Entradas etiquetadas como ‘Samuel L. Jackson’

El juego de ‘¿Quién es quién?’ de Pulp Fiction

Pulp Fiction - Guess Who - Joe Stone“¿Cómo es Marcellus Wallace? Contesta”. En el doblaje al castellano de la película Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994) Jules Winnfieldel matón al que interpreta Samuel L. Jackson— formula la pregunta a Brett, un incauto que intentaba junto a dos chavales más apropiarse del misterioso contenido del maletín de Marcellus. La escena —en este vínculo, en el minuto 3:40, en castellano; aquí en versión original— continúa en la atmósfera entre humorística, aterradora e impredecible que caracteriza a la película: Jules obliga a Brett, previo disparo en el brazo, a que describa físicamente a Marcellus en pocos adjetivos.

Como homenaje a este pequeño extracto de Pulp Fiction en mente y como regalo de cumpleaños para un amigo, el ilustrador y diseñador gráfico británico Joe Stone ha creado una versión del clásico juego de mesa ¿Quién es quién? con todos los personajes del largometraje de Tarantino sin importar su importancia: Butch Coolidge, el Sr. Lobo, el desafortunado Brett, Esmarelda la taxista, Buddy (el émulo de Buddy Holly que atiende a Mia Wallace y Vincent Vega en el Jackrabbit Slim’s), Yolanda la atracadora….

Stone reproduce cada rostro en “el estilo original del juego”, que consiste en adivinar el personaje del oponente preguntándole por las características físicos y eliminando posibilidades. Por mínima que sea su intervención en la trama, cada uno tiene los rasgos y gestos predominantes que exhiben en la película. ¿El “toque final”? Hacerle una caja con la forma del maletín de Marcellus, en el que según la teoría más extendida estaba el alma del jefazo mafioso.

Helena Celdrán

Pulp Fiction - Joe Stone

Pulp Fiction - Guess Who - Joe Stone

Pulp Fiction - Joe Stone2-ok

Pulp Fiction - Joe Stone - Briefcase

Bambi es la pistola

'Abide' - Dave Macdowell

'Abide' - Dave Macdowell

Un revoltijo personajes de cine, ídolos pop y dibujos animados habitan el santoral lisérgico del ilustrador estadounidense Dave MacDowell.

El Gran Lebowsky de los hermanos Coen puede ser también Tiburón de Steven Spielberg, los Jackson 5 son una repetición de Samuel L. Jackson  saboreando una Gran Hamburguesa Cahuna en Pulp Fiction, Charlie Sheen ha sustituido a Eddie y es la nueva mascota de Iron Maiden.

Las escenas, confusas y abarrotadas de detalles, se burlan de otro santoral: la supuesta magia de Hollywood, el apetecible donut grasiento, la bondad clásica de los héroes de Disney…

MacDowell declara que siempre se sintió intrigado por cómo los medios reflejan, moldean y manipulan nuestra conciencia cultural.

Es autodidacta y siempre tuvo la capacidad de dibujar, pero empezó de manera profesional por la desesperación de verse en un callejón sin salida, sin un céntimo en el bolsillo.

'The Deer Hunter' - Dave MacDowell

'The Deer Hunter' - Dave MacDowell

Creció en una familia desestructurada, comprobó de primera mano la mentira de barniz brillante que vende el desfasado Sueño Americano. “Crearle a alguien la necesidad de tener algo que no necesita es el truco más hábil del ser humano”, dice el artista hablando, siempre con pasión, de la cultura del consumo.

Sus ilustraciones son un canto burlón al engaño. The Deer Hunter es una de las ilustraciones que he escogido, no sin dificultad, para ilustrar la sección de Obsesiones de esta semana.

El protagonista es Christopher Walken en El cazador (Michael Cimino, 1978), donde interpreta a Nick, un soldado que en la Guerra de Vietnam se hace adicto a la ruleta rusa. El artista sustituye la pistola por Bambi. ¿Qué pasará cuando Walken apriete el gatillo?

Helena Celdrán

Dólares con la cara de la niña del Exorcista

James Charles - 'Potty Mouth'

James Charles - 'Potty Mouth'

¿Quién se atreve a reirse del dinero? Las monedas son trozos de metal y los billetes, papeles. Nada de oro ni diamantes para  condicionar nuestra existencia. Ni siquiera nos merecemos eso.

Provocan miedos e ilusiones. Representan el valor de las cosas. Pensándolo mejor, representar es un verbo que se queda pequeño: son lo que vale todo.

Desde hace un año James Charles (EE.UU, 1963) ha estado metido en un proyecto artístico tan minucioso como simbólico. Empezó a dibujar sobre billetes de 5, 10 y 20 dólares para divertirse, alterando la cara de los presidentes y personajes históricos que ilustran el papel moneda de Estados Unidos. Los convertía en personajes famosos reales y de ficción.

James Charles - 'Van Gogh's Ear'

James Charles - 'Van Gogh's Ear'

Tras gastar accidentalmente algunos de ellos, decidió sacar de su cartera los que iba modificando y guardarlos.

Así empezó su serie de billetes modificados. Una colección en la que ha incluido ya a Sid Vicious, Jesucristo, Justin Bieber, el maestro Yoda, el espantapájaros del Mago de Oz, el Hombre Lobo, Charles Manson, Iggy Pop, Sarah Palin, Dalí…

Entusiasmado con sus avances técnicos, se hizo con tinta y materiales para dar un mejor acabado a sus creaciones y empezó también a manipular las letras de los billetes añadiendo mensajes.

James Charles - 'Burger Clown'

James Charles - 'Burger Clown'

En uno de cinco dólares, Charles convierte a Abraham Lincoln en Samuel L. Jackson caracterizado como Jules, el matón de la película de Pulp Fiction (Quentin Tarantino, 1994). Bajo su retrato, una frase tan bien hecha que parece impresa así en origen: Bad Motherfucker.

El artista desea que quien vea estas manipulaciones inicie una reflexión sobre el valor verdadero del papel moneda: algo hecho de materiales insignificantes que condiciona el modo en que vive la gente en el mundo.

Dice que los billetes que transforma ya no son dinero, sino objetos de arte, por eso los saca de circulación. Ciertamente se convierten en otra cosa. La singularidad de la materia prima y el resultado aparatoso de estos experimentos me decidieron a traerlos a la sección de Artefactos.

James Charles - 'Gabba Gabba Hey'

James Charles - 'Gabba Gabba Hey'

La puntilla de esta historia es que James Charles ha expuesto el mes pasado la colección completa en la Shooting Gallery de San Francisco. Allí había una buena suma de dinero: billetes de cinco, 10, 20, 50 e incluso 100 dólares, todos ellos a la venta.

¿El precio? Por poner un ejemplo, el billete de 10 que convierte al economista y padre fundador Alexander Hamilton en la princesa Leia vale 600 dólares (unos 418 euros).

No cabe duda de que el chico tiene talento.

Helena Celdrán