Entradas etiquetadas como ‘pistolas’

Pistolas, rifles y escopetas transformados en instrumentos musicales

El sonido es metálico y básico. Las guitarras y los bajos de mástiles redondeados tienen menos cuerdas de las habituales. Se entrevén cañones de armas, gatillos, pistolas unidas en el mismo cuerpo de un instrumento.

El artista mexicano Pedro Reyes (Ciudad de México, 1972) ha convertido para su proyecto Imagine (Imagina) 50 armas de fuego (revólveres, metralletas y escopetas) en instrumentos musicales. Ayudado por un grupo de seis músicos, trabajó durante dos semanas para “transformar esosa agentes de la muerte en instrumentos de vida”.

Uno de los instrumentos de 'Imagine' - Foto: David Franco

Uno de los instrumentos de ‘Imagine’ – Foto: David Franco

No es su primera experiencia en la reutilización de armas. El artista impulsó en 2008 Palas por pistolas, una campaña que recogía donaciones voluntarias de armas en Culiacán (en el oeste de México). Las 1.527 reunidas se fundieron en el mismo número de herramientas para plantar 1.527 árboles.

En abril de este año, sabiendo de la iniciativa anterior, las autoridades avisaron a Reyes de otra recogida de armas, esta vez en Ciudad Juarez. Le ofrecieron 6.700 ejemplares, cortados en pedazos e inutilizados. El artista aceptó el reto de utilizarlos para darles una nueva vida como instrumentos de percusión, cuerda y viento: “La transformación fue más que física. Es importante considerar que estas armas robaron muchas vidas. Como en una especie de exorcismo, la música expulsó los demonios que contenían y a la vez fue un réquiem por las vidas perdidas”.

Más allá de la excentricidad o de la creatividad, Reyes quiere llamar a la acción desde México, un país con 80.000 muertos por disparos de bala en los últimos seis años, según el artista. Quiere que las armas sean vistas como lo que realmente son: instrumentos de muerte, con una poderosa industria detrás, que continúan teniendo una imagen positiva en el cine o en los videojuegos y no son rechazados masivamente como deberían serlo. “Las armas siguen presentándose como algo sexy (…) puede que no haya actores fumando en la gran pantalla, pero no hay nadie que rechace el papel de un héroe con el gatillo flojo”.

Helena Celdrán

 

Una especie de arpa para el proyecto 'Imagine' - Foto: David Franco

Una especie de arpa para el proyecto ‘Imagine’ – Foto: David Franco

Instrumento de cuerda para el proyecto 'Imagine', de Pedro Reyes - Foto: David Franco

Instrumento de cuerda para el proyecto ‘Imagine’, de Pedro Reyes – Foto: David Franco

Instrumento de cuerda fabricado con una escopeta y un casco - Foto: David Franco

Instrumento de cuerda fabricado con una escopeta y un casco – Foto: David Franco

Pistolas cantoras

Una de las dos pistolas con pájaro cantor atribuidas a los hermanos Rochat

Una de las dos pistolas con pájaro cantor atribuidas a los hermanos Rochat

Eran los años veinte del siglo XIX. Los tres hermanos suizos Rochat, originarios del valle de Joux y afincados en Ginebra, eran más que relojeros: expertos en fabricar cualquier objeto mecánico relacionado con música, autómatas y, en especial, pájaros cantores.

La delicadeza de sus creaciones era tan esmerada que uno olvida el toque cursi estilo Sisí emperatriz que a veces caracteriza a la estética centroeuropea de antaño, con abundante dorados, motivos florales y angelotes innecesarios.

La sección de Artefactos de esta semana es para un invento tan supérfluo en su finalidad como admirable por su precisión y pura belleza. Es un capricho frívolo de los que uno no puede apartar la mirada así como así.

La casa de subastas Christie’s ha presentado recientemente en su catálogo de objetos selectos un juego de dos pequeñas pistolas gemelas que se atribuyen a los Frères Rochat (marca que todavía existe).

No son armas de fuego: al accionar el gatillo, un pájaro mecánico, diminuto y con plumas de colores (verdaderas), comienza a cantar con una naturalidad que pilla desprevenido a quien espere ver un simple juguetito. El aleteo del ave supera con dignidad incluso la prueba de la cámara lenta.

“Es una de las obras de arte mecánicas más apasionantes. El interior está compuesto por cientos de tornillos y engranajes que empujan al pájaro fuera del cañón, lo sitúan sobre él y hacen que mueva las alas, la cola y el pico mientras canta. Todo está dentro de la pistola”, explica con precisión y elegancia exagerada Aurel Bacs, Director del Departamento de Relojes de Christie’s.

Hechas de oro y ornamentadas con esmaltes azules y rojos, están perfiladas por hileras de perlas y diamantes que resaltan el perfil. En cada lado de la empuñadura, dos placas doradas muestran un león por un lado, y en el otro, un ciervo.

El objeto buscaba satisfacer la demanda creciente de relojes y autómatas de la realeza y la aristocracia europeas y sobre todo de la corte imperial china, gran consumidora de las maravillas de la técnica europea en los siglos XVIII y XIX.

Se tiene constancia de la existencia de sólo cuatro pistolas más de este tipo. Una está en el Museo de Arte Islámico de Jerusalén, otra dentro de la colección Maurice Sandoz de Suiza y otras dos en el museo Patek Phillipe de Ginebra. Éste es el único set de dos ejemplares que existe en el mundo y se espera que alcancen un precio que oscila entre los 2,5 y los 5 millones de dólares (entre 1,8 y 3,7 millones de euros).

La banalidad de los pequeños cachivaches nunca volverá a ser tan sofisticada, por mucho que Apple intente vendernos motos. ¿Quién pagará esas sumas por un vulgar iPad del 2011 (que ni siquiera funcionará) dentro de 190 años?

Helena Celdrán