Entradas etiquetadas como ‘outsider art’

George Widener, el ‘savant’ que predice catástrofes y habla con robots

Magic Square 34 (2011) by George Widener. Image: © George Widener, courtesy Ricco/Maresca Gallery

Magic Square 34 (2011) by George Widener. Image: © George Widener, courtesy Ricco/Maresca Gallery

A George Widener, que tiene 54 años y puede procesar cifras y datos con velocidad supersónica, no le importamos demasiado los seres humanos. Prefiere, afirma en las pocas entrevistas que concede, dedicarse a hablar con las máquinas, montar posibles “arquitecturas de conexión lingüística” con sistemas robóticos.

También es capaz de diseñar cuadrados mágicos con dígitos insertados que sumen lo mismo en cualquier dirección. Tarda unos tres segundos en hacer el boceto de uno de, por ejemplo, de 16 cuadrículas. Luego los embellece y transforma en arte.

Uno de los savants más famosos del mundo, Widener es dueño, como Kim Peek (1951-2009), el personaje real en que estaba basado el inolvidable protagonista de la película Rain Man, de una memoria muy profunda pero muy estrecha —Peek soltaba sin pestañear dos mil fechas de calendario, pero no tenía idea de cómo ponerse la ropa—.

Es la cualidad de quienes llevan consigo los síntomas cognitivos del síndrome del sabio: pueden calcular, recordar u ordenar con una perfección absoluta y a una velocidad más propia de un procesador, pero no saben qué hacer con esas capacidades.

Lee el resto de la entrada »

Pintar en las lunas de un coche mugriento

Una versión del Nacimiento de Venus de Botticelli, una viñeta de Roy Lichtenstein, los hermanos Marx, Hank Williams, el retrato del perro familiar mirando emocionado al exterior…

'Under a Wave' - Scott Wade

'Under a Wave' - Scott Wade

Los cristales del coche, en especial la luna trasera, son el lienzo de Scott Wade, un hombre con expresión despreocupada y ataviado con camisas de colores para combatir el calor de Texas.

Es un excéntrico al que se le agradece la ocurrencia. Lo único que he tenido la oportunidad de ver trazado sobre la suciedad de un coche han sido mensajes tipo “lávame”, “el dueño de este coche es un cerdo” y demás ejemplos de creatividad popular.

Precisamente todo empezó cuando Wade dejó que la suciedad campara a sus anchas, harto tal vez de tener que limpiar cristales cada vez que volvía a casa tras conducir por Hill Country, la región de Texas en la que vive.

'On the Road' - Scott Wade

'On the Road' - Scott Wade

A diario recorre un camino de poco menos de tres kilómetros recubierto de un manto de caliche, un mineral típico de las zonas áridas o semiáridas que sedimenta con la arena o la arcilla y levanta polvaredas incluso con pisar el terreno al andar. Wade ha comprobado que aunque conduzca tan rápido como una tortuga, el coche va a llegar rebozado de caliche.

Primero un monigote, luego unos trazos más complejos. Encontrarse un lienzo vacío todos los días es una provocación. Pronto Wade empezó a utilizar pinceles para perfilar mejor las líneas de sus motivos, condenados a tener una vida corta y el tono de una escultura de arena.

Ahora ya tiene calculado que le hace falta poco más de una semana acumulando polvo para que la luna trasera tenga el grosor ideal para cualquier creación.

'Friend in need' - Scott Wade

'Friend in need' - Scott Wade

“Mucha gente ha cuestionado mi cordura”, dice divertido. Los hay que le preguntan que por qué tanta molestia para pintar en un lugar tan poco agradecido, que los trabajos son sucios, no se conservan y que un chaparrón acaba con ellos. “Nada de lo que hagamos durará para siempre. En el fondo todo es efímero y lo mejor es disfrutar de lo que está aquí ahora”, contesta desde su mundo de camisas hawaianas.

Da la sensación de que este asunto se le ha ido de las manos. Al principio pintaba en la luna de su coche, luego en las de los amigos y familiares. Más tarde llegaron los encargos y hasta ha trabajado en ferias, para agencias de publicidad, decorando escaparates de ropa…

'Armadillos' - Scott Wade

'Armadillos' - Scott Wade

La delicadeza ya no es un problema: cuando necesita que una pintura dure, antes de exponer al coche  o a otro cristal al polvo, le da una capa de aceite de almendra.

Por fortuna parece que no se toma muy en serio y sigue viendo sus creaciones como un divertimento que ha tenido la suerte de descubrir: “Mi preferido es el siguiente. Que la lluvia lo borre es la excusa perfecta para hacer otro dibujo”.

Helena Celdrán