Entradas etiquetadas como ‘anatomía’

El arte que vive en la ciencia

Narval

Narval

La ciencia se presenta ante nosotros, pobres mortales ignorantes, como la magia de nuestros tiempos.

Es el remedio a una carencia, la cura a la enfermedad, el remedio a cualquier incomodidad. Es un ejemplo diario de la dictadura de lo práctico.

Pero en la exactitud y la supuesta frialdad del análisis hay pliegos escondidos.

Los que huímos del pensamiento científico no podemos evitar caer hechizados ante la composición plástica de las células, la herencia genética explicada con los pétalos de las flores o la imagen entre mitológica y temible del narval, ni más ni menos que una ballena unicornio.

Ilustration de anatomía - Jacques Fabian Gautier d'Agoty (1717-1785)

Ilustration de anatomía - Jacques Fabian Gautier d'Agoty (1717-1785)

Hoy traigo a la sección de Obsesiones un microblog -una de esas cuentas alojadas en Tumblr que juegan a ser un cuaderno de recortes virtual– no por su carácter divulgativo, sino por la calidad artística de las láminas de grabados y acuarelas que el autor selecciona.

Scientific Illustration reune dibujos de tratados médicos del siglo XIX, archivos de biblioteca, volúmenes enciclopédicos, notas de campo y arte relacionados con la ciencia.

Nada más abrir la página, el color marrón-cartón de fondo evoca el olor de las páginas de los libros viejos.

El microblog de ilustraciones científicas es una tira de imágenes sin relación una con otra, pero con el vínculo común de la curiosidad, esa sensación que nos hace sentir vivos y tan pequeños al mismo tiempo.

En una visita al azar a Scientific Illustration puedes encontrar material tan diverso y apasionante como éste:

  • Polillas y gusanos de color tierra compartiendo apretados el espacio de una lámina explicativa.
  • Una cabeza humana seccionada por la mitad, con los apagados pero intensos tonos cálidos de la anatomía.
  • Micromundos marinos amplificados hasta que cada criatura parece una máquina terrorífica.
  • Antiguas acuarelas de las auroras boreales.
  • La noticia, junto al grabado de un roedor, de que siete nuevas especies de ratón han sido descubiertas el mes pasado en una montaña remota de Filipinas.
Anatomía del corazón - Vincenzo Michele Giacinto Malacarne (s. XVIII)

Anatomía del corazón - Vincenzo Michele Giacinto Malacarne (s. XVIII)

Permítanse pasar por allí un rato para despertar su mente de las tontas trifulcas diarias, recordar que los seres humanos somos egocéntricos y no vemos más allá de nuestras narices, ingnorando a las demás especies, al planeta que habitamos e incluso a los procesos biológicos que tienen lugar bajo nuestra piel.

Helena Celdrán

Máquinas con entrañas humanas

Mads Peitersen - 'Capture Everything'

Mads Peitersen - 'Capture Everything'

Insultar al ordenador, hablar con la tele, suplicarle a un reproductor de mp3 que no te deje colgado sin batería…

Los artefactos de esta semana son los del dibujante danés Mads Peitersen.

Es un admirador de la cacharrería electrónica que nos acompaña a diario: “Estos aparatos se están volviendo tan sofisticados que los consideramos como si estuvieran vivos. Los usamos tanto que casi nos fusionamos con ellos. Cuando llevas un tiempo con la Xbox o la PS3 empiezas a sentir que tienes en tus manos una extensión de ti”, dice por su experiencia de jugador de consolas.

Desde hace un año dibuja entrañas de cámaras fotográficas, reproductores de mp3, teléfonos móviles… Las vísceras corresponden a la anatomía humana.

Mads Peitersen - 'Control Life'

Mads Peitersen - 'Control Life'

Una parte del dibujo muestra el plástico, los botones y las pantallas; la otra parte deja al descubierto ojos, terminaciones nerviosas, intestinos, costillas y músculos: “Es una forma de seguir alimentando la sensación de que hay algo vivo y real dentro de esas carcasas”.

Contradiciendo su amor por las máquinas, Peitersen comienza los dibujos a papel, en bocetos donde intenta encajar huesos, músculos y tripas en la forma del aparato. Además, intenta que la composición no se limite a la estética, sino que las vísceras coincidan de alguna manera con las funciones de las piezas. Después lo escanea y termina el trabajo en el ordenador.

Las máquinas cobrando vida son un clásico de la imaginería humana. Pueden sacarte de quicio, alegrarte el día, ser tu peor pesadilla, solucionarte la vida, condenarte al servicio técnico… ¿Cómo puedes estar tan seguro de que no sienten nada por ti?

Helena Celdrán