principiante atraviesa con su tabla la cabeza de cualquier chaval que se ha salido de su “gueto acuático”, sería aconsejable tomar medidas.

El poder del surf en esta ciudad es impresionante, un motor económico muy importante, pero en verano los bañistas somos mayoría.

Y si se empieza por reducir tu espacio de disfrute en el mar, llegaremos a la aglomeración como en las piscinas, y a lo mejor acaban por cobrarnos el acceso a las playas (que seguro ya se le ha ocurrido a más de uno).

10 comentarios

  1. “Qué más quisiera yo que mirar desde el tendido con aprobación y complacencia, y no soliviantarme con las noticias de cada mañana.

    Pero no hay forma. Aparte de lo más grave y evidente, no hay día en que el actual Gobierno no nos cuele medidas vandálicas o autoritarias, y muchas pasan casi inadvertidas, al no darse abasto, como he dicho. La nueva Ley de Costas que prepara es un canto a la destrucción y el pillaje.

    Ya saben que el Ministro Arias Cañete (santo cielo, el menos mal valorado en las encuestas) permite que se edifique a sólo 20 metros del agua, en vez de a los 100 anteriores; también que ha amnistiado las construcciones ilegales –incluso las metidas en las playas– y les ha dado 75 años (!) de prórroga y autorización para ser vendidas y hacer negocio con ellas. Que no se va a derribar ni un adefesio ni un monstruo condenados por los tribunales.

    Pues bien, no se queda ahí el vandalismo: el Secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, lo ha dicho con toda desfachatez: “El impacto que ya está hecho, aprovechémoslo”. No entiendo cómo este sujeto –o sí, por desgracia lo entiendo– no ha sido destituido en el acto. Salvando las insalvables distancias, es como aquellos nazis que reflexionaron: “Ya que nos estamos cargando a tantos judíos, aprovechemos para hacer jabón con ellos”. O, para no ser exagerado, algo más neutro y abstracto: “Ya que hay tantos destrozos, cometamos unos cuantos más y así les sacamos beneficio”.

    Lo cierto es que esta nueva Ley va a multiplicar los chiringuitos playeros. Duplicará el tamaño que pueden ocupar, hasta los 300 metros; en vez de los 200 hasta hoy exigidos entre uno y otro negocio, ahora serán 150, o, si las actividades son “no similares”, tan sólo 75; ya no se restringirán, sino que se fomentarán en las playas “eventos con repercusión turística” de todo tipo (repugnantes tomatinas, por ejemplo), citas deportivas y “culturales” y fiestas; se recortará la zona de dominio público, esto es, se nos expropiará lo que es de todos para entregarse a los explotadores (ayuntamientos, comunidades autónomas, dueños de garitos y organizadores de chorradas).

    Bien, cuando no haya donde bañarse, o se levanten olas de 15 metros y arrasen los chiringuitos, las aberraciones arquitectónicas y los chalets invasores, vayan a pedirles cuentas a Cañete y a Ramos. Mientras tanto, las costas serán una verbena permanente y abigarrada, se verán atronadas por música hortera y plagadas de mirones escupiendo desperdicios.

    Lo mejor es el nombre de esta Ley, que me confirma en el título (“Juro no decir nunca la verdad”) de un artículo reciente que sí me enfangó hasta las cejas: Ley de Protección y Uso Sostenible del Litoral. Sublime. Así protegen los vándalos”.

    JAVIER MARÍAS
    elpais.com
    23/03/204

    07 junio 2014 | 0:27

  2. Dice ser Alicante gusta

    No quiero que me lo tomes a mal mi comentario, pero conozco perfectamente la playa (auque me quedo con el nombre de Gros) y aunque te entiendo, no lo comparto.

    En otras muchas zonas no nos dejan tirarnos porque precisamente se da preferencia al baño.

    Un saludo desde la casa del Sol

    http://www.alicantegusta.com

    07 junio 2014 | 9:57

  3. Dice ser jokin Arroyo

    Estimado Rafa Zamora,

    No se quien es el responsable de publicar la foto que aparece en tu articulo. El caso es que la fuente que citais (Esquire), no es el autor de la misma, por lo que os agradeceriamos que corrigierais el autor de la foto. Su autor es Iker Basterretxea. eldelaorilla.com

    Gracias, y por favor verificar vuetras fuentes antes de publicar fotografias.

    07 junio 2014 | 13:03

  4. Dice ser David Cardenas

    Que buen deporte, es lo mejor deslizarse por las olas. Lastima que no se pueda en todo el año, aun asi no deja de ser fascinante.

    07 junio 2014 | 19:15

  5. Dice ser silvia

    Hola Rafa, tengo q decirte q estás equivocado. Ha salido publicado esta misma semana en el D.V. q 400 m de la zona central de la playa es para bañistas y por un lado 150 m y 250 m por el otro es para surfistas. No se puede ser más equitativo. Además los bañistas se bañan en toda la playa de Ondarreta y de La Concha. Siento q te quitaran las ganas de bañarte pues el mar siempre es un placer y además reporta muchos beneficios a la salud; y al buen humor.

    08 junio 2014 | 8:24

  6. Dice ser Iwan

    Somos afortunados y podemos presumir de tener tres playas en Donosti. En dos de ellas no esta permitido el Surfing en la epoca de verano. Este deporte se ha convertido en un gran impulsor de la economia local. Y sí, surfeamos, observamos, cuidamos y vivimos todo el año en esta playa, pero resulta que durante dos meses nos tenemos que ir porque usted se quiere pegar un chapuzon?

    08 junio 2014 | 19:18

  7. Jokin, no sé quién es el responsable de publicar la foto, yo lo único que hice es enviar la carta a los periódicos (sólo el texto), y ahora me encuentro que se ha creado un blog con el tema.

    Silvia, hoy me he dado otro baño en la playa de la Zurriola y debo reconocer que, como bien dices, ha aumentado la franja para bañistas. Espero que continúe así todo el verano. Hace 5 días dicha franja medía unos 60 metros, por eso escribí la carta, porque era un ghetto acuático, ¿que ahora la franja mide 400 metros? Bien, rectificar es de sabios (va por ellos y por mí).

    Saludos.

    08 junio 2014 | 19:38

  8. Iwan, nadie se tiene que ir, hay sitio para todos. Yo me he bañado en esa playa desde mucho antes de que existiera el espigón, (cuando su tamaño era la tercera parte). ¿Ahora vais a venir unos cuantos surfers a adueñaros de toda la playa? ¡Vamos anda! Ya intentaron otros colectivos como el nudista acotar la playa para ellos y no lo consiguieron; porque si por el hecho de ir en pelota picada consigo una playa privada para mí solo, yo el primero ¡Que chollo! Me parece bien que los surferos y los bañistas estén separados en franjas por el posible peligro que conlleva manejar una tabla, (y más si es un novato que acaba de cogerla por primera vez); y antes de que ocurra un accidente porque a un niño le hayan atravesado la cabeza con semejante trasatlántico que llevan algunos, es mejor delimitar el espacio acuático, pero en su justa medida. ¿Cuántos surfers hay en un día normal de verano? ¿Y cuántos bañistas? Pues eso. Hay que someterse al principio de la proporcionalidad, no puedes meter a todos los bañistas en un reducido ghetto acuático. Tú por el hecho de ser surfista no tienes más derecho que yo de utilizar la playa, tenemos los mismos derechos. Otra cosa es que los dueños de algunas escuelas de surf utilicen sus “influencias” para conseguir su propósito: que la playa de la Zurriola sea su coto privado. Si esto ocurriera (que no lo creo), no tendría más remedio que salir de casa con una tabla de surf de bolsillo y desplegable (aún no la he patentado, pero todo se andará), con ella tendré la excusa perfecta para bañarme donde me plazca.

    09 junio 2014 | 3:59

  9. Dice ser Oliver Fernández

    Rafa Zamora, igual los 60m se debían que que atendiendo a las condiciones de la mar la zona segura de baño no eran mas que 60m eses día. Yo he trabajado en Noja y mucho días la zona de baño se restringía a unos meros 15-20m. En otras muchas zonas de Europa y el mundo se trabaja de igual manera haciendo la zona de baño reducida para tener un mejor control de la misma.

    10 junio 2014 | 16:44

  10. Oliver, ese día el mar estaba tranquilo y no había resaca. Lo que ocurre es que hay muchas escuelas de surf repartidas por toda la playa y todas quieren tener su parcela de mar cerca. Pero ahora, una semana después, la Cruz Roja ha ampliado sustancialmente la zona para bañistas. Ya no tengo queja. La única duda que tengo es saber si este cambio ha sido debido a la pura lógica, o a la presión mediática de bañistas indignados.

    11 junio 2014 | 3:50

Los comentarios están cerrados.