Entradas etiquetadas como ‘mar’

Así son las alucinaciones de un buceador extremo con borrachera de las profundidades

Entre 10 y 30 metros, leve deterioro del razonamiento y euforia.

Entre 30 y 50, errores de cálculo, alteración en la capacidad de toma de decisiones, ideas fijas y exceso de confianza y del sentido de bienestar.

Entre 50 y 70, alucinaciones, deterioro del juicio, confusión y risa histérica.

Entre 70 y 90, estupor, pérdida de memoria y desconcierto mental.

A partir de 90, alucinaciones constantes, aumento de la intensidad de la visión y la audición, sensación de apagón inminente, euforia, mareos, estados maníacos o depresivos, sensación de levitación, alteración de la percepción del tiempo, cambios en la apariencia facial y pérdida del conocimiento.

No es el listado creciente de las consecuencias del consumo de mescalina o alguna otra droga psicoactiva de diseño, sino los síntomas de la narcosis de nitrógeno o borrachera de las profundidades, la alteración del estado de conciencia que sufren los buceadores por efecto de las altas presiones de nitrógeno sobre la transmisión nerviosa.

Imagen de "Narcose" © Julie Gautier

Imagen de “Narcose” © Julie Gautier

El corto Narcose (Narcosis) reconstruye las alucinaciones reales que ha experimentado en sus muchos descensos a los abismos marinos el francés Guillaume Néry, un profesional de la apnea o buceo libre (freediving) que consiguió el record mundial de descenso sin bombonas de oxígeno en 2011 al llegar a 117 metros de profundidad (al año siguiente batido por el ruso Alexey Molchanov, que alcanzó los 126).

Néry, un tipo capaz de estar siete minutos bajo el agua sin respirar, relató a su novia, la realizadora Julie Gaultier, algunas de las sensaciones y visiones disparatadas y alucinantes que ha sufrido por la narcosis. Con ese material vivencial de partida, grabaron el cortometraje, que tiene más cercanía con una obra visionaria sobre estados alterados de la mente que con un documental sobre un deporte extremo.

Imagen de "Narcose" © Julie Gautier

Imagen de “Narcose” © Julie Gautier

Imagen de "Narcose" © Julie Gautier

Imagen de “Narcose” © Julie Gautier

Entre lo deslumbrante —una mujer embarazada y desnuda flotando en un éter cósmico—, lo angustioso —el buceador envuelto en una cápsula transparente y flexible que no es capaz de romper—, la proyección del miedo —Néry se desdobla y huye corriendo por el fondo rocoso, le asedian unos seres temibles e informes de mirada verde— y el puro onirismo —una boda celebrada en las profundidades—, todas las visiones, dicen los implicados, son recreaciones textuales de las experiencias del buceador en sus descolgamientos hacia el inframundo marino.

Ánxel Grove

Imagen de "Narcose" © Julie Gautier

Imagen de “Narcose” © Julie Gautier

Imagen de "Narcose" © Julie Gautier

Imagen de “Narcose” © Julie Gautier

Seres humanos en perpetuo estado de agitación

'Pursuit Under Silver Skies' - Joel Rea

‘Pursuit Under Silver Skies’ – Joel Rea

Los seres humanos de Joel Rea (1983) se encuentran en un estado de agitación continua. Luchan contra enemigos gigantes, viven en un planeta apocalíptico de humaredas, nubes, grandes olas, viento e incluso perros desproporcionados que parecen amenazarlos de manera inconsciente. En contraste, los animales exhiben una tranquilidad cotidiana que incluso los convierte en bondadosos.

El artista residente en Australia siente debilidad por representar en sus pinturas realistas momentos “oscuros”, situaciones que suponen “un reto” y provocan que nos mostremos tal y como somos. Le fascina el mundo natural, “la fuerza de los elementos” y el modo en que se entrelazan con la condición humana.

Los saltos imposibles, las caídas libres y las ventiscas son además un reflejo de su gusto por pintar el movimiento con grandes telas que se agitan, espuma en las olas que baten contra acantilados, papeles volando que se perderán para siempre… Rea ama el detalle y su técnica precisa requiere muchas horas diarias de profunda concentración para representar con mimo la arruga de un folio, el puño de la camisa del oficinista o el brillo del sol contra la capucha gris de una sudadera.

El enorme boxer que se adueña de varias de las obras más recientes de Rea es su mascota, “un perro muy dulce. El preludio perfecto a tener un niño”, dice el artista (padre reciente) en una entrevista que se adentra en su rutina creativa. Una colección muy limitada de personajes dominan los cuadros: la chica rubia que aparece ocasionalmente es su mujer; el hombre joven de sudadera gris, camiseta roja y vaqueros es un eterno autorretrato; el ejecutivo de traje se presenta como un desconocido/contrario, una fuerza opuesta. Tal vez —por la insistencia con la que Rea se declara afortunado de poder vivir de su arte— el encorbatado sea el álter ego del artista, la imagen que se presenta ante él cuando piensa en su futuro si no hubiera sido pintor.

Helena Celdrán

'High Fidelity'- Joel Rea

‘High Fidelity’- Joel Rea

'Moment of Truth' - Joel Rea

‘Moment of Truth’ – Joel Rea

'Killing me softly' - Joel Rea

‘Killing me softly’ – Joel Rea

'The Adoration of Youth' - Joel Rea

‘The Adoration of Youth’ – Joel Rea

 

'Versus Collection' - Joel Rea

‘Versus Collection’ – Joel Rea

 

'Appear Before Her' - Joel Rea

‘Appear Before Her’ – Joel Rea