Entradas etiquetadas como ‘aeropuertos’

La mayor colección de uniformes de azafata

Uniformes de Iberia de 1977 a 2005

Uniformes de Iberia de 1977 a 2005

De 1972 a 1977, las azafatas de Iberia llevaron como parte de su uniforme un sombrero que recuerda al de un bobby. De 1977 a 1983 los tonos oscuros del conjunto fueron sustituidos por colores tierra y para la cabeza se optó por un sombrero pillbox abombado y con el emblema de la compañía en un pequeño parche alargado. Ambos modelos eran del prestigioso diseñador cordobés Elio Berhanyer.

A pesar de las críticas (justificadas) a la incomodidad de los aeropuertos, los controles de seguridad, las esperas o el ridículo espacio vital en los asientos de la clase turista, los uniformes de la tripulación de un avión siguen conteniendo la nostalgia del tiempo en los que volar era una experiencia placentera.

La ropa de las azafatas siempre fue la más vistosa, destinada a identificar a las trabajadoras pero, por encima de todo, a transmitir la idea de que su profesión era única y les permitía vivir a diario la elegancia internacional de los aeropuertos y los hoteles. Aunque el glamour ha desaparecido de las aerolíneas, en la memoria colectiva los trajes se asocian a esa época dorada.

El sobrecargo holandés Cliff Muskiet colecciona desde niño elementos relacionados con las lineas aéreas. Confiesa que siempre estuvo “fascinado por el mundo de la aviación” y que atesoraba “todo lo que llevara el nombre de una aerolínea o su logo”: horarios, carteles, postales, modelos de aeronaves, instrucciones de seguridad…

Uniformes de los sesenta de Braniff International y de los noventa de Tyrolean Airlines

Uniformes de los sesenta de Braniff International y de los noventa de Tyrolean Airlines

En 1980 una amiga de su madre le dio un uniforme de KLM (las aerolíneas holandesas) de 1971 y desde entonces se interesó por iniciar una colección. Con un parón entre 1982 y 1993 que lamenta profundamente, a partir de 1993 y hasta ahora se ha centrado en conseguir atuendos de todas las épocas y compañías. Ahora tiene 1259 de 471 aerolíneas, probablemente la colección más grande que existe de uniformes de azafata. Fotografiados sobre un maniquí y catalogados en www.uniformfreak.com ilustran la progresión de los diseños, el avance hacia prendas cómodas, las rarezas del pasado y del presente…

Entre los modelos más arriesgados de los sesenta están los de la sensacional aerolínea estadounidense Braniff International, que en 1965 y 1966 colocó en la cabeza de sus azafatas una futurista cúpula plástica como si fueran astronautas y de 1966 a 1968 las atavió con un conjunto de exagerados estampados pop con gorrito atado a juego. El de Gulf Air (Baréin) de los años setenta —elegante y contenido dentro de su exotismo—  o el de mediados de los noventa de la austriaca Tyrolean Airways (Aerolíneas Tirolesas) —una auténtica venganza— tampoco tienen desperdicio.

Muskiet trabaja para KLM y eso le facilita contactar con empresas y particulares relacionados con la aviación civil que disponen de piezas interensantes para la colección. En su web cuelga con relativa frecuencia fotos de las nuevas adquisiciones: una chaqueta de Pacific Blue, una chaqueta de punto de Emirates, el uniforme de Finnair… En un futuro cercano, el sobrecargo sueña con ver los conjuntos reunidos en un libro y sustituir el maniquí por modelos que los luzcan con la sofisticación que merecen.

Helena Celdrán

Uniforme actual de Singapore Airlines y uniforme de Emirates de los años noventa a 2009

Uniforme actual de Singapore Airlines y uniforme de Emirates de los años noventa a 2009

Uniformes actuales de Malaysia Airlines y uniformes de los años noventa de Kenya Airways y de India Airlines

Uniformes actuales de Malaysia Airlines y uniformes de los años noventa de Kenya Airways y de India Airlines

 

Arañas con tijeras confiscadas en los aeropuertos

Las arañas, un animal de aspecto primitivo capaz de elaborar algo tan sofisticado como su tela. Hay representaciones del bicho a lo largo de toda la historia, en forma de pinturas rupestres, mitos griegos, leyendas africanas, petroglifos precolombinos…

En nuestro imaginario las hemos admirado y temido, hemos intentado entender e imitar sus mecanismos. Hasta le hemos dedicado un superhéroe.

Craft-Trim Scissor Spider - Christopher Locke

Craft-Trim Scissor Spider - Christopher Locke

Christopher Locke llama a sus afiladas creaciones arácnidas “máquinas sin corazón”. Ciertamente, en sus artefactos no hay cavidades cerradas que puedan albergar entrañas.

Sólo utiliza tijeras para confeccionarlas. “Las desarmo, las doblo y las sueldo”. El proceso resulta en finas patas con filo, miradas metálicas y cuerpos redondeados aprovechando los agujeros del mango.

Primero trata de desarmarlas a la fuerza, pero si la tijera es buena necesita herramientas. Las clasifica por forma y tamaño. Ha utilizado tijeras de manualidades, de uñas, de barbero… estas últimas le gustan por el apéndice que tienen en un lado.

Es un proceso artesanal que sin embargo da como resultado una criatura que se acerca a la mecánica.

Large Scissor Spider With Captive Bug - Christopher Locke

Large Scissor Spider With Captive Bug - Christopher Locke

La procedencia del material también tiene su miga. Locke sólo dice que consiguió un lote gigantesco de tijeras confiscadas por la TSA en los aeropuertos y no da demasiadas explicaciones.

La TSA (Transportation Security Administration) es la administración encargada de la seguridad en los aeropuertos de los Estados Unidos. Es un gremio nada popular, ahora famoso por los cacheos y escaneos corporales a los que someten a todo el que vaya a subir a un avión, incluídos los niños.

En el equipaje de mano permiten llevar tijeras de metal que midan menos de cuatro pulgadas (10,16 cm). Son lo único afilado de la lista de objetos que los pasajaros pueden llevar encima, pero la norma no parece ser muy clara y al año se confiscan millones de tijeras.

Small Scissor Spider - Christopher Locke

Small Scissor Spider - Christopher Locke

Lo primero que me vino a la cabeza fue que Locke trabajaba en la TSA o que alguno de sus familiares le obsequiaba con sacos llenos de tijeras. Incluso llegué a imaginármelos, parecidos a los del símbolo del dólar que llevan los ladrones de los dibujos animados.

Pero tras investigar un poco leí un artículo de la CNN que terminó con mi romanticismo. El texto cuenta la suerte que corren cuchillos, sacacorchos, tijeras, sierras y otras herramientas confiscadas en un aeropuerto.

Su destino son las Agencias Estatales de Gestión de la Propiedad Excedente (en inglés, Sasp), un organismo que permite a organizaciones sin ánimo de lucro obtener lo que el gobierno federal ya no quiere. Con subastas y ventas por internet se dehacen de los objetos a precio de fábrica o incluso inferior.

Christopher Locke me dejó de resultar sospechoso.  Aún así las arañas mecánicas , aunque no sean de contrabando, siguen resultando tan amenazadoras como bellas.

Helena Celdrán