Entradas etiquetadas como ‘El retrato de Dorian Gray’

Oscar Wilde: de héroe a monstruo

Oscar Fingal O’Flahertie Wilde (16 de octubre de 1854 – 30 de noviembre de 1900), poeta, escritor y dramaturgo, era el apóstol insolente del esteticismo inglés, el extravagante que llamaba la atención allá a donde iba, una máquina de pronunciar frases ingeniosas.

Escribió cuentos infantiles (El ruiseñor y la rosa, El gigante egoista, El príncipe feliz…), obras de teatro con las que alcanzó la fama mundial (El abanico de Lady Windermere, La importancia de llamarse Ernesto…) y una sola novela: El Retrato de Dorian Gray, en la que escribió una de esas frases que resume su amor por la artificiosidad: “Ser natural es simplemente una pose”.

Oscar Wilde

Oscar Wilde

El público se debatía entre amarlo u odiarlo: las plumas de pavo real, los girasoles, el pelo largo, su entonces sospechoso amaneramiento…

Caía bien por lo cultivado de su humor, estaba hecho de otra pasta. Pero jugaba con la idea de moral y parecía peligrosamente libre para la sociedad victoriana.

Ahí van 13 datos, nuestro Cotilleando a…., sobre el irlandés esteticista, un personaje al que primero elevaron a los altares de la popularidad y luego catalogaron de monstruo:

1. Nació en Dublín. Su madre, Jane Francesca Elgee, era poeta y activista. Firmaba con el pseudónimo de Speranza en un semanal irlandés que cerraron las autoridades británicas a consecuencia de una artículo de Jane que llamaba a la lucha armada en Irlanda.

2. En 1882, con 26 años y siendo ya una celebridad, Wilde realizó una gira por EE UU y Canadá. Todo el mundo quería hablar con él. El tour iba a durar unas semanas y al final se quedó casi un año. Dio entrevistas por todo el país y conferencias con títulos tan dispares como El Renacimiento inglés, Poetas y poesía irlandesa del siglo XIX o Decoración de interiores.

3. Cuando llegó a San Francisco declaró a un periodista que los nombres de los lugares en California le resultaban especialmente bonitos, por la sonoridad del español.

Oscar Wilde "más feliz que un girasol", caricaturizado en la revista Puch (1881)

Oscar Wilde "más feliz que un girasol", caricaturizado en la revista Punch (1881)

4. El músico W.S. Gilbert y el libretista Arthur Sullivan aprovecharon la gira estadounidense del escritor para ridiculizarlo en una opereta que satirizaba el movimiento esteticista, al que muchos acusaban de vacío y autoindulgente. La obra siguió a Wilde a propósito, allá donde daba charlas y conferencias. Él, entrando en el  juego, decidió publicitarla. Al final, la ópera cómica terminó sirviéndole de promoción.

5. El padre de Wilde, médico especialista en ojos y oídos, tuvo tres hijos fuera del matrimonio. Los mediohermanos de Oscar Wilde eran Henry, Emily y Mary. Las dos chicas murieron jóvenes en un incendio. Bailaban un vals en una reunión casera cuando el vestido de Emily se incendió al pasar demasiado cerca de la chimenea. El tejido ardió con facilidad y su hermana acudió a ayudarla, pero el vestido de Mary también prendió. Un invitado las rodeó con su abrigo y las hizo rodar por la nieve cuando ya era demasiado tarde.

6. El escritor Henry James dijo de Wilde que era un “sinvergüenza de pésima calidad” y que parecía una “bestia desaseada”.

7. Su gran amor de juventud fue la bella dublinesa Florence Balcombe, que lo dejó para casarse con Bram Stoker, el autor de Drácula. Tras el desengaño, Wilde se fue a Inglaterra y sólo volvió a Irlanda dos veces más en su vida.

8. Se casó con Constance Lloyd, la hija de un consejero de la reina. Tuvo dos hijos: Cyril (1885) y Vyvyan (1886).

Constance Lloyd y Cyril

Constance Lloyd y Cyril

9. Tanto en declaraciones a la prensa como en sus obras, era un creador innato de eslóganes: “Perdona siempre a tus enemigos. Nada les molesta más”; “toda influencia es mala, pero la buena influencia es la peor de todas”; “la ambición es el último refugio del fracaso”; “la imaginación es una cualidad dada al hombre para compersarle por lo que no es. El sentido del humor se inventó para consolar al hombre de lo que es”…

10. El Marqués de Queensberry lo denunció a los tribunales acusándolo de mantener un relación homosexual con su hijo, Lord Alfred ‘Bosie’ Douglas. Wilde y el joven Lord eran inseparables. El escritor fue condenado por “indecencia y comportamiento homosexual” y obligado a cumplir dos años de prisión y trabajos forzados. Tras el escándalo y la sentencia, su mujer Constance se llevó a los hijos del matrimonio a Suiza. Cambió su apellido y el de los niños por Holland.

11. Los efectos personales de Oscar Wilde fueron subastados para sufragar los gastos del proceso judicial. Entre los objetos que más interesaban a los pujadores había retratos de notables, un escritorio que había pertenecido al historiador y ensayista inglés Thomas Carlyle, una vajilla azul y blanca y, lo más preciado para él, una importante colección de libros. Wilde cayó en el desconsuelo cuando supo que los habían adquirido personas ajenas y que no podría recuperarlos. “Es la peor de mis pérdidas materiales”, escribió en De Profundis, la larga carta que redactó a su amante durante el cautiverio.

12. Tuvo una hermana, Isola, nacida en 1857 y que murió a consecuencia de unas fiebres a la edad de 10 años. Wilde tenía sólo tres años más que ella y quedó muy afectado por la muerte de Isola. Cuando el escritor murió encontraron entre sus pertenencias un sobre con un mechón de pelo de ella.

13. Su paso por la cárcel debilitó su salud. Se fue a vivir, arruinado, a París bajo el pseudónimo de Sebastian Melmoth, aludiendo a la novela gótica “Melmoth el errabundo”, de Charles Robert Maturin, la historia de un estudioso que vende su alma al diablo por 150 años más de vida y es condenado a vagar por el mundo.

Helena Celdrán