Entradas etiquetadas como ‘doppelgänger’

La pintora que clona a sus modelos

'Truly, madly, deeply' - Korin Faught

'Truly, madly, deeply' - Korin Faught

Se duplican, se triplican. La estadounidense Korin Faught desdobla a las personas de sus óleos para componer escenas frágiles, íntimas y atemporales.

Primero saca fotos de sus modelos, vestidas en muchas ocasiones con ropa que ella misma diseña. Después de la sesión fotográfica, manipula las imágenes en el ordenador para crear docenas de composiciones entre las que elegir la definitiva para el óleo.

En ese proceso no puede evitar copiar a las personas varias veces. Ocurre con naturalidad: una mujer se queda ensimismada en la primera escalera mientras una de sus dos gemelas se va incorporando y la tercera sube los peldaños.

'Counting Reflections' - Korin Faught

'Counting Reflections' - Korin Faught

Por si no bastara con clonar, Faught se suele valer de los reflejos del agua, los espejos o del suelo pulido para duplicar la presencia de los personajes.

Dice que se inspira en los pintores victorianos, en la escritora Virginia Woolf (que se suició tirándose al río) y la Ofelia de Hamlet para dejarse llevar por la idea romántica de morir ahogado, dejarse llevar por el agua hasta perder la vida.

Sin embargo, la introspección y la melancolía de sus obras se contradicen en cierto modo con su persona.

Faught parece segura de sí misma, es presumida, le encanta la vida fashion de Los Ángeles (su ciudad de residencia), le gustaría colaborar con diseñadores de moda, habla de pintar como “un proceso largo y tedioso” y parece divertirse más con la escenificación que con el pincel.

Quizá es víctima del mismo desdoblamiento al que somete a sus personajes. Quizá tiene una gemela que va a las inauguraciones, conceden entrevista y se va de compras mientras ella, sudorosa y obsesiva, se esconde en un sótano y se entrega sumisa a la clandestinidad eterna de los doppelgänger.

Helena Celdrán

Bimorfos desamparados

"Monkeyman" - Francesco Sambo

"Monkeyman" - Francesco Sambo

La semana pasada defendí en la primera entrega de la sección-categoría de los jueves, Xpo, la fotografía como “lenguaje del corazón”.

Parecía deducirse, pienso ahora, que no admito otra verdad fotográfica que la química.

No es así. La digitalización también puede tener alma.

Aunque la mediación de un procesador electrónico promueve que los sentidos tiendan al modo mute (el automatismo contemporáneo: nos despertamos y, antes de la primera micción, nos auto apagamos para no sentir nada hasta el siguiente sueño), aliarse con la máquina es una opción.

Un ejemplo: Franceso Sambo y sus mutaciones.

Italiano, quizá por ello estrambótico; oscuro, quizá por ello contemporáneo, Sambó juega al bimorfismo.

El fotógrafo rechaza la palabra. Le envié un cuestionario. Contestó con sus humanos animalizados (animales humanizados, sería igualmente válido) y una sólo frase:

– No quiero hablar de mis fotos. Escribe sobre ellas.

Sería fácil acudir al adjetivo inquietante, que de tanto uso ha perdido las aristas, pero no le hace justicia a la ternura y soledad de estas criaturas desamparadas en las que adivino una nueva recreación de la antiquísima figura del doble, el que camina al lado, el doppelgänger, el gemelo malvado

(Sin título) - Francesco Sambó

(Sin título) - Francesco Samb0

Strindberg sostenía: “El que ve a su doble es que va a morir”.

En ese caso, Sambó ha muerto muchas veces: al cruzarse con un mono, un buho, un cocodrilo, un elefante, un lobo…

Las fotos no producen recelo, no están gestionadas con el manierismo de los retocadores steampunk.

Aunque el cristalino de aluminio del reptil es un espejo en el que pocos soportan mirarse, quieres acercarte y obtener el perdón.

Eres culpable de un delito malvado ante la evidencia del dolor y el vacío.

Según los escépticos -esas personas tan profusas en las últimas décadas como los community managers-, la bilocación (estar en dos lugares a la vez) sólo es posible en la e-xistencia, la extraña forma de vida a la que parecemos condenados, o a causa de las alucionaciones hipnagógicas (visiones fugaces en la transición vigilia-sueño).

(Sin Titulo) - Franceso Sambo

(Sin Titulo) - Franceso Sambo

No estoy de acuerdo. Francesco Sambo tampoco.

Sus  bimorfos son golems nacidos de un pellizco en la carne de su padre. Están de este y aquel lado de la vida.

No les llames bestias. Son tus hermanos de sangre.

Ánxel Grove