Entradas etiquetadas como ‘Bratz’

Pistolas para bebés, ‘barbies’ viudas de guerra y otros juguetes distópicos

'Barbie War Widow' ('Barbie viuda de guerra') - Peter Adamyan

‘Barbie War Widow’ (‘Barbie viuda de guerra’) – Peter Adamyan

“En la mayoría del mundo de hoy, la violencia es mucho más real, y considerada como una dura realidad en el día a día de los niños. Para el mundo occidental sin embargo, es algo menos tangible, algo que vemos sólo en televisiones y videojuegos. ¿Por qué entonces cala en nuestra cultura de una manera tan extendida?”.

Peter Adamyan (1987) intenta descifrar la fórmula del éxito de la violencia en las sociedades acomodadas, se empeña en buscar la explicación en un posible “fomento del imperialismo”, la “validación” de la violencia “en los textos religiosos” o la certeza de que lo llevamos “en nuestro ADN”. El artista estadounidense pinta sobre lienzo y madera, crea instalaciones y modifica juguetes originales con la mirada puesta en la histórica crueldad del ser humano. Las creaciones son tétricas y burlonas, el estilo es pretendidamente descuidado y pop.

'Cobra Hates Your Freedom' - Peter Adamyan

‘Cobra Hates Your Freedom’ – Peter Adamyan

Dystopia Toyland (Distopía Juguetelandia) es su última colección de balas envenenadas, obras que aluden a las consecuencias de la guerra sobre la población civil, a los abusos sobre los trabajadores o a matanzas y genocidios del pasado. También hay lugar para el cada vez más frecuente caso, como repetido en un funesto bucle, del bebé que dispara el arma y mata a otro niño o a un familiar adulto en alguna remota población estadounidense, uno de esos lugares de los que sólo se hablará de pasada para recordar el desgraciado suceso.

'Babys First Homicide' - Peter Adamyan

‘Babys First Homicide’ – Peter Adamyan

Introduciéndose en el universo de los juguetes busca los “momentos formativos de nuestra juventud en los que por primera vez conocemos la violencia verdadera, el momento en que somos más susceptibles y nuestras psiques están todavía en desarrollo”. Adamyan se toma al pie de la letra que el juguete es una herramienta para que el niño reproduzca escenarios de la realidad adulta: un G.I. Joe veterano de guerra mendiga junto a un cubo de basura, dos muñecas Bratz ejercen la prostitución en las calles, una bolsa de celofán transparente contiene figuras humanas derretidas y grisáceas que resultan ser “víctimas del napalm”.

En un mundo en que, para muchos, es más ofensiva la imagen de un cuerpo humano desnudo que de un cuerpo sin vida, el artista señala que la violencia ya no está “tan aceptada como lo estuvo a lo largo de la historia”, pero matiza que nos las seguimos ingeniando par “aceptarla” como inevitable a la naturaleza humana. Sus obras no deben ser confundidas con un gamberrismo tontorrón, sino como una llamada de atención al fatalismo con que aceptamos que un niño “acepte la violencia como parte de la edad adulta”.

Helena Celdrán

Instalación creada por Adamyan con trabajos de la serie 'Dystopia Toyland'

Instalación creada por Adamyan con trabajos de la serie ‘Dystopia Toyland’

'Workers Comp Daydreams' - Peter Adamyan

‘Workers Comp Daydreams’ – Peter Adamyan

'Freight Train Fuhrer' - Peter Adamyan

‘Freight Train Fuhrer’ – Peter Adamyan

'The Unfriendly Gost' - Peter Adamyan

‘The Unfriendly Gost’ – Peter Adamyan

Muñecas que ‘decidieron’ quitarse el maquillaje

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

En el rostro de la muñeca Bratz ni siquiera se adivina una expresión natural bajos los varios tonos de sombra y la abundancia de eye liner y rímel. Las cejas retocadas y los labios hinchados rematan la caricatura de sofisticación y sensualidad. Por suerte, parece que todavía está a tiempo de reconducir su vida, a pesar de que sus anteriores dueños la hayan abandonado despeinada y desnuda.

“Estas muñecas han sido rescatadas y renovadas de tiendas de tiendas benéficas y de segunda mano en Tasmania”, declara en su microblog la misteriosa artesana que las transforma volviendo a pintar las caras, moldeando nuevos zapatos y vistiéndolas como lo que son tras la metamorfosis: figuras femeninas que han cambiado su glamour de pega por “un estilo realista”.

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

La autora se esconde en el anonimato, no da su nombre y sólo revela que es artista, ilustradora y “comunicadora científica” y que reside en Hobart, la ciudad más poblada de Tasmania (Australia). En un escueto texto introductorio explica que ella y su hermana crecieron en la isla australiana, en un entorno natural, jugando con “muñecas de segunda mano y juguetes hechos en casa”.

El nombre del proyecto —Tree Change Dolls— es difícilmente traducible. El término inglés tree change nació no hace mucho en Australia, para definir a los urbanitas que renuncian a la gran ciudad y buscan un cambio radical de vida en las zonas interiores, boscosas o campestres del país.

La autora tiene cada vez más admiradores de su trabajo que preguntan si es posible comprarlas y ya ha prometido en breve que comenzarán a estar disponibles en una página de venta online. Hay comentarios referidos a la frescura y la despreocupación que destilan las muñecas. Sin maquillaje se acercan a la infancia, se establece por fin una conexión entre el cuerpo infantil y las facciones aniñadas.

Luciendo botas y zapatos cómodos y prendas (manufacturadas por la madre de la artista) de ganchillo o telas sencillas, han renunciado a la superficialidad y se presentan ahora rodeadas de vegetación, columpiándose en un gran neumático viejo o sentadas sobre la rama de un árbol.

Helena Celdrán

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls

Tree Change Dolls