Entradas etiquetadas como ‘ordenador’

El Greco inspira retratos hechos con hilo y ordenador

Establece lazos entre el arte y la electrónica, se considera un advenedizo en lo creativo, un “inventor de juguetes” antes que un artista. Al explicar sus trabajos no se recrea en lecturas metafísicas, va al grano y habla de cálculos, algoritmos, sensores… El griego Petros Vrellis construye experiencias interactivas y justifica los proyectos con talante técnico.

Es ingeniero electrónico, su principal herramienta de trabajo son los ordenadores, los lenguajes de programación y los aparatos electrónicos, pero se exige siempre un componente artístico para sentirse completo.

Un rostro velado por las sombras emerge de cada telar redondo en A new way to knit (Una nueva manera de tejer), un proyecto contradictorio, porque el método no implica dar puntadas ni entrelazar las fibras de modo tradicional. El hilo recorre un telar vacío de 28 pulgadas, una circunferencia con 200 ganchos metálicos equidistantes.

Lee el resto de la entrada »

Ilustraciones frías y mecánicas que se resisten a tener alma

'Problem Solving' - Eric Petersen

‘Problem Solving’ – Eric Petersen

El vacío se apodera de los paisajes y los humanos podrían ser autómatas. Además de ser un gran admirador de los manuales de instrucciones, a Eric Petersen le gusta llevar la contraria. Mientras que muchos artistas quieren dar a sus personajes la mayor expresividad, él persigue una frialdad mecánica. “Dibujo líneas uniformes en el ordenador para eliminar parte del elemento humano y la calidad expresiva que se ven en los trabajos no digitales”, dice resumiendo el espíritu de sus trabajos.

'Moving Up' - Eric Petersen

‘Moving Up’ – Eric Petersen

No sorprende saber que, antes de poder dedicarse de lleno al arte, era programador informático. Influido por “los gráficos instruccionales” y los videojuegos, cultiva con dedicación un estilo “puramente funcional” al que da un toque anticuado manchando la superficie con marcas de desgaste o suciedad. Nadie se mira, todos viven solos en su escenario de ciencia ficción y actúan con una torpeza automática cuando realizan alguna acción. Algunas de las obras parecen el resultado de un error de software: varias personas intentan salir por una puerta a la vez y se quedan atascadas como autómatas, un hombre a punto de dar la mano a otro atraviesa a alguien con el brazo.

Lee el resto de la entrada »

Un videoclip que busca la colaboración del ratón de tu ordenador

“Después de 50 años apuntando y clicando, celebramos la cercana desaparición del cursor del ordenador con un vídeo musical en constante cambio en el que todos nuestros cursores pueden contemplarse al mismo tiempo por última vez”, dicen los componentes del grupo musical holandés Light Light. Convencidos de que pronto no habrá más que pantallas táctiles, han querido rendir homenaje al ratón, la herramienta que consiguió establecer un contacto directo entre el ser humano y la máquina. el extraño vínculo entre la pantalla y nuestro brazo derecho.

El vídeo Do Not Touch —dirigido por el estudio de diseño Moniker— corresponde a la canción Kilo y presenta a la recién fundada banda de Amsterdam, formada con músicos de zZz y Saelors, dos pequeños grupos que han decidido aunar sus estilos para iniciar una nueva carrera. Light Light ha dado en el clavo con un sencillísimo pero imaginativo clip que se ha convertido en fenómeno de Internet.

La grabación comienza automáticamente al abrir el dominio donottouch.org. Sin avisos ni normas, el usuario está invitado a pasear el cursor por la parte de la pantalla que crea más conveniente y a la vez puede ver los cursores de quienes se han sometido al mismo experimento antes.

El mar de flechas blancas y negras compone un enjambre que pronto reacciona ante las figuras que aparecen en el videoclip: un mapa del mundo pregunta a dónde te gustaría viajar, las formas geométricas invitan al dueño del ratón a seguirlas… La marea de punteros actúa con picaresca cuando aparece una figura humana, pero también con ingenio cuando se trata de completar una escena. Mientras tanto, la canción ya se ha metido en tu cerebro.

Helena Celdrán