BLOGS
Tu blog Tu blog

Este es tu altavoz

Animales sin voz

Por Rosa Mª Mambrilla

Agradezco a Enric Urrutia, director del documental-película La barbacoa, que nos haya hecho reflexionar sobre el evitable sufrimiento que causamos a los animales que comemos si modificamos nuestros hábitos de alimentación. Esta modificación no sólo puede cambiar nuestra realidad sino también la de los animales y la de nuestro planeta. La película explica el horror que están sufriendo la mayoría de los animales de la industria alimentaria desde su nacimiento hasta su muerte, inmersos en una cadena de uso y abuso.

Un primer paso para reducir el padecimiento de estos animales que comemos sería el cumplimiento de las normativas (tanto las propias como las de la UE) de producción, instalaciones, transporte y sacrificio de animales y así evitar, por ejemplo, que se sacrifiquen animales sin aturdimiento o que, aún vivos, sean colgados de una pata por las cintas transportadoras. Ineludible es la supresión del sistema Halal (sacrificio sin aturdimiento) permitido a los musulmanes que fomenta la picaresca de que, por intereses comerciales, se sacrifiquen por ese sistema animales fuera del ámbito musulmán. También sería necesaria la clausura de las granjas de ocas para la obtención del foie, como ya se ha hecho en la mayoría de países europeos y las de animales destinados a la industria peletera. Un grupo de ocas

La definitiva prohibición por la UE (marzo 2013) de la experimentación en animales con fines cosméticos evitará, si se obliga a su cumplimiento, que cada año un número  importante de animales  (perros, gatos, conejos, ratones, cerdos, etc.) sean sometidos a prácticas que hasta su muerte o sacrificio les producen gran sufrimiento. Contrariamente a lo que nos han hecho creer, la mayoría de estos experimentos no son para el avance científico sino para el lucro de la industria. Se deben buscar métodos alternativos a la experimentación con animales y cerrar los criaderos de animales destinados a este fin.

La sociedad progresa y el mundo animal debería hacerlo paralelamente. Declarar la tauromaquia “bien de interés cultural” es inadmisible. Las corridas de toros no son arte, el arte es creación y no destrucción con sufrimiento. Se han de abolir, donde no lo estén, las corridas de toros y las subvenciones a la tauromaquia. También se han de acabar las subvenciones (por ejemplo para promocionar la caza en las escuelas) y los privilegios  de la caza, no sólo por su actividad sino por las intolerables condiciones de vida de muchos de sus perros. Improrrogable es la prohibición de fiestas y espectáculos que causan sufrimiento a los animales.

Básica es la concienciación de la sociedad que los animales no son objetos sino seres vivos que sienten y padecen, siendo las escuelas un importante medio de incentivación al respeto por la fauna y el medio ambiente e imprescindibles las campañas de esterilización para acabar con el abandono, el hacinamiento de protectoras, el padecimiento de los callejeros y con los sacrificios sistemáticos donde no exista esta prohibición o hayan moratorias.

Se deben endurecer las penas de la Ley de Protección de Animales, ley de obligado cumplimiento que, cuando sea necesario, ha de ser completada por un reglamento y evitar las concesiones de los Ayuntamientos a empresas privadas para la gestión de las protectoras por el perjuicio que suele suponer para los animales.

Nuestra indiferencia ante el sufrimiento de los animales nos hace crueles. No dejemos que la triste frase de Schopenhauer  -“el hombre ha hecho de la tierra un infierno para los animales”- se perpetúe.

9 comentarios

  1. Dice ser Iris

    Muchísimas gracias por ayudar a los que no tienen voz.

    06 junio 2013 | 16:16

  2. Dice ser pues claro

    El mejor artículo del periódico. Bravo

    06 junio 2013 | 18:40

  3. Dice ser carlos

    de acuerdo con todo excepto con la connivencia que haces tu con el sacrificio de animales al estilo musulman halal, da la sensacion de que pareces aceptarlo porque por lo visto esta gente debe tener privilegios en europa para maltratar animales, por ahi si que no amiga mio, los moros deben cambiar el coran y su religion y adaptarla a una sociedad civilizada, no podemos permitir conductas salvajes y asesinas por mucho que en otros tiempos lo dijera un señor llamado mahoma que por otra parte tambien fue un pederasta y un misogino y no por eso en españa se permite la pedarastia y que la mujer este obligada a vestir como un saco de patatas, esto es europa y no podemos permitir que se sacrifique a los animales de esta forma.

    06 junio 2013 | 19:02

  4. Dice ser calibra

    La verdad es que comiendo animales terrenales o peces, practicamos canibalismos; matarlos da igual el fin que se busque, su carne o sus pieles, el caso es matarlos cuando se trata de animales a los que les “podemos”, si se tratara de leones o elefantes otro gallo nos cantara.

    06 junio 2013 | 19:35

  5. Dice ser albitaguapa2

    hoy voy a comerme un foie exquisito lo hago siempre que sale una chorrada de estas

    06 junio 2013 | 19:38

  6. Dice ser Anonimo

    albitaguapa2: Hannibal Lecter decía lo mismo…

    06 junio 2013 | 20:54

  7. Dice ser Carla

    Estoy contigo.

    Carla

    07 junio 2013 | 1:16

  8. Dice ser Rita

    Nací en el campo y de niña sufría al ver cómo mi abuela mataba al pollito que yo había alimentado y visto crecer día tras día, lo peor era que luego era obligada a comerlo y terminaba con unas ganas de vomitar, un asco y un remordimiento que me torturaba por días. Aún así cuando tuve la independencia y libertad para dejar de comer carne no lo hice, entonces ya viví en la ciudad y la carne era una carne anónima. A pesar de que los remordiminetos nunca desaparecieron no fue hasta hace poco que tomé la decisión y desde entonces me siento mucho mejor conmigo misma y un mundo diferente de sabores y posibilidades se ha abierto a mi paladar. Eso sin mencinar que mi sistema digestivo ahora funciona mejor que nunca, nada de pesadeces o malas digestiones.

    07 junio 2013 | 10:57

  9. Dice ser lauranimalista

    Gracias por este artículo dedicado a los que no tienen voz y no pueden defenderse por si mismos.
    Hay que informar a la gente del sufrimiento que padecen los animales de granjas. La mayoria desconoce por el infierno que han tenido que pasar hasta su muerte estos animales, que en muchos casos no es rápida y agonizan terriblemente, porque la cadena de producción no se puede parar y a lo mejor la descarga eléctrica no los mata. Vacas, cerdos, corderos, pollos, etc. viven en granjas hacinados, con luz artificial permanente….Y estos en lo que se refiere a la alimentación. Pero tambien los que sirven de experimentación en los laboratorios, los que viven un terrible cautiverio para obtener sus pieles, las bebes focas que matan a palos, la pesca de ballenas, el comercio del marfil, del cuerno de rinoceronte…. Los animales de los circos, los zoos, etc. etc. La lista de crueldades con los animales es muy larga y necesitaria mucho espacio para explicarlo detenidamente.

    El humano ha convertido a este planeta en un infierno para los animales.
    Es una lástima, que un planeta tan hermoso, sea destruida su fauna y su flora por la especie que se cree superior y que de no existir el hombre sería un paraiso.

    08 junio 2013 | 20:51

Los comentarios están cerrados.