BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

No deberíamos jugar en Guinea Ecuatorial

Por Borja García

61818-240-180La selección de fútbol juega este sábado en Guinea Ecuatorial. Un país donde lleva gobernando un dictador durante más de veinte años. Yo me pregunto, ¿cómo la selección que representa a España, un país democrático, ha aceptado jugar dicho partido?

Alguien debe recordar al presidente Villar que la selección no es un juguete económico (aunque se ha indicado que el partido es a coste cero, no creo que nadie se lo crea), y que nos representa a todos y por tanto no debería haber aceptado este compromiso.

Bastante mala es la imagen de España en el extranjero como para perjudicarla aún más con este “bolo” inservible en un país dictactorial.

4 comentarios

  1. Dice ser Antonio

    Por esa regla de tres, no deberían haber jugado el mundial de Argentina con su dictadura militar. Creo que debemos dar una cierta permisividad a las actuaciones deportivas en cualquier pais y “casi” en cualquier circunstancia. No creo conveniente utilizar el deporte como como “arma” de difinición política. Saludos.

    15 noviembre 2013 | 19:19

  2. Únicamente dos pueblos africanos hablan español: el del Sáhara Occidental y el de Guinea Ecuatorial. Y aunque solo fuera por eso, nuestro país tiene un compromiso ineludible con su presente y su futuro, condicionados por un pasado colonial en el que Madrid fue la capital de la metrópoli. En el primer caso, para que los saharauis puedan ejercer su derecho a la autodeterminación (por cierto, se acaba de cumplir el 28 aniversario de los vergonzosos Acuerdos Tripartitos de Madrid); en el segundo, para que los ecuatoguineanos puedan vivir en libertad y democracia. Sin embargo, poco han hecho los sucesivos gobiernos españoles desde junio de 1977 en ambos casos.

    Ahora, con la visita de La Roja a Malabo para disputar un partido amistoso, nos encontramos con una oportunidad de oro para que nuestro país muestre su solidaridad con el pueblo de Guinea Ecuatorial frente a la dictadura de Teodoro Obiang, que ha convertido a un país con grandes potencialidades en un territorio de permanente y sistemática violación de los derechos humanos, en el que los beneficios de los enormes recursos naturales (petróleo, madera, etc.) no favorecen a una población que vive en la pobreza y el subdesarrollo, mientras una reducida élite lo hace a cuerpo de rey amasando cuantiosas fortunas.

    Hubiera sido mejor que nuestro equipo no viajara a Malabo, sin duda. Así lo había pedido la oposición democrática, empezando por el principal partido de la misma, el socialdemócrata Convergencia para la Democracia Social (CPDS), coincidiendo, por cierto, con las principales organizaciones de defensa de los derechos humanos de escala internacional. Pero si el viaje va a tener lugar, puede aprovecharse la ocasión para que la Real Federación Española de Fútbol se pronuncie públicamente aquí y allí reiterando el compromiso de nuestros deportistas con la libertad y la democracia en todos los países del mundo sin excepción, Guinea Ecuatorial incluida, a lo que debería sumarse evitar cualquier saludo y, por tanto, todo testimonio gráfico que ponga en una misma imagen a personas que representan valores a exaltar (como el entrenador y los futbolistas de La Roja) con otras que encarnan conductas a rechazar (como Obiang y su gobierno).

    Hay quien podrá decir que eso sería mezclar deporte con política. Mi respuesta es que no: es juntar deporte con libertad sin poner en situaciones impropias a los que saltarán al terreno de juego o al banquillo en Malabo. Para eso están los directivos, empezando por el Presidente de la Federación, que deben asumir sus responsabilidades. Creo que así los futboleros de Guinea Ecuatorial disfrutarán de un rato agradable viendo jugar a La Roja y esta saldrá con su dignidad intacta, como corresponde a un Campeón del Mundo y de Europa formado por deportistas admirables.

    15 noviembre 2013 | 20:17

  3. Dice ser Lola

    ¿Y qué culpa tiene el pueblo? Merecen ver el encuentro. Esto es como cuando Juanes fue a Cuba a cantar, hubo gente que se lo criticó, soy exiliada cubana, de las de hace más de 40 años así que no soy sospechosa de ser “emigrante económico” y me pareció bien que fuera, bastante miseria tienen para que también se les niegue ver a unos cantantes en directo.
    Además, los Juegos Olímpicos de Pekín, China un país con un régimen que mantiene la pena de muerte y los derechos humanos no se respetan, el próximo mundial de fútbol, más de lo mismo, Qatar, un país que no es precisamente una democracia. Por favor no mezclemos la política con el deporte, y si se hace que sea entonces en todo momento.

    15 noviembre 2013 | 20:41

  4. Dice ser Render

    Por esa regla de tres, no se tenían que haber dado los JJ.OO a China, ya que se pasa los derechos humanos por donde amargan los pepinos, lo mismo que hace Qatar con los derechos de las mujeres, y sin embargo, mundialito de regalo al canto. Ni se debió haber jugado en Argentina el mundial de 1978, como apunta Antonio. Y se podrían poner muchísimos más ejemplos, incluyendo los JJ.OO de Berlín de 1936, pero con estos creo que ya nos hacemos todos una idea.

    Aqui no importan ni el deporte, ni los derechos humanos, ni los regímenes políticos, sólo la pasta. Y España está interesada en participar en el reparto del petróleo y el gas de Guinea Ecuatorial.

    15 noviembre 2013 | 20:42

Los comentarios están cerrados.